“Gánese una bonita casa”: la trampa de los políticos para “compar” votos en el Cesar


 

SERIE LOS CANDIDATOS PROPONEN

En la época electoral en la Costa Caribe se ve de todo. La “zorros” de la política en el Cesar están haciendo su fiesta ante el proceso que se avecina. La idea es conseguir los votos de los humildes habitantes de los barrios deprimidos de Valledupar y de los municipios de ese departamento costeño.

Esta vez, para tratar de ganar adeptos, están prometiendo hasta casas para los posibles votantes mediante una rifa, pero sin revelar el nombre de los candidatos en los volantes publicitarios sobre el tema, con el fin de evitar problemas con las autoridades electorales.

En la zona empezaron a circular volantes con el siguiente anuncio: “GÁNESE UNA BONITA CASA. Rifa sin ánimo de lucro. Este bono no tiene costo alguno. Ni está sometido a ninguna condición electoral”.

Según la comunidad, el volante, con un mensaje subliminal, coincidencialmente tiene los colores amarillo, naranja y verde, que identifica a un famoso candidato en la zona de apellido Muvdi, del Partido de La U, avalado por el poderoso clan de los Gnecco, los patrones de la política local.

La supuesta rifa se hará en el Barrio Tiempos de Gloria, Villa de Dios.

Se dice que se rifarán tres casas y más de 200 lotes.

De acuerdo con los entendidos, la jugada de los políticos consiste en darles esos lotes a grupos familiares que tengan un líder reconocido, quien se encargará de recoger y certificar los votos de cada familia. Luego, el equipo de asesores del político verifica, basado en las estadísticas de la Registraduría local, cuánta votación tuvo el aspirante en cada zona y, según sus cuentas, se percata si los ganadores de los lotes en la supuesta rifa sí votaron o no lo hicieron. En caso de que todo salga efectivo, los citados lotes se escrituran a sus beneficiarios y cada familia puede construir su vivienda o venderlos.

Una gran táctica, porque los políticos juegan con el corazón de los humildes moradores que sueñan con tener su casita y por este objetivo hacen cualquier cosa. Este hecho puede ser considerado una compra de votos, porque fraudulentamente le compran la conciencia a la ciudadanía.

En la región se comenta que esta estrategia ya dio buenos resultados en las pasadas elecciones en el municipio cesarence de Aguachica.

La Fiscalía debería estar alerta ante las denuncias sobre algunas prácticas delitivas en las elecciones del 11 de marzo de 2018.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario