El suspenso de Los juegos demoníacos

Ghoul - Juegos demoniacos

 

Se estrenó en las salas de cine colombianas Juegos Demoníacos o “Ghou”, una película de suspenso y terror (Clasificación 18 años) que genera escalofríos, pues se basa en la historia de Andrei Chikatilo, un caníbal que todavía estremece a Ucrania por sus más de 50 asesinatos a sangre fría en los años 80.  En el filme, tres jóvenes norteamericanos graban un documental sobre este tipo de crímenes y, al visitar la antigua Unión Soviética, despiertan a un espíritu con instintos sanguinarios.

La cinta, que rompió récords en la taquilla de República Checa para una película de terror en el 2015, recuerda la estética de El Proyecto de la bruja de Blair, y genera impresión en la audiencia pues es fiel muestra de que la realidad supera la ficción. Al recuerdo tenebroso de Chikatilo -que rondaba por el territorio de la antigua Unión Soviética a la que pertenecieron Ucrania y República Checa- se suma el personaje de una bruja local, que llena la pantalla grande de ritos, creencias, superstición y atmósferas oscuras y desconocidas.

 

Para asegurar unos buenos sustos, el equipo es dirigido por el checo Petr Jákl, recordado por haber participado como actor en Alien vs. Predator (2004) y xXx (2002). Además, cuenta con el apoyo en la producción ejecutiva de Rob Cohen, un grande con más de 20 años de trabajo en la industria cinematográfica y reconocido por dirigir la primera parte de The Fast and the Furious(2001).

El reparto de Juegos Demoníacos lo encabeza la estadounidense Jennifer Armour, quien realiza su primer protagónico cinematográfico. Junto a ella actúa la ucraniana Alina Golovlyova, Jeremy Isabella y Paul S.Tracey quiénes ya han participado en otras películas del género.

Andrei Chikatilo: el caníbal más violento de la historia regresa

En 1994, “El Carnicero de Rostov”, como comúnmente se le denomina a Chikatilo, fue ejecutado por tortura, asesinato y canibalismo. Las causas de estos hechos se remontarían a los años 1932 y 1933, cuando Ucrania pasó por una terrible hambruna que llevó a muchas personas a recurrir al canibalismo; en ese contexto nació Chikatilo, quién conmocionó al mundo entero años después al matar y comer los órganos reproductivos de más de 50 jóvenes, sin discriminar su género, luego de abusar sexualmente de ellos. El impacto ha sido tan amplio que su historia inspira innumerables libros y películas hasta la actualidad.

Jákl, director de Juegos Demoníacos, decidió hacer la película cuando viajó a Ucrania a presentar su primera producción: “Yo estaba en Ucrania en 2010 en un festival presentando Kajinek… Tuve la oportunidad de hablar con algunos aldeanos ucranianos y todos ellos mencionaron la hambruna de 1932 y al caníbal Chikatilo. Fue muy interesante porque hablaban sobre el canibalismo como de algo que era parte de su vida”, afirma.

Y agrega: “Empecé a investigar y me encontré con más conexiones entre la hambruna y Chikatilo. Los hábitos ucranianos eran también muy interesantes, ellos creen en los psíquicos, son supersticiosos y la mayoría cree en fuerzas sobrenaturales…Es por eso que compré material de archivo de la hambruna-holocausto y del caníbal Chikatilo, y por lo que grabé un documental real, que es utilizado en la película, con los supervivientes de la hambruna. También hay grabaciones en la película de los lugares reales en donde ocurrieron cosas horribles y donde Chikatilo nació”.

De esta forma, en la película el criminal tomará la forma de un demonio conocido como “El Ghoul” que habita en cementerios o lugares inhóspitos, se alimenta de cadáveres y secuestra niños para devorarlos. El hambre tomará muchas formas y sus víctimas tendrán que enfrentar las consecuencias. 

Por Melissa Puerto

Experta en Cine de la Agencia Info Bolsillo

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario