CTI allanó Gobernación del Cesar por denuncias de constreñimiento al elector


 

Varios hombres del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General de la Nación irrumpieron en la noche del viernes 16 de octubre en las instalaciones de la Gobernación del Cesar, en cumplimiento de un operativo para averiguar detalles de una denuncia sobre supuesto constreñimiento al elector en ese recinto estatal local.

Fuentes de ese grupo de pesquisas del ente acusador le contó a La Otra Cara  que la diligencia terminó a las 2 de la madrugada del sábado y se basaba en un informe de  la Fundación Paz y Reconciliación, a través de su investigador Ariel Ávila, quien sostuvo, al referirse al Clan de la familia Gnecco, quienes dominan políticamente la región, que “se tienen pruebas en el sentido de que la Gobernación utiliza los recursos para favorecer y amañar candidatos”.

El actual Gobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco, es miembro del poderoso Clan de los Gnecco, pues es hijo de Cielo Gnecco Cerchar de Monsalvo (Primer Dama del Departamento) y sobrino de los empresarios Lucas y Nélson Gnecco Cerchar.

Según Ávila, la Gobernación está presionando a los contratistas y a los empleados públicos para que apoyen o voten por la candidatura de Franco Ovalle, el aspirante a Gobernador respaldado por los Gnecco, quien quiere reemplazar en el cargo estatal a Luis Alberto Monsalvo.  Esa acción es lo que se llama constreñimiento.

“Tiene que haber investigación después de las pruebas que hemos presentado. Están carnetizando a funcionarios y a contratistas de la Gobernación. Obligando a empadronar gente, lo cual no está permitido en Colombia, lo cual se va a ver reflejado en las votación del 25 de octubre. Hay pruebas de Whastaap y videos que ya están en los órganos de  control”.

“Empleados, obligados a votar por Ovalle”

Esto significa que a las personas contratadas por la Gobernación (especialmente lo que llegan por recomendaciones o cuotas políticas, que son ciudadanos necesitados o de bajos recursos) le pusieron como requisito para sostenerle los cargos o empleos que debían votar por el candidato oficial Ovalle, si querían seguir en sus puestos con los que mantienen a sus familias.

De acuerdo con la denuncia, hay casos, especialmente de personas pobres, como los empleados dedicados al aseo, entre otros, a los que les exigen que deben llevan por lo menos 10 personas para que voten por Ovalle y tienen que suministrar sus nombres y teléfonos. Además están vigilantes a que asistan a los eventos del candidato oficial de los Gnecco. Se dijo, inclusive, que en la propia Gobernación se repartieron camisetas alusivas a una marcha que realizó el aspirante Ovalle.

“Nosotros sabemos que la situación en el Cesar es compleja.  Les decimos a la ciudadanía que denuncien en nuestra Fundación, que vamos a guardar su confidencialidad, y que hagan lo mismo en la Misión de Observación Electoral (MOE), ya que sabemos que en los organismos de control local no va a pasar nada, porque los Gnecco están manejando prácticamente todos esos órganos”, explicó Ávila.

Estas son las declaraciones de Ávila en la escuchada emisora de Valledupar Radio Guatapurí:

 

Ariel Ávila

 

Por eso, una comisión especial del CTI, dirigida por el propio Quintana jefe de ese organismo, viajó desde Bogotá hasta Valledupar para revisar toda la contratación de la Gobernación de Monsalvo, especialmente los contratos de prestación de servicios, para encontrar evidencias de las denuncias de Ávila.

La historia del constreñimiento en el Cesar

El delito del constreñimiento al sufragante en el Cesar siempre parece repetirse en épocas electorales.

Recordemos que en octubre del año 2000, la Corte Suprema de Justicia condenó a 42 meses de prisión efectiva al entonces Gobernador del Cesar, Lucas Gnecco Cerchar, por el delito de constreñimiento al elector, por inducir o presionar a varios empleados de esa entidad pública y de la electrificadora local para que votaran por su hermano José Eduardo “Pepe” Gnecco, quien aspiraba a sucederlo.

En el 2003, la Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por cinco años para ejercer cargos públicos al entonces Gobernador del departamento, Rafael Bolaños Guerrero por delitos electorales. Bolaños, también es hombre de confianza de la casa Gnecco, y había llegado a la Gobernación promovido e impulsado por el patriarca Lucas Gnecco.

Según el Ministerio Público, Bolaños Guerrero utilizó su cargo para nombrar a su suegra Cielo Gnecco de Monsalvo como Primera Dama del Departamento y  través de esa respetada figura de la Primera Dama, se apoyaran, en el 2001, las aspiraciones políticas de su cuñado Luis Alberto Monsalvo Gnecco, que era actual Representante a la Cámara por el Cesar, y hoy es el Gobernador.  La Procuraduría argumentó que Bolaños tuvo una “conducta pasiva, tolerante, coadyuvó y facilitó el apoyo a Monsalvo”.

Bolaños está casado con una hija de Cielo Gnecco, hermana del actual Gobernador Luis Alberto Monsalvo, esos son los vínculos que lo emparentan con el Clan Gnecco.  Como se puede ver, la matrona Cielo Gnecco es la única mujer en Colombia que ha sido dos veces Primera Dama en un mismo departamento, primero con yerno Bolaños y ahora con su hijo Monsalvo.

El investigador Ávila sostuvo que sus denuncias sobre las presuntas irregularidades en la administración de Monsalvo fueron entregadas a la Fiscalía y a la Procuraduría General y luego al Consejo Nacional Electoral, máxima autoridad en los temas de elecciones en el país.  Por eso, se dio el registro del CTI a la Gobernación. La ciudadanía local ahora está a la espera de los resultados de esta sorpresiva requisa de las autoridades.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario