El inolvidable Johan Cruyff, motor de la “naranja mécanica”

Johan Cruyff

El holandés Johan Cruyff pasará a la historia como el jugador que le puso romanticismo al fútbol.  El inolvidable capitán de la poderosa selección holandesa de los años 70, la recordada “naranja mécanica” dirigida por  Rinus Michels, según los expertos el mejor técnico de la historia, quien inventó el “Fútbol Total”, un estilo de balompié fluido, que interpretó a la perfección  el “tulipán de oro” con la camiseta 14, junto con sus compañeros Rob Rensenbrink y Johan Neeskens.

Nunca fue campeón mundial como “motor” de su maravillosa selección de Holanda, título que merecía sobrado, más que cualquier otro, porque en su camino se opuso la demoledora escuadra teutona local. En ese Mundial de Alemania 1974, lo pararon Paul Breitner, Franz Beckenbauer, “el bombardero” Gerd Mueller  y el  legendario arquero Sepp Maier, un acróbata. Sin embargo, fue catalogado como el mejor jugador del torneo.

Por su propia voluntad, alegando falta de seguridad para su familia en España, no quiso ir al controvertido Mundial Argentina 1978,  donde Daniel PassarellaAlberto Tarantini, Jacinto Leopoldo Luque, “el matador” Mario Kempes  y el mítico portero Ubaldo Matildo, “El Pato”, Fillol, detuvieron a su “naranja mécanica”. No obstante si él hubiese asistido, tal vez, otra cosa diría la historia. 

- Publicidad -

Pero si la vida lo “castigó”, quitándole ese galardón mundial de Alemania con su aguerrida “naranja mécanica”,  el mismo destino le dio un mejor premio: ser un referente del buen fútbol mundial.

Se convirtió en leyenda obligada para comentaristas, futbolistas y el público en general, en todos los países donde se juega el deporte rey. Del Mundial de Alemania, que le fue esquivo, solo se habla en los libros de historia o cada vez que se acerca otro evento orbital, mientras que Cruyff  siempre está presente como una de las grandes estrellas en lo más alto de firmamento del fútbol.

La estética de su juego hizo que su fama la impulsaran hasta los más grandes de este deporte, comenzando por los contemporáneos de su época, como “Pele” y Beckenbauer,  y siguiendo con maestros de nuevas generaciones como Maradona y Messi. Por eso, Cruyff, “el flaco”, como cariñosamente le decían,  está en la lista de los mejores futbolistas de la historia junto con “Pele”, Di Stefano y el propio Maradona.

Su estilo como futbolista y como director técnico marcó un legado en sus equipos del alma: la selección de Holanda, el Ajax holandés y el Barcelona español,  donde el ‘cruyffismo’ dejó huella. Logró toda una proeza para su tiempo, ganó tres veces consecutivas el Balón de Oro, al mejor futbolista del mundo.

Recibió el Balón de Oro en 1971, 1973 y 1974, marca que comparte con Michel Platini, Marco Van Basten y Cristiano Ronaldo.

Como jugador Jopie, como lo llamaba su madre,  ganó entre los años 60 y 70, seis Ligas locales del fútbol neerlandés y hasta fue en una temporada máximo goleador; cuatro Copas de los Países Bajos; tres Copas de Europa, la primera de ellas (1971) de con el entrenador holandés Rinus Michels; una Copa Intercontinental y una Supercopa de Europa.  Se destaca que esas tres Copas de Europa, ahora conocidas como Liga de Campeones de la UEFA,  fueron de forma consecutiva en la década de 1970.

También recordemos que luego como entrenador del mismo Ajax fue escogido como el mejor estratega del mundo y ganó dos copas de Holanda y una Recopa Europea.  Como director técnico, junto a técnico holandés Leo Beenhacker, fue el responsable de que ese otrora imbatible Ajax se hubiese transformado en la máquina del 4-3-3 o 3-3-1-3, un esquema de juego que luego heredaron otros entrenadores en el mundo. Cruyff fue el más famoso exponente de la filosofía llamada “Fútbol Total”.

Después de su paso por el Ajax, todavía como futbolista, se fue a capitanear al Barça, con el que ganó el campeonato en la temporada 1973/1974, bajo el comando del genial Rinus Michels, en un club que tenía catorce años sin celebrar.  Luego, como entrenador, a los azulgrana los llevó a ganar cuatro títulos consecutivos de la Liga de España, desde 1991 hasta 1995, un récord que nadie ha logrado en ese club ni siquiera su aventajado alumno Pep Guardiola. También ganó en 1992 la primera Liga de Campeones de ese conjunto catalán. Convirtió al Barcelona en su hogar y allí lo consideran el padre del fútbol del toque lindo, que ese equipo ha convertido en su marca durante décadas.

Cruyff se fue el 24 de marzo de 2016, a los 68 años, rodeado de su familia en su residencia de Barcelona, por culpa de un cáncer de pulmón, producto de su adicción al cigarrillo.  Adiós a unos de los más grandes de todos los tiempos. Genio y figura del fútbol moderno, un hombre que revolucionó este deporte, emblema de Holanda.

“Jugar al fútbol es muy simple, pero jugar un fútbol simple es la cosa más difícil que existe”, fue una de las frases célebres de esta leyenda del fútbol mundial, también conocido como “el holandés volador.

Como una muestra para las nuevas generaciones que no vieron su lujo al jugar, les mostramos estos videos de YouTube, donde se compilan algunas de sus grandes obras maestras, propias de un artista con el balón, en los equipos de fútbol en los cuales militó.

http://youtu.be/GDoqv74egBM

Tributo por Sixto Alfredo Pinto

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario