Los sobrevivientes que volvieron a Auschwitz

Ceremonias oficiales por el aniversario 70 de la liberación de Auschwitz por el Ejército Rojo soviético. (Foto: AP)

 

El gran campo de concentración de Auschwitz, un lúgubre sitio ubicado en el sur de Polonia, donde los nazis de la Alemania de Adolf Hitler mataron a alrededor de 1,5 millones de personas, en su mayoría judíos europeos, entre los años 1940 y 1945, sirvió para conmemorar el 70 aniversario de ese holocausto repudiado en todo el mundo.

Este sería el último aniversario al que acudan muchos de los sobrevivientes, porque los más jóvenes tienen ahora más de 70 años.

Algunos regresaron por primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. (Foto: Reuters)
Rose Schindler, de 85 años, una de 12 sobrevivientes de una familia de más de 300 personas, había regresado 20 años atrás, pero dijo que quería realizar una última visita para recordar a sus padres y cuatro hermanos muertos en el Holocausto. (Foto: AP)

 

El gran ausente del este evento del 2015 fue el presidente ruso Vladimir Putin, quien ya había asistido al aniversario de los 60 años de esta barbarie contra el pueblo judío, cuando asistieron unos 1.500 sobrevivientes de la tragedia.

Recordemos que el campo de exterminio de Auschwitz fue liberado de los nazis por el Ejercito Rojo de la antigua Unión Soviética, que comandaba Rusia y vencieron a los alemanes.

A su turno la presidenta de Alemania, Angela Merkel, pidió perdón por el holocausto y afirmó que es  vergonzoso que la gente, en Alemania, sea golpeada por amenazas o ataques porque dicen que son judíos o porque toman partido por Israel.

laotracara.co  en homenaje al pueblo judío que vivió el genocidio en Auschwitz, a manos de las crueles tropas nazis del Tercer Reich que comandaba el Führer Hitler,  publica este recuento que hizo el United States Holocaust Memorial Museum o Museo del Holocausto ubicado en Washington DC, Estados Unidos, en su página http://www.ushmm.org/  y con la cortesía gráfica de las agencias AP, Reuters y AFP.

Según el USHMM, “Auschwitz era el campo más grande establecido por los alemanes. Era un complejo de campos que poseía un campo de concentración, uno de exterminio y uno de trabajos forzados. Estaba ubicado cerca de Cracovia, Polonia. El complejo de campos de Auschwitz estaba formado por tres grandes campos: Auschwitz I, Auschwitz II (Birkenau) y Auschwitz III (Monowitz). Más de un millón de personas perdieron la vida en Auschwitz; nueve de cada diez eran judíos. Las cuatro cámaras de gas más grandes podían contener a 2.000 personas al mismo tiempo.

Sobre la entrada al campo había un cartel que decía: ARBEIT MACHT FREI, que significa “el trabajo te hace libre”. En realidad, ocurría todo lo contrario. El trabajo se convertía en otra forma de genocidio que los nazis llamaban “exterminación a través del trabajo”.

Marcel Tuchman, de 93 años, sobreviviente de Auschwitz y otros tres campos, reflexionó sobre el sufrimiento inenarrable de 1,1 millones de judíos, gitanos, homosexuales y otros que murieron en el campo. (Foto: AP)

Las víctimas que se libraban de la muerte inmediata por ser seleccionadas para trabajar eran sistemáticamente despojadas de su identidad individual. Les afeitaban la cabeza y les tatuaban un número de identificación en el antebrazo izquierdo. Los hombres eran obligados a vestir harapientos pantalones y chaquetas a rayas y las mujeres usaban vestidos de trabajo. Tanto a los unos como a los otros se les daban zapatos o a veces zuecos que no eran del tamaño justo. No tenían ninguna muda de ropa y dormían con la misma ropa con la que trabajaban.

Cada día era una lucha por sobrevivir en condiciones insoportables. Los prisioneros vivían en primitivas barracas que no tenían ventanas ni estaban aisladas del calor ni del frío. No había baño; solamente había un balde. En cada barraca había unas 36 literas de madera y los prisioneros dormían de a cinco o seis en forma transversal en la plancha de madera. Una sola barraca albergaba a 500 prisioneros.

Las estadísticas sobrecogedoras no son las historias a narrar, dijo el médico Tuchman. Estas historias sólo las podrían relatar las víctimas. Desgraciadamente, sus voces fueron silenciadas por el gas y los crematorios, así que los sobrevivientes venimos a hablar por ellos y honrar la memoria de su sufrimiento. (Foto: AP)

 

Los prisioneros siempre tenían hambre. La comida consistía en sopa aguada hecha con carne y verduras podridas, un poco de pan, algo de margarina, té o una bebida amarga parecida al café. Tener diarrea era común. La gente, debilitada por la deshidratación y el hambre, contraía fácilmente las enfermedades contagiosas que se propagaban por el campo.

Algunos prisioneros realizaban trabajos forzados dentro del campo en la cocina o como peluqueros, por ejemplo. Las mujeres solían clasificar las pilas de zapatos, prendas y otras pertenencias de los prisioneros, que se enviaban a Alemania para que se usaran allí. Los depósitos de almacenamiento de Auschwitz-Birkenau, ubicados cerca de dos crematorios, eran llamados “Canadá” porque los polacos consideraban que ese país era un lugar de muchas riquezas.

En Auschwitz, como en cientos de otros campos del Reich y la Europa ocupada donde los alemanes usaban personas que realizaban trabajos forzados, los prisioneros también eran empleados fuera de los campos, en minas de carbón y canteras, y en proyectos de construcción, en excavación de túneles y canales. Bajo la supervisión de guardias armados, sacaban con palas la nieve de las rutas y limpiaban los escombros de las vías y las ciudades atacadas durante asaltos aéreos. Una gran cantidad de personas que realizaban trabajos forzados con el tiempo fueron usadas en fábricas que producían armas y otros productos que sostenían el esfuerzo bélico alemán. Muchas empresas privadas, como I. G. Farben y Bavarian Motor Works (BMW), que producían motores de automóviles y aviones, buscaban ávidamente el uso de prisioneros como fuente de mano de obra barata.

Varios recitaron el Kaddish, la oración judía por los muertos, junto al infame cartel de la entrada que dice Arbeit Macht Frei. El cinismo de la frase, cuya traducción es el trabajo libera, salta a la vista con el hecho de que los nazis mataron a la mayoría de sus víctimas. (Foto: AP)

Escaparse de Auschwitz era casi imposible. Había cercas electrificadas de alambre de púas que rodeaban el campo de concentración y el centro de exterminio. Los guardias, apostados en las numerosas torres de vigilancia, estaban equipados con ametralladoras y rifles automáticos. Las vidas de los prisioneros estaban bajo el completo control de los guardias, quienes por capricho podían infligirles crueles castigos. Los prisioneros también eran maltratados por otros prisioneros que eran elegidos para supervisar a los demás a cambio de favores especiales de los guardias.

Los separaron al arribar al campo sin oportunidad de despedirse y sobrevivieron porque los habían seleccionado para trabajar. (Foto: AFP)

En Auschwitz se llevaron a cabo crueles “experimentos médicos”. Hombres, mujeres y niños eran usados como sujetos experimentales. El médico de las SS, Josef Mengele, llevó a cabo dolorosos y traumáticos experimentos en enanos y gemelos, incluso en niños pequeños. El objetivo de algunos experimentos era encontrar mejores tratamientos médicos para los soldados y aviadores alemanes. Otros experimentos buscaban mejorar los métodos para esterilizar a las personas a quienes los nazis consideraban inferiores. Muchas personas murieron durante los experimentos. Otros fueron asesinados después de finalizar la “investigación” y fueron despojados de sus órganos para continuar estudiándolos.

La mayoría de los prisioneros de Auschwitz sobrevivían apenas unas semanas o unos meses. Aquellos que estaban demasiado enfermos o demasiado débiles como para trabajar eran condenados a morir en las cámaras de gas. Algunos se suicidaron arrojándose contra el alambrado electrificado. Otros parecían cadáveres ambulantes, quebrados física y espiritualmente. Pero otros prisioneros estaban decididos a mantenerse con vida.

El campo fue liberado por el ejército soviético el 27 de enero de 1945, en los últimos meses de la guerra. (Foto: AP)

FECHAS CLAVES DEL HOLOCAUSTO

20 DE MAYO DE 1940
ABRE EL CAMPO AUSCHWITZ I

Auschwitz I, el campo principal del complejo de Auschwitz, es el primer campo que se establece cerca de Oswiecim. La construcción comenzó en mayo de 1940 en el suburbio Zasole de Oswiecim, en las barracas de artillería anteriormente usadas por el ejército polaco. El campo es continuamente ampliado a través del uso de los trabajos forzados. Si bien Auschwitz I es principalmente un campo de concentración, que tiene una función penal, también tiene una cámara de gas y un crematorio. Hay una cámara de gas improvisada en el subsuelo de la prisión (Bloque 11). Más tarde, se construye una cámara de gas en el crematorio.

8 DE OCTUBRE DE 1941
COMIENZA LA CONSTRUCCIÓN DE AUSCHWITZ II (BIRKENAU)

La construcción de Auschwitz II, o Auschwitz-Birkenau, comienza en Brzezinka. De los tres campos establecidos cerca de Oswiecim como parte del complejo de campos de Auschwitz, Auschwitz-Birkenau tiene la población de prisioneros más grande. Está dividido en nueve secciones separadas por cercas de alambre de púas electrificadas y patrulladas por guardias de las SS y perros.

El campo posee secciones para mujeres, hombres, romaníes (gitanos) y familias deportadas del ghetto de Theresienstadt. Auschwitz-Birkenau desempeña un papel central en el plan alemán de exterminar a los judíos de Europa. Entre marzo y junio de 1943, se construyen cuatro grandes edificios de crematorios. Cada uno tiene tres componentes: un área para desvestirse, una gran cámara de gas y hornos crematorios. Las operaciones de gaseo continuaron hasta noviembre de 1944.

OCTUBRE DE 1942
ABRE EL CAMPO AUSCHWITZ III

Los alemanes establecen Auschwitz III, también llamado Buna o Monowitz, en Monowice para proporcionar obreros que realicen trabajos forzados a la fábrica de goma sintética de Buna (parte del conglomerado alemán de I.G. Farben que agrupaba a más de 200 grandes empresas de ese poderoso país europeo). I.G. Farben invirtió más de 700 millones de reichsmarks (cerca de 1,4 millones de dólares estadounidenses en 1942) en Auschwitz III. En Auschwitz I, los prisioneros seleccionados para realizar trabajos forzados son registrados y tatuados con el número de identificación en el brazo izquierdo. Luego se destinan a trabajos forzados en Auschwitz o en uno de los numerosos subcampos unidos a Auschwitz III.

27 DE ENERO DE 1945
EL EJÉRCITO SOVIÉTICO LIBERA EL COMPLEJO DE CAMPOS DE AUSCHWITZ

El ejército soviético ingresa a Auschwitz y libera al resto de los prisioneros. Apenas quedan unos pocos miles de prisioneros en el campo. Casi 60.000 prisioneros, la mayoría judíos, fueron forzados a ir a una marcha de la muerte desde el campo poco antes de su liberación.

Durante la evacuación forzada de Auschwitz, los prisioneros fueron brutalmente maltratados y muchos fueron asesinados. Los guardias de las SS le disparaban a cualquiera que se quedara atrás. Durante su breve existencia, casi un millón de judíos fueron asesinados en Auschwitz. Entre otras víctimas, también murieron entre 70.000 y 74.000 polacos, 21.000 romaníes (gitanos) y unos 15.000 prisioneros de guerra soviéticos”.

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario