El Piloto

Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

‘RESTAURAR LA CONFIANZA EN LOS PILOTOS SERÁ LABOR DE ELLOS MISMOS, DE LAS COMPAÑÍAS AÉREAS’.

Hoy, cuando muchos colombianos inician sus vacaciones de Semana Santa y se trepan a un avión, no van a tener la misma tranquilidad con que lo hacían hasta hace un par de días.

El desenvolvimiento de las investigaciones sobre el accidente del avión alemán contra las estribaciones de los Alpes franceses llena de pánico al que se monte en un vuelo hoy.

El hecho de que el copiloto del avión germano haya resuelto en un momento de su vida o caer bajo las garras de la locura o dejarse lavar el cerebro de los islamistas radicales para hacer estrellar la aeronave y producir un sofisticado acto de terrorismo estilo siglo 21 pone a dudar a todo pasajero de avión sobre quién tiene la responsabilidad de conducirlo.

Restaurar la confianza en los pilotos será labor de ellos mismos, de las compañías aéreas y sobre todo de la comunicación, que antes de empezar cada viaje emprendan unos y otros.

Entregar a los pasajeros la fotografía de la tripulación, nombres y experiencias puede ser una salida. Convocar a la confianza a través del altoparlante cuando se inicie el carreteo explicando quiénes son los que manejan el aparato, puede ser otra.

Lo cierto es que después de este acto singularísimo, en donde a la política de puertas cerradas de las cabinas se ha respondido coptando el cerebro del copiloto, ningún vuelo será igual de ahora en adelante.

Así y todo, a los que tomen uno por estos días: ¡Buen viaje!

 

Crímenes gay

LOS MEDIOS SE APRESURARON A DECIR, PESE A LO EVIDENTE, QUE SE TRATABA DE UN ROBO DE LAS LIMOSNAS’.

Quienes hemos seguido numerosos episodios en donde individuos pertenecientes a la comunidad gay son asesinados y hemos escrito novelas sobre el tema, siempre hemos dicho que las autoridades de Policía, Fiscalía y Judicial evaden la verdadera temática y metodología que ellos conllevan, pese a que son casi siempre esquemas repetidos y, por ende, muy fáciles de estudiar.

Hace unos años cuando mataron a un par de curas (hay muchos casos de sacerdotes católicos que han caído en tales circunstancias), los medios se apresuraron a decir, pese a lo evidente, que se trataba de un robo de las limosnas de la parroquia y ninguno de los entes investigadores profundizó.

Pero como resulta que las constantes en estos crímenes condenables en cualquier sociedad (menos en esta colombiana, que al machismo hirsuto le agrega la naturalización permanente del crimen) se han hecho cada día más visibles, la Fiscalía General de la Nación se puso en la tarea de ahondar en el tema y de constituir una aproximación con miras a tener una nueva unidad que se acerque de verdad a los procedimientos de investigación internacionales de delitos contra personas que ahora llaman LGTBI.

Hoy, a las 9 de la mañana, en el Hotel Tequendama, se inicia un seminario provocado por la Fiscalía, en donde participarán conferencistas de varios países que han avanzado seriamente en el asunto y seguramente acudirán muchos medios de comunicación y muchos policías y fiscales, tan dados a echarle siempre tierra a los asesinatos gay, envolviéndolos como crímenes comunes y corrientes y no exclusivos y excluyentes como en verdad lo son.

Por GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL 

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario