Colombia lamenta muerte de menor por mina en el Cauca

Compártelo:

<Los colombianos repudian la muerte de la menor de siete años Ingrid Guegia, luego de pisar un mina antipersonal en la vereda Agua Clara, corregimiento El Ceral, a hora y media en vehículo desde el municipio de Buenos Aires (Cauca). El artefacto fue sembrado por grupos guerrilleros y el acto dejó a otros tres menores heridos.

La Defensoría del Pueblo fue la primera en denunciar este lamentable hecho y confirmó que una ambulancia de la localidad de Timba (Cauca) con una comisión humanitaria de esa entidad estatal llegó al lugar para socorrer a niña,  pero la menor falleció antes de las 2 de la tarde del miércoles por la gravedad de sus heridas.

La Defensoría Regional del Cauca confirmaron que la mina fue abandonada frente a una escuela rural o veredal Dos Ríos, a la que asisten 76 alumnos desde preescolar hasta quinto de primaria, con edades que oscilan entre los 5 y los 13 años. Por eso, un comisión humanitaria de la entidad verificó la condición de salud de los otros tres niños que habrían resultado lesionados como consecuencia de la explosión.

La vereda Agua Clara donde la niña pisó la mina.

 

Una acción que no debe enmarcarse como un táctica de guerra dentro del conflicto interno que vive Colombia, ya que los niños no deberían ser objetivos militares en esta confrontación armada.

La Defensoría del Pueblo se unió a la voz de reproche de los colombianos por «estos actos indiscriminados contra la población civil del país, y particularmente contra los niños, niñas y adolescentes, cuyos derechos son prevalentes pero abiertamente vulnerados en una clara infracción a las normas nacionales e internacionales de los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario».

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario