Fabricato eliminó el tinto gratis


 

212 mil millones de pesos fueron las ventas de Fabricato al 30 de septiembre de 2014.
6.198 empleos recortó la textilera entre los años 2007 y 2014, ocasionando impacto social.
1,1 millones de pesos es el sueldo promedio que se paga en Fabricato a sept./14.

POR JUAN FELIPE SIERRA SUÁREZ

Tomado de El Colombiano: “Fabricato da puntadas para cerrar 2015 sin pérdidas”

Bajar costos operacionales es la manera de sobrevivir para las textileras colombianas como Fabricato. La competencia global hace que se definan estrategias de supervivencia.

Tras unos álgidos años caracterizados por un dólar débil, una competencia desleal fuerte con masiva importación de telas, además del contrabando, altos costos laborales y como si fuera poco el sonado caso Interbolsa, problemas que en suma le generaron pérdidas netas acumuladas de unos 274.028 millones de pesos, la administración de Fabricato S.A. proyecta que este año la historia será otra.
Con 92 años de operación que cumple la textilera este 2015, la actual administración encabezada por el brasileño Carlos Alberto de Jesús espera tras este camino tortuoso, que costó la salida de 3.920 empleados en cuatro años, y a 6.198 en los últimos siete (ver gráfico), pueda ver la luz y escriba una historia ascendente, reconociendo que las épocas boyantes del siglo pasado no regresarán.
La caja ha sido el problema principal para la compañía porque se le cerraron las puertas del sistema financiero por las crisis mencionadas, pero el presidente y la junta directiva efectuaron un adelgazamiento financiero que excluyó operaciones ineficientes y corrigió el camino para salvar la empresa.
Ahora el grueso del negocio es la fabricación de telas en tejido de punto, driles, índigo y licitaciones, tanto en el mercado nacional como en el internacional para México, Venezuela, Ecuador y Perú, y ya no a través de filiales en esos países sino de manera directa, según destacó Marino Montoya, secretario General de la compañía.
La falta de recursos frescos originó problemas de operación, pero a punta de ejercicio financiero, buscando recursos por otro lado como la negociación especial con proveedores, con clientes, vendiendo activos que no eran generadores de recursos (inmuebles) los cuales solo consumían dinero, la empresa empezó a generar un flujo de caja que le ha permitido operar.
“Así hemos enfrentado la situación pero con la llegada de Carlos Alberto de Jesús en noviembre de 2013 la compañía empezó a tomar una serie de decisiones claves que cambiaron su rumbo, se redefinió la compañía”, resalta el secretario general que también es el encargado de todo el tema financiero de la textilera.
Los elementos más importantes en los que se centró dicho cambio fueron:
En primer lugar se eliminaron las cuatro filiales de la compañía en el exterior (Venezuela, Ecuador, Perú y México). En 2014 se liquidaron esas filiales pero hoy siguen atendiendo esos mercados vía directa, con un gerente de negocios internacional que coordina la operación.
En segundo lugar, salieron de ciertos negocios que ya no eran rentables como fue el caso de lanas, hogar (textiles e implementos) y preteñidos.
Así mismo, se pasó de tener cuatro plantas a tener solo dos: la de Fibratolima en Ibagué pasó a Fabricato F1 en Bello, la de Notejidos en Bello se trasladó a Riotex (Rionegro).
Y se redefinió el manejo con grandes clientes respecto a cómo manejaban los precios, los plazos de pago y los plazos de entrega de las mercancías para tener un negocio gana-gana.
Diferencias de sindicatos
Remembrando los beneficios extralegales de antaño, empleados sindicalizados en Sinaltradihitexco, uno de los seis sindicatos de la compañía, votaron el pasado domingo por tribunal de arbitramento para que por la vía legal vuelvan a tener beneficios perdidos, como primas extralegales y ayudas escolares, entre otros.
Carlos Mario Bedoya, presidente de la Junta Directiva de ese sindicato y con 41 años en la compañía, dijo que esperan que pronto el Ministerio de Trabajo nombre el árbitro de parte de ellos. El abogado León Obidio Pérez sería el árbitro que represente al sindicato y se estaría esperando al árbitro de la compañía.
Cabe destacar que no votaron huelga porque este sindicato no representa la mitad más uno de los empleados sindicalizados.
Por su parte, Carlos Mario Villegas, gerente de Recursos Humanos de la compañía, explicó que como no alcanzaron a tener ese quórum optaron por el tribunal de arbitramento. Reconoce que la negociación con ellos ha sido difícil dada la negativa del sindicato a entender la realidad financiera de la empresa. Incluso “rechazaron el ofrecimiento de la administración de pagarles un asesor financiero externo para explicar todos los detalles financieros, el que ellos escojan, pero no accedieron”.
Son 105 personas las que hacen parte del sindicato pero el grueso de trabajadores está con Sindelhato con 1.792 trabajadores. Con ellos se tiene la convención colectiva vigente “pero Sinaltradihitexco se fue toldo aparte con un laudo arbitral”.
Aún así, la administración de la compañía respeta los mecanismos legales que tienen los sindicatos para defender sus derechos.
Solo el año pasado se perdieron 927 empleos, despidos que a lo largo de los años han impactado socialmente a Bello, municipio donde habita la mayoría de empleados.
“El trabajador nuestro no puede estar tranquilo porque el sector no es fácil, el Gobierno no nos ha ayudado como debería ser aunque los trabajadores pueden estar tranquilos en la relación obrero-patronal”, resaltó Marino Montoya.
La compañía tiene salarios promedio de 1,1 millones de pesos, aunque los hay de 650.00 pesos, sobre todo, mediante contratistas.
Descripción

El régimen laboral de la compañía se divide en el Capítulo 1, que incluye a las personas que estaban vinculadas antes de 2011, y el Capítulo 2, para quienes ingresaron después de tal año.
“Esa separación se creó como respuesta para que la compañía pudiera adecuar sus costos: pasamos de tener un costo laboral por persona de 1,98 por ciento a pagar 1,65 por ciento. Es decir, por cada peso que se paga ahora, la empresa debe tener 65 centavos más para cubrir el tema prestacional cuando antes necesitaba casi otro peso para ello”, explicó Villegas.
Además, el 27 por ciento de los costos fijos del sector se basan en mano de obra y esta reducción ha representado un alivio del 35 por ciento en los costos laborales de la compañía, que a septiembre 30 de 2014 valieron 3.373 millones de pesos, cifra que varía según el mes, pero representa 1’149.826 pesos como sueldo promedio.
El gerente de Recursos Humanos indica que las actuales, son prestaciones que están por encima de las exigencias mínimas y por eso la mayoría del personal tiene sentido de pertenencia por la compañía.
“Solo poco más de 100 personas son las que vienen a disgusto sin razón valedera, no aceptaron la convención colectiva y se decidieron por un laudo arbitral. Deben escoger, no se pueden quedar con las dos opciones”.
Cabe destacar que el Capítulo 1 es retroactivo, o sea, el número de años se multiplicaba con el aumento salarial, así se calculaban las cesantías, haciendo costosa la mano de obra.
Después llegó la Ley 50, que definió que por cada año la empresa le reconoce al trabajador un mes de salario.
“En el Capítulo 1 que es retroactivo tenemos a 192 personas y en este grupo es donde están los miembros de Sinaltradihitexco”, enfatizó Villegas.
La administración aduce actuar de manera responsable con la compañía que lleva 14 años sin que los accionistas ganen dividendos y se refiere a una compañía con 44.000 accionistas.
Perspectivas
Sin duda la viabilidad de la empresa es viable, así haya pasado por las que ha pasado y así se escuchen rumores de su venta. Según Marino Montoya vienen unos meses difíciles por el tema de caja, ahí es donde una empresa es fuerte o no.
“Febrero, marzo y abril de 2015 serán difíciles por el tema de caja, porque los ingresos versus las obligaciones es donde está el desbalance. La tarea es buscar los recursos para que esta compañía empiece a rodar de una manera distinta porque es capaz de generar flujo de caja
La meta es vender menos pero perdiendo menos. Por eso se espera que 2015 sea el año en el que la textilera no registre pérdidas, solo una leve utilidad, pero que será la que dé el punto de giro que necesita para seguir generando beneficios a sus accionistas.
Por eso se concentraron en driles, índigos, no tejidos, retrabajables (residuos de materia prima para hacer estopa). Eso es la apuesta de la compañía para permanecer en el mercado.
Esas épocas en los que la compañía llegó a tener 70 buses para mover a sus empleados, entregaba ayudas a sus empleados para celebraciones sociales, tenía una proveedora con precios más bajos de mercado hacen parte de los recuerdos de los empleados de antaño.
La sola alimentación de la compañía cuesta hoy en día 8 millones de pesos diarios (2.920 millones de pesos al año). Por eso hasta el tinto gratis se le quitó a los empleados porque valía 51 millones de pesos mensuales.
Así busca la actual administración escribir otra historia de eficiencia en un mundo competitivo.

¿QUÉ SIGUE?
ACTIVOS QUE VAN A DAR FLUJO DE CAJA

Activos valiosos de la compañía que están previstos que salgan del patrimonio de la compañía son: La planta de Pantex en Bello que cuenta con un área de 111.000 m2 y tiene un costo estimado de 180.000 millones de pesos. Se prevé que a futuro sea un desarrollo urbano y comercial para dicho municipio. Ahora no hay nada firmado.
Está la planta de Fibratolima, que es un lote de 54.000 m2 ubicado en Ibagué, el cual tiene un costo estimado de 21.000 millones de pesos. Tampoco hay negocio cerrado allí pero se espera que estos dos activos le den flujo de caja a la compañía por unos 200.000 millones
de pesos.

Blog Detrás Interbolsa

Por Alberto Donadio

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario