Una Bacrim dentro de la Fiscalía

El ex Fiscal General Eduardo Montealegre y hombre de confianza Álvaro Sarmiento

 
La propia Fiscalía le tiene puesta la lupa a las actuaciones de 37 de sus funcionarios, vinculados con presuntos actos de corrupción. Están en la mira los fiscales Álvaro Sarmiento y Hugo Quintero, fichas clave del ex vicefiscal Perdomo. 

Una verdadera papa caliente se le ha convertido la herencia de corrupción que la actual administración de la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez recibió de su antecesora, la de Montealegre y Perdomo.

La captura hace vrios días del fiscal Rodrigo Aldana, preso en La Picota por decisiones sospechosas en procesos relacionados con la mafia, es apenas la punta del iceberg.

La Fiscalía le tiene puesta la lupa a las actuaciones de 37 de sus funcionarios, vinculados con presuntos actos de corrupción.

Uno de los nombres más relevantes, junto al del detenido Aldana -que sigue aún como fiscal activo porque el proceso para sacarlo debe recorrer un camino largo-, es el del fiscal Álvaro Sarmiento.

Este funcionario fue jefe de la Dirección de Fiscalías Especializadas contra el Crimen Organizado, unidad encargada de combatir las Bandas Criminales (Bacrim), es decir, a la mafia, en la época de Montealegre y de Perdomo.

Sarmiento llegó a ese cargo, a pesar de que pesaba contra él una denuncia de violencia intrafamiliar, instaurada por su expareja, quien también es una reconocida fiscal.

Esa denuncia extrañamente quedó engavetada en la Fiscalía, a pesar de lo sensibles que resultan los casos de violencia contra las mujeres.

El peso de Sarmiento en la Fiscalía era tal que, cuando la también fiscal Caterina Heyck Puyana cuestionó las reuniones de este con emisarios de los clanes mafiosos de Los Comba y Los Úsuga, Perdomo la sacó a ella de inmediato de la entidad.

Ahora, también se conocen señalamientos que vinculan a una persona de quien se dice es muy cercana a Sarmiento con una condena por Ley 30 de 1986. Es decir, un caso de narcotráfico.

Ese detalle está en averiguación y de ser cierto dejaría en entredicho los filtros aplicados para la selección de funcionarios que deben trabajar de la mano con enlaces de las embajadas de Estados Unidos e Inglaterra.

Fiscales vinculados con sicaros

Pero hay más, las actuaciones de por lo menos un fiscal, que actuó bajo las órdenes de Sarmiento en la Unidad de Bacrim, también son investigadas.

El caso está relacionado con una siniestra banda de sicarios que en los últimos años ha actuado a sus anchas desde diferentes cárceles.

Los cabecillas de la banda, los hermanos ex paramilitares Juan Manuel y Bryan Borré, fueron grabados por la Dijín de la Policía Nacional en enero de 2017, cuando ordenaban asesinatos desde la cárcel.

Exparamilitares ordenaron asesinatos en el Atlántico desde la cárcel

AQUÍ puede consultar las grabaciones publicadas recientemente por la Revista Semana.

El periódico El Tiempo recientemente también publicó un video en el que uno de esos temidos sicarios de la Costa Caribe, desde su celda nada menos que en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyocá), negocia ‘lapiceros de asalto’ (fusiles) para hacer una ‘faenas’ en Barranquilla o sea asesinatos.

AQUÍ puede consultar las grabaciones publicadas recientemente por El Tiempo.

El video fue localizado en un expediente judicial que estaba engavetado y se indaga si fue grabado durante una diligencia judicial en la que habría estado presente el fiscal de la Unidad de Bacrim, Hugo Quintero, subalterno de Sarmiento.

Investigado Quintero, subalterno de Sarmiento 

Quintero es investigado por este y otros casos, pero las pesquisas no han avanzado en un despacho de un colega suyo en Barranquilla y está a punto de ser archivado definitivamente.

Pero también se verifican las actuaciones de funcionarios de la Fiscalía en delitos como extorsiones y enriquecimiento ilícito.

Un caso que ha llamado la atención es el de un fiscal que vive en un amplio y lujoso apartamento, avaluado en 2.000 millones de pesos, y que está ubicado en un exclusivo sector de Bogotá.

En los pasillos del búnker de la Fiscalía se habla de que el fiscal general Néstor Humberto Martínez dio la orden de acelerar todas esas investigaciones y tomar decisiones drásticas.

De hecho, hace apenas unos días fueron capturados 15 funcionarios por casos de corrupción

De esa forma, Martínez busca sacudirse de la herencia maldita que recibió y que es uno de los cánceres que carcome la administración de justicia.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario