Embajador lambón

Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

POR GRACIA DEL EMBAJADOR CARRILLO, EL ABC DE MADRID PONE A SANTOS AL NIVEL DEL DICTADOR DE COREA.

Se le fue la mano al embajador en Madrid, Fernando Carrillo, repartiendo entre la plutocracia española un libro intitulado ‘La estirpe de los Santos. De la libertad de la patria a la paz para Colombia’, del que es autor Jorge Enrique Reyes Parra, tiene prólogo del embajador y editó la Fundación Indalecio Liévano.

Y se le fue tanto la mano que el mesurado diario ABC de Madrid, en una nota que firma don Ramón Pérez Maura,muele al embajador y salpica de manera miserable e inconveniente al presidente Santos mientras exalta la estulticia del libro.

Por gracia del embajador Carrillo, el ABC de Madrid pone a nuestro presidente Santos al mismo nivel del dictador de Corea y del dictador de Siria, que mandaron publicar libros similares para darse bombo ante el mundo europeo y, por supuesto, los colombianos quedamos minimizados a algo peor que habitantes de una ‘republiqueta’ bananera.

El libro, dice el diario madrileño, es un ridículo recuento fotográfico y narrativo de la vida de Juan Manuel Santos desde cuando hace la Primera Comunión hasta cuando monta por las carreteras europeas en un Alfa Romeo.

Embarrada muy grande la que ha hecho el embajador Carrillo. Pero eso les pasa a los lambones como él, que siempre han estado amamantados por las ubres del estado (desde la séptima papeleta) y no miden las consecuencias de su torpeza en el afán de quedar bien con su patrón.

Por vergüenza, el embajador Carrillo debería haber presentado su renuncia. Pero si se demora, el presidente Santos y su canciller deberán destituirlo.

El billete de Cien Mil

EN COLOMBIA SE HA IDO IMPONIENDO LA COSTUMBRE DE BUSCAR EL AHOGADO RÍO ARRIBA.

En Colombia se ha ido imponiendo la costumbre de buscar el ahogado río arriba, obviamente para no encontrarlo.

El Banco de la República, ante la evolución del valor real del peso y la medida estadística del circulante en billetes que actualmente posee, anunció la salida del billete de $100.000, que llevará la efigie de Carlos Lleras Restrepo.

Las protestas de los inamovibles de siempre no se hicieron esperar. Que cómo le van a devolver de un billete de tanta denominación en una carrera de taxi. Que el impacto psicológico que causa porque le van a pagar a muchos colombianos la quincena con tres míseros billeticos.

Pero la más espectacular, por provenir de gente pesada de este país, la dieron en la Asociación Bancaria. El flamante nuevo director, Santiago Castro, salió a decir que ellos se oponen al nuevo billete porque dizque facilita el lavado y el traslado de dinero.

Lo cierto es que con billetes de $100 mil se alejarán más los clientes de los bancos. La gente ya no quiere guardar la plata en el banco porque está ‘mamada’ de que le cobren el 4 por mil. La gente no quiere pagar el 52 % en impuestos sobre su capital y prefiere el colchón que guardar su patrimonio en un banco porque deja huella para la DIAN.

La culpa no es toda del billete de $100.000. La culpa es de la reglamentación impositiva que les dio por implementar en Colombia para mantener un estado que subsidia hasta la corrida de un catre y mantiene los partidos políticos creciendo mensualmente la burocracia y, para poder conseguir con qué hacerlo, sube permanentemente los impuestos.

Por GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario