Venezuela, el cementerio de los jefes narcos de las Farc Santrich, El Paisa y Romaña

Compártelo:

Los capos de las FARC,  alias Jesús Santrich, El Paisa y Romaña, se fueron a refugiar a Venezuela, pensando que allá estarían protegidos, con todas las comodidades, andando como «Pedro por su casa» de la mano de la Guardia Nacional chavista y bajo el amparo del gobierno del presidente dictador Nicolás Maduro, pero solo encontraron la muerte.

Según las investigaciones de la Inteligencia de Estados Unidos y de las Fuerzas Militares de Colombia, estos temibles y sanguinarios líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tenían la facilidad en el vecino país de manejar el multimillonario negocio de las rutas de la cocaína colombiana hacía el territorio norteamericano y Europa, en asocio con los violentos carteles mexicanos.

Por esos rentables ingresos de la coca nunca se acogieron al Acuerdo de Paz entre el citado grupo terrorista y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos en La Habana (Cuba) en 2026, que les ofreció todas las dádivas posibles, incluyendo no pagar un solo día de cárcel, escoltas, carros blindados y curules gratis en el Congreso de la República por dos períodos.

Recordemos que alias Iván Márquez, cuyo nombre es Luciano Marín Arango; Santrich, El Paisa y Romaña estuvieron en ese Acuerdo de Paz, pero decidieron incumplirlo e irse a la clandestindad en Venezuela, donde crearon el 29 de agosto de 2019 un grupo llamado «Segunda Marquetalia», para oponerse al Gobierno colombiano por una supuesta desiguladad social en el país y por «no cumplir», según ellos, la firma de la paz, pero su objetivo real era seguir con el control de la coca. 

El día del lanzamiento de la Segunda Marquetalia por Iván Márquez, en el Centro con el discurso en la mano, rodeado de El Paisa (Izq.), Santrich (Der.) y Romaña al fondo.

Al final, fue ese nefasto negocio del tráfico de drogas lo que los llevó a su fin.

Primero, fue alias Jesús Santrich, cuyo verdadero nombre era  Seuxis Hernández Solarte, quien fue abatido el 17 de mayo de 2021 en una emboscada en Venezuela y que sus seguidores atribuyen a un ataque del Ejército colombiano, otros a un enfrentamiento con la Guardia Nacional del vecino país, pero en verdad todo parece que fue un combate con otro grupo discidente de las Farc por el negocio de las drogas. No se debe olvidar que Santrich era socio del Cartel mexicano de Sinaloa y cuando quedó en evidencia se fugó del país, alegando persecusión política.

Luego se conoció la muerte en Venezuela, el pasado 6 de diciembre,  de El Paisa, cuyo nombre era Hernán Darío Velásquez, famoso por coordinar el atentado con un carro-bomba al exclusivo Club El Nogal de Bogotá, en el cual murieron decenas de personas. Este violento jefe guerrillero era un hombre de confianza y soporte militar de Iván Márquez.

Las autoridades de Colombia, afirmafron que fue dado de baja por otro grupo de las Farc en medio de disputas por el control de las rutas del narcotráfico. Muchas versiones apuntan a que la mayoría de las muertes de los hombres de las FARC desmovilizados mediante el Acuerdo de Paz (algunos denominados líderes sociales) se deben a las disputas por la coca y sus alcances. 

Para completar, se supo que el mismo día de la muerte de El Paisa, el 6 de diciembre de 2021, también fue asesinado en Venezuela Henry Castellanos Garzón, conocido como Romaña, célebre por implementar en las Farc las famosas «Pescas Milagrosas» en la Vía al Llano, que consistía en secuestrar en esa carretera a los viajeros para después pedir millonarias sumas por su liberación.

La muertes de El Paisa y Romaña habría sido producto de un duro enfrentamiento dentro de las mismas Farc,  entre su organización «Nueva Marquetalia» y  el grupo que lidera alias Gentil Duarte, quien comanda el Bloque Suroriental de las denominadas disidencias.

Gentil Duarte también simpatizó, al principio, con el Acuerdo de La Habana, pero nunca se desmovilizó ni se acogió a este, no por diferencias ideológicas, sino porque le era más rentable el negocio y el poder de la coca. Desde esa época comenzó una dura batalla con Iván Márquez, el único que queda de los históricos que aceptaron ese pacto cubano para figurar en los medios como grandes hombres de la paz.

Gentil Duarte ahora resultó ser el más fuerte en ese mundo criminal de las FARC y el verdugo de sus compañeros, todo por el oscuro, pero multillonario negocio de las drogas.

Compártelo:
La Otra Cara
La Otra Cara

La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.