Cayó la decisión más popular de Petro. Vuelven los toros y animalistas contraatacan


 

Una de las mejores medidas  que ha tomado el Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, durante su gestión: la prohibición de las corridas de toros en la capital para evitar el maltrato animal,  fue tumbada por la Corte Constitucional, ante lo cual vuelven las corridas a la Capital.  Sin embargo, los animalistas contratacan y quieren convocar al pueblo para éste decida sobre el futuro de la llamada “fiesta brava”.

El debate en la Corte estuvo reñido y la votación final de los magistrados fue de 5 a 4. La posición concluyente del alto tribunal es que los alcaldes y las administraciones locales no pueden prohibir las corridas de toros.

La Corte dejó en firme el fallo que revive las corridas, al negar un recurso de nulidad presentado por la Alcaldía de Bogotá contra la sentencia del magistrado Mauricio González, que había ordenado al Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) que dispusiera de lo necesario para que se reanudaran los espectáculos taurinos.

Es decir, el alto tribunal ratificó la decisión que tomó en septiembre del año pasado al respecto y dio vía libre para que la plaza de toros La Santamaría de Bogotá sea reabierta.

Sin embargo, el  famoso establecimiento no ha sido abierto porque el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) no ha adjudicado las obras de reforzamiento estructural de la plaza que son indispensables para  abrir este emblemático espacio de la ciudad.

La Corte le había dado seis meses de plazo al IDRD para que cumpliera con el fallo. Con la decisión dicho plazo se reactiva y  se cae una de las medidas más acertadas que ha tomado el Alcalde Petro y una de las más populares que lo mantuvo con buena imagen en grandes sectores de la ciudad, especialmente entre los más deprimidos, según los expertos.

El fallo de la Corte no fue bien recibido entre los movimientos protectores de animales, que consideran las corridas como un acto barbárico y sádico contra los toros y  por eso apoyaron a Petro en su decisión, pero sí le gusta a los empresarios y a las personas que viven del arte de la tauromaquia.

Acción popular

Para contrarrestar  la decisión de la Corte, e impedir las corridas en Bogotá, los promotores de la defensa de los animales pondrán en marcha una consulta popular con el fin de la ciudadanía capitalina para prohibir esta práctica.

El colectivo Anima Naturalis Internacional  afirmó que a la Corte Constitucional  “le quedó grande” el reclamo ético de las nuevas ciudadanías sobre la “fiesta brava” y con su fallo contradice su propia línea jurisprudencial, iniciada en 2010.

Andrea Padilla, vocera de Anima Naturalis, afirmó al respecto: “Ahora el turno es del pueblo y por ello vamos por la Consulta Popular”.

“La Consulta Popular es una iniciativa que planteamos desde enero de 2012 y jamás la hemos descartado. Con esta decisión de la Corte y la inmadurez del Congreso para asumir este debate, ratificamos que es el Pueblo quien debe decidir si quiere que las corridas de toros sigan existiendo en Bogotá. La Consulta es un mecanismo vinculante que además respeta la autonomía territorial”, sostuvo la defensora de los derechos de los animales.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario