El Centro Democrático debe movilizarse


 

Por Ariel Peña

@arielpenaG

De forma provocadora la llamada izquierda, encabezada por Gustavo Petro, está convocando concentraciones en la Plaza pública  el próximo 7 de agosto, para rechazar el gobierno de Iván Duque que se instala ese mismo día, lo que constituye  una situación inédita e irreflexiva que no se conocía en Colombia, por lo que el Centro Democrático que será el partido de gobierno en el próximo cuatrienio,  como se dice coloquialmente debe calentar la calle, pues lo ha hecho en otras oportunidades en donde no ha estado de por medio proceso electoral alguno.

Los diferentes  cuadros de un partido de gobierno no solo deben estar en la dirección del Estado, sino  también en la base convocando a la movilización popular para defender las políticas del mandatario, porque no se puede dejar en la orfandad a quien fue elegido democráticamente en las elecciones presidenciales, en esas condiciones le corresponde al Centro Democrático hacer presencia en la plaza pública, ya que la movilización popular no es propiedad  exclusiva de los izquierdistas.

Hay que recordar que el partido del expresidente Álvaro Uribe, cambio las costumbres políticas del país, ya que  en la oposición al  gobierno de Santos, se comportó como un partido moderno y de masas, algo que no sucedía desde antes de constituirse el Frente Nacional, porque  las organizaciones partidistas se movilizaban en los últimos tiempos únicamente para la contienda electoral, especialmente  las seguidoras del liberalismo clásico, pero el Centro Democrático rompió ese paradigma y realizó importantes marchas en todo el país en abril de 2016 y 2017 en más de 50 ciudades, en contra de la política del presidente Santos, acompañado por sectores sociales y sindicales. Teniendo esos antecedentes, apoyar al gobierno de Iván Duque con  la movilización social es una tarea vigorosa que debe de figurar  en la agenda del Centro Democrático ante la arremetida que anuncia la denominada izquierda.

Si las fuerzas totalitarias no descansan en su afán de llevar a la nación a una dictadura marxista, las organizaciones democráticas jamás se pueden   dormir en su misión de preservar la libertad, que es la condición suprema del ser humano, de ahí que la respuesta es la defensa de las instituciones legítimamente constituidas, comenzando por el nuevo gobierno que se  inicia en agosto, en donde hay reeditar el triunfo  electoral del 17 de junio, mediante la movilización.

En los últimos 60 años las organizaciones armadas marxistas leninistas, como el Eln, las Farc y otras,  han sido las principales predadoras de la vida y la paz en Colombia, por lo que los seguidores del comunismo totalitario, así usen la máscara que quieran,  no tienen autoridad moral para convocar marchas, resaltando que la única responsable del conflicto político-militar vivido en estas 6 décadas es la dogmatica marxista,  que ha dejado consecuencias calamitosas con cerca de  250 mil muertos, 8 millones de víctimas por el accionar terrorista y perdidas que pueden llegar a los 300 mil  millones de dólares, lo que ha convertido a Colombia en  uno de los países más desiguales del mundo.

La movilización popular que debe impulsar el Centro Democrático en apoyo al  próximo gobierno, sirve para sumar fuerzas, conquistando escenarios que de pronto  le han sido esquivos a la democracia liberal, por falta de la batalla ideológica en contra de las sectas totalitarias, caso concreto el  de los sindicatos, los que han sufrido muchas veces  abandono por decidía de los partidos republicanos, dejándolos a merced de facciones marxistas, que irrespetan la independencia sindical, convirtiendo a esos organismos en instrumentos de tramas políticos para intereses mezquinos.

Como partido de masas el Centro Democrático tiene que liderar el  frente republicano, con otras organizaciones comprometidas con el gobierno del presidente Duque, por ello no se puede olvidar la movilización para no descuidar la democracia ante el accionar totalitario, porque la convocatoria ciudadana es trascendental en la vida del pueblo  para la estabilidad y la armonía nacional.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario