Consejo de Estado tumbó al Procurador


 

Se acaba de cumplir el primer pacto de Cuba, la expulsión del Procurador: Ordóñez

La Sala Plena del Consejo de Estado al final le dio el golpe a su antiguo magistrado. El Alto Tribunal tumbó la elección del Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, y lo sacó del cargo.

El Consejo, con 14 votos a favor y 5 en contra, aceptó los argumentos de la magistrada ponente Rocío Araújo y anuló la reelección de Ordóñez como jefe del Ministerio Público.

El máximo tribunal de lo contencioso administrativo del país determinó que la figura de la reelección del Procurador General no existe ni en la Constitución Política de 1991 ni en la ley, por lo cual Ordóñez no podía ser postulado ni elegido para ocupar ese cargo para un segundo período consecutivo.

El Consejo de Estado argumenta que la elección de Ordóñez por parte del Senado el 27 de noviembre de 2012 para asumir el cargo por segundo periodo consecutivo fue ilegal porque el Congreso de la República no se podía avalar esto.

La Sala Plena también consideró que la reelección del Procurador en el Congreso había sido irregular por dos aspectos de peso.

El primero porque la designación de Ordóñez como candidato de la Corte Suprema se llevó a cabo con la participación de los magistrados Jorge Mauricio Burgos, Javier Zapata y Ruth Marina Díaz, quienes habían presentado impedimentos por tener familiares trabajando en la Procuraduría, sin embargo, los impedimentos les fueron negados y tuvieron que estar presentes en la votación a pesar del conflicto de intereses.

El segundo argumento de la ponencia señala que la votación en el Senado, donde finalmente resultó reelegido Ordóñez, no debía haberse realizado pues María Mercedes López una de las personas en la terna, había renunciado a su postulación, lo que quería decir que el Senado votó con una terna de dos.

“Se acaba de cumplir el primer pacto de La Habana”

Ordóñez ofreció su última rueda de prensa en la Procuraduría, rodeado de periodistas y funcionarios leales, donde dijo que lo habían sacado por petición de las Farc en los acuerdos de paz de La Habana, Cuba.

Estas son las declaraciones de Ordóñez:

“Se acaba de cumplir el primer pacto de La Habana: la expulsión del procurador.

Respeto y acato la decisión del Consejo de Estado. Soy un hombre de Estado, defensor de las instituciones. No comparto la decisión, pero la respeto, por tratarse de uno de nuestros máximos tribunales, del cual además fui magistrado.

Por mi talante, no interpondré recursos contra la sentencia, no presentaré tutelas, ni acudiré a organismos internacionales. Simplemente, la acepto con resignación cristiana.

Múltiples veces el Gobierno y las FARC presionaron públicamente mi salida. Estaban ansiosos de liberarse del procurador.

Comprendo el odio de “Timochenko” y el resentimiento de Juan Manuel Santos. He sido, como lo ordena la Constitución, muy riguroso en el cumplimiento de mis funciones.

Un procurador de bolsillo le hubiera dicho sí a todo, con la excusa de la paz. Pero la paz no lo justifica todo. No justifica premiar a los responsables de miles de crímenes de lesa humanidad, no justifica un golpe de estado contra la Constitución, ni justifica que un presidente haga lo que se le dé la gana.

Presionaron mi salida por decir no a la impunidad, por repudiar que le otorguen el derecho a gobernar a Colombia a perpetradores de atrocidades, por oponerme al rompimiento del orden constitucional que impone el Gobierno, por defender la vida y la familia.

Sacan al procurador, para dejar sin control al gobierno en medio de la campaña del plebiscito. La legitimidad del plebiscito no depende solamente de las mayorías, sino de respetar las reglas, los controles y la transparencia.

El país debe votar a conciencia y de forma libre el plebiscito. Debe votar con la razón, no con la emoción. Los colombianos deben defender su derecho a decidir y no someterse al miedo, ni al chantaje.

¡Me voy contento, me voy tranquilo y con la satisfacción del deber cumplido!

Muchas gracias a todos los colombianos que durante estos años de dura labor me manifestaron su aprecio, su cariño, su apoyo.

Muchas gracias a los funcionarios de la Procuraduría por su trabajo y dedicación.

¡No les quepa la menor duda!

¡Vamos a seguir en la tarea!”.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario