¿No Mataba?


 

EL MANEJO QUE LE HAN DADO AL CHIKUNGUÑA HA SIDO UN DESASTRE POR EQUIVOCADO Y POR MENTIROSO.

El manejo que le han dado al chikunguña ha sido un desastre por equivocado y por mentiroso. Como se trata de una enfermedad de tierra caliente, no preocupa a las personas que mandan en este país desde la capital de la República.Y como se trata de una enfermedad que da en la provincia, y de repeso se dijo que iba a afectar fundamentalmente el Caribe, no se le dio la importancia y el tratamiento que hubiera tenido si el foco hubiese aparecido en La Calera.

Para acabar de completar, le disminuyeron su gravedad y dijeron una y otra vez que el chikunguña no mataba y bajaron la guardia.

Acaba de salir un informe de las mismas autoridades de salud que indica que por lo menos hay ya 25 muertos por las complicaciones que la enfermedad crea, y que no se advirtieron, y que antes de diciembre habrá medio millón de contagiados retorciéndose del dolor.

Si hubiesen repartido toldillos como reparten condones. Si hubiesen promovido el uso de repelentes, regalándolos o anunciándolos, y aumentado la fumigación casera o pública, la peste no habría cogido tanta ventaja.

Pero como la prevención de enfermedades como esa se paga con plata de los entes territoriales y no del Gobierno Nacional y como la campaña de socialización de la peste se limita a no alarmar, a mandar recoger vasijas viejas y no a advertirle a los ancianos el peligro que corren si les pica el mosquito y los infecta, el chikunguña va a matar más gente y nadie va a decir nada ni a cobrar nada.

Todavía es hora de una campaña masiva. No importa crear el pánico. Es mejor asustar que ver morir.

EL 123 a Dedo

 

LA REALIDAD POLÍTICA NACIONAL CAMBIÓ Y NADIE DIZQUE SE HA DADO CUENTA.

A raíz de mis comentarios sobre cómo los contratistas se han apoderado de la política en Colombia hasta el punto de hacer desaparecer a los jefes naturales de los partidos y lo que es peor, de convertir a esos partidos en unas asociaciones de pymes que se financian por los contratistas, han llegado muchos ejemplos desde distintas regiones del país.

Tanto en Palmira como en Bogotá, en San Onofre como en Pitalito, y en demasiadas ciudades del país, lectores de esta columna denuncian contratos a dedo, sin licitación y supurando amañamiento. Pero si se revisa cuidadosamente el documento de los ingenieros y de la CCI, se comprueba porqué hablan allí de un altísimo porcentaje de contratos adjudicados a dedo a los mismos sujetos casi siempre.

En Bogotá, dentro de un convenio que más parece contubernio entre ETB y el Fondo de Seguridad Vial para manejar el 123, pretenden por estos días, después de una colección de embarradas, negarse a la licitación para impedir que los actuales operadores, Itelca, se puedan presentar y adjudicar a dedo para quién sabe quién.

En Palmira, donde están contratados 57 abogados para asesorar la administración por casi 2.300 millones al año, han tenido empero que contratar al grupo AZC de Bogotá para hacer un estudio sobre pensiones que bien lo podrían haber hecho los 57 abogados.

Y ni para qué contar lo que envía desde San Antero y lo que muestran que se ha montado en cuantas más alcaldías y gobernaciones, en donde los que mandan son los contratistas.

Sería de nunca acabar porque la realidad política nacional cambió y nadie dizque se ha dado cuenta.

 

Testaferreando

NO HA QUEDADO NADA CLARO EL ASUNTO DEL EX PRIMER MINISTRO BLAIR, EL GOBIERNO DE SANTOS Y LOS ÁRABES.

No ha quedado nada claro el asunto del ex primer ministro Blair, el Gobierno de Santos y los inversionistas árabes.

Mientras más días pasan y más columnistas y Néstores hablan, nos acercamos a creer que estamos no frente a una triangulación innecesaria, sino frente a un testaferrato.

Hasta donde hemos podido saber y entender, el señor Blair recibió una plata del fondo de inversiones de Dubai por realizar unas asesorías en la planificación nacional de Colombia.

Esas asesorías no han podido ser identificadas. Ni el periodista del programa de Londoño Hoyos que lo denunció ni Blair ni su amigo, el presidente Santos, ni Simón, el director de Planeación, pueden dar fe sobre para qué verdaderamente lo contrataron.

Lo único verificable es que al exprimer ministro inglés le pagaron los árabes una milmillonada por decir que asesoraba al país de su amigo personal y político, el presidente de Colombia, y que esos mismos árabes adquirieron, por los mismos días, la mayoría accionaria de unas minas de oro en el municipio de California, en Santander, como lo contó Norbey Quevedo en El Espectador el domingo.

Lo demás es pura sospecha. Y tenemos que sospechar porque no es explicable la triangulación.

Tampoco el gesto generoso de los árabes de pagarle a Blair su asesoría a Santos cuando estaban comprando títulos mineros en inmediaciones del páramo de Santurbán.

Esto, por supuesto, no se puede arreglar con anotaciones marginales de revista del jet set internacional, sino contándonos la verdad. Mientras tanto, tenemos que sospechar.

Por GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL 

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario