¿Llueve?


 

‘HACE POCOS AÑOS SE FALLÓ CONTRA LOS ACCIONISTAS DE GRANAHORRAR EXPROPIADOS A LA BRAVA’.

A raíz de la tremolina montada en la Corte Constitucional y de la caída en el abismo del desprestigio de la justicia en Colombia, han empezado a abrirse unos boquetes en las hasta hace poco impolutas e intocables cortes.

Nos preguntamos muchos colombianos entonces si en el fallo que desmontó las pensiones de los exmagistrados y excongresistas hubo mano siniestra. El hecho de que quienes hubiesen emitido el famoso fallo fueran el magistrado Pretel y el conjuez Cepeda hace revivir hoy en día las sospechas que los perjudicados con la medida y la violación de sus derechos adquiridos presentaron en su momento.

Y tienen razón en revivirlo porque a muchos nos pareció, al menos políticamente incorrecto, que el conjuez Cepeda fuese (al mismo tiempo que daba el fallo) contratista de la Presidencia de la Nación. Pero, por sobre todo, que el fallo hubiese sido aupado desde las barras mediáticas de los colegas que se sientan a menudo en la mesa de Juan para hacerle eco a los caprichos de la Casa de ‘Nari’.

Pero si por allí llueve, por el pasado de la Corte Constitucional no escampa. Han estado recordando también, a raíz de la escandalera, que al menos malucamente hace pocos años se falló contra los accionistas de Granahorrar expropiados a la brava por un decreto presidencial de varios años atrás.

Según esos compiladores de memoria, el magistrado del fallo fue el mismo González, metido ahora en honduras contra Pretelt, y aseguran que a más de soportar la presión del ministro de Hacienda de entonces, dizque tenía de sustanciadora a la hija del abogado de Fogafín que buscaba no pagar indemnización a los accionistas expropiados. Llueve pero nadie se moja.

¿Indios o indígenas?

En México, usted le dice a alguien indio o azteca y se siente orgulloso. Muchos se ponen la mano en el pecho. No les estorba el origen. En el Perú y Bolivia es más grande aún, hasta de presidente tienen a Evo. En el Ecuador y Guatemala, igual.

En Colombia, no. Una forma de insultar es decirle ‘indio’ a alguien y el lenguaje popular los ha convertido en sinónimos de borrachos, brutos y pendencieros. Tanto es así, que los racistas de Bogotá, Medellín, Cali y Cartagena terminaron por llamarlos ‘indígenas’ para mermarle a la connotación.

En Colombia no hubo imperio precolombino. Eran 120 o más tribus. Por eso, tal vez, la nación indígena actual no hace parte de la nación colombiana. Ellos, en algunas regiones donde sobreviven unidos, tienen sus gobernadores, su guardia armada de palos, su justicia, sus cepos y nos miran como si fuéramos de otra parte.

Los del Cauca, que se han agrupado, son los que reclaman ahora las tierras que habitaban sus antepasados y los españoles les quitaron. Los descendientes de los chibchas, muiscas, nutibaes o pijaos no hacen lo mismo. En la sabana de Bogotá o en el Tolima, entendieron en su aniquilamiento que existe otra nación, la colombiana, y se adaptaron resignadamente a ella.

El hecho de que la nieta del presidente Valencia y de Mario Laserna, la senadora Paloma, haya predicado que se oficialice esa división, no lo entendieron en donde el racismo aplastó la divergencia. Pero en Inzá y en Toribío y sobre todo en Popayán, donde aprendieron a convivir indios y blancos, creen que no por uribista la Paloma Valencia ha puesto encima un tema que debe discutirse con menos pasión y más cabeza.

Cuadernos caros

SIEMPRE LOS CUADERNOS HAN ESTADO EXENTOS DE PAGAR IVA.

Hace unos días, armaron un alboroto de la madona porque la Super había descubierto otro nuevo cartel de precios, esta vez de los cuadernos. El hecho de que allí, además de los sapos de Kimberly (que han estado en todos los otros carteles de pañales y papel higiénico) estuviera la centenariamente prestigiosa Carvajal S.A. y sus cuadernos Norma, nos hizo abrir los ojos de asombro.

Ahora se ha sabido que el pretendido cartel que denuncia tan pomposamente el Gobierno está por lo menos impulsado por la DIAN al interpretar una ley y cobrarle a todos los cuadernos importados (el 40% de los que se venden) impuesto de IVA.

Siempre los cuadernos han estado exentos de pagar IVA. Si uno lee la reforma tributaria 1607 del 2012, sigue creyendo que no se cobrará el IVA a los cuadernos. Pero si va a la práctica, encuentra que no se autoriza la devolución bimestral del IVA y entonces los cuadernos económicos resultaron con un alza del 25% este año.

Si el asunto es de interpretación de la ley, le corresponde a la DIAN corregir la decisión de algún empleado medio. Pero si es la ley, como alegan algunos, el Congreso debería cambiarla.

Es un absurdo que mientras la ministra Gina Parody trata de que 10 mil estudiantes entren gratis a universidades y millones de niños puedan matricularse sin costo y todos puedan gozar del privilegio de los desayunos y almuerzos escolares, a alguno de los alcabaleros que ejercen en la DIAN les haya dado por cobrarle el IVA realmente a los cuadernos y que los padres de familia lo estén pagando sin derecho a protestar y sin que nadie recoja su queja, porque políticos hay, pero haciendo otras cosas.

Por GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL 

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario