El Espacio de Retador: ¿Máquinas de Guerra?