Interbolsa, Jaramillo y la ética


 

Por Alberto Donadio

Reproducimos esta columna de opinión publicada en el diario El Mundo de Medellín:

Interbolsa, Jaramillo y la ética
Hernán Mira Fernández
[email protected]
“El más favorecido, el que vive mejor, tiene más obligaciones éticas” Victoria Camps.
Acaba de ser condenado a siete años de prisión domiciliaria, Rodrigo Jaramillo Correa, quien fuera el flamante presidente de Interbolsa, la tristemente celebre firma comisionista que terminó estafando en miles de millones de pesos a multitud de ahorradores. La pena que es pequeña en comparación con otras que se han impuesto por delitos de menor cuantía, penas similares y hasta mayores, ha decepcionado a los afectados, pero aparte de esto es bueno analizar los aspectos éticos, principios y valores que se archivaron y pisotearon en todas las formas, en función y beneficio del lucro, la ambición y la codicia, en lo personal, familiar y de grupo.

En el libro Ética para vivir mejor, el connotado filosofo y autor de varios libros sobre ética, Peter Singer, cuenta la historia Ivan Boesky, comisionista de bolsa en Nueva York, que consiguió mucho dinero y fama en los años ochenta. Al investigarlo se encontró que su fortuna la había conseguido con sobornos para obtener ilegalmente información privilegiada. Pregunta Singer si el actuar así para enriquecerse es obrar inteligentemente, dónde está la inteligencia -la viveza diríamos aquí, donde es tan elogiada-. Singer concluye que Boesky eligió entre dos modos de vida radicalmente distintos, es esa la “elección radical”. Cuando la ética y el propio interés se enfrentan, se afronta esa elección radical. “Considero la ética y el propio interés como dos enfoques antagónicos, porque son los contendientes más fuertes” dice Singer. Queda claro entonces que Jaramillo optó radicalmente por su propio interés en contra de la ética.

Fue muy evidente ese actuar del entonces presidente de Interbolsa, en beneficio propio de la codicia y ambición desmedida. En El Espectador, Alberto Donadio, dice que en el último año de operación, Interbolsa le pagó a su presidente Rodrigo Jaramillo una remuneración mensual de $199’467.000. Muy a pesar de que en el mismo año, 2012, Interbolsa fue aumentando el riesgo de iliquidez por las acciones de Fabricato, estar perdiendo un millón de dólares mensuales en Brasil y 500.000 dólares mensuales en la oficina de Estados Unidos. Era un barril sin fondo, pero Jaramillo de ese “sin fondo” sacó para su escandaloso sueldo. Así actuaba por su desmedido interés, completamente en contra de lo ético.

Para cerrar la danza de los millones a su favor, cuando ya Interbolsa estaba reventada y tres días antes de ser intervenida, dice Donadio, Jaramillo sacó tiempo para venderse a sí mismo un carro BMW de Interbolsa por casi $41 millones y que se había adquirido por $117.420.000. Se quedó con el BMW y nunca pagó el valor del vehículo. Todo esto contra la afirmación de un distinguido empresario antioqueño: “Rodrigo es químicamente bueno. Estoy seguro de que no tomó un peso en su provecho”. Varios creían lo mismo o lo calificaban de “monja” incapaz de defraudar la confianza, pero Jaramillo en esa “elección radical” escogió su interés y borró la ética mínima para su personal y desmedida ambición y beneficio. Una lamentable y gran mancha que otra vez le cayó a un grupo de la dirigencia antioqueña.

Tomasito, Orticito, Maldonadito y Corridorito

Escribe MLM:—Así señor Donadio que volviendo al artículo de Hernán Mira Fernández sobre Interbolsa, Jaramillo y la ética (palabra ésta mencionada por todos nosotros), pienso en frases acuñadas como: Todo fue hecho a mis espaldas, la ética no tiene nada que ver con el derecho, usted, no sabe quién soy yo?, estúpido, es la economía, etc., que se van uniendo como las piezas de un puzzle.

Lo importante de este puzzle es de quiénes vienen, a quiénes involucran y el resultado lleva a todos los carteles, desde las altas cortes, gobierno, militares, policías, empresas (60 en entredicho, por ahora), bancos, educación, salud, vivienda, drogas, ciudades, pueblos, arroz, maíz, pañales, una miscelánea completa.

El elemento común es que estas personas en su gran mayoría estudiaron en las universidades-élite del país, en la tal Harvard y otras, porque sólo sus egresados son competitivos para ejercer estos cargos. O no? Pero para colmo, los ladrones de gallinas también decidieron actualizarse y organizaron sus propias empresas y sus propios carteles.

Por qué habrían de dejar de participar en el juego sucio? Y lo que era plaga se convirtió en peste. Y nosotros, las víctimas de esta desgraciada comisionista, Interbolsa-Premium, claro está, y lo que nos hace emblemáticos y particulares, es la mencionada comisionista fue administradora de dinero, y haremos famosa la frase de tomasito, orticito, maldonadito, corridorito y demás de: pero si hay plata suficiente para pagarles a las víctimas y sobra: “NO ES CUESTIÓN DE ÉTICA, ESTÚPIDO, ES CUESTIÓN DE DINERO”. Mil gracias por su persistencia.

Las comisionistas con malas prácticas

Escribe FH:—Buenos días, soy asidua lectora del blog ya que salí damnificada con lo de Ineterbolsa, he quedado muy preocupada cuando leí que hay 2 casas de bolsa que tienen preocupada a la Superintendencia pero no dicen nombres . Tengo una familiar que tiene ahorros en AFIN y no ha podido sacar la plata por que le pidieron de esperar para poder recuperar toda su inversion. Quisiera saber si AFIN, comisionista de bolsa, está entre las que están en el ojo de la Superintendencia pues creo que es justo que nos den los nombres de las comisionistas que tienen malas prácticas antes de que pase una hecatombe como en INTERBOLSA! Es posible conocer los nombres o es reservado? gracias.

Respuesta: Seguramente la Superfinanciera no diría los nombres si se le pregunta. Pero si su familiar tiene una cuenta de acciones no hay motivo para preocuparse. Las acciones que se compran a través de las comisionistas de bolsa quedan registradas en Deceval con el número de la cédula del dueño. No las pueden tocar los amigos de lo ajeno. En la comisionista Interbolsa hubo miles de clientes que una vez intervenida la entidad simplemente pidieron el traslado de la cuenta a otra comisionista pues las acciones están desmaterializadas (no hay título) en Deceval. Hubo un número pequeño de clientes que tenían su dinero en efectivo en Interbolsa, a los cuales les tomaron los recursos sin permiso para repos de Fabricato o de Interbolsa y ellos sí perdieron. Los otros que perdieron en Interbolsa fueron los clientes a los cuales les recomendaron invertir en el Fondo Premium, en los Tec de Luxemburgo o en carteras colectivas, pues esos fondos de inversión no estaban en Deceval sino que los manejaba Interbolsa la cual tenía autonomía para invertirlos. La recomendación para cualquier cliente de una comisionista que invierta en fondos o carteras o en otras alternativas distintas a las acciones, es la de informarse muy bien, no tragar entero, pedir comprobación escrita de lo que le ofrecen, hacer muchas preguntas y mantener la vigilancia. Al mismo tiempo los clientes tienen que educarse en cuanto a las nociones básicas de las finanzas personales, aprender cuál es la diferencia entre una acción y un bono, y no entregarse a ciegas a su asesor comercial. Dejarse asesorar pero con criterio propio. Otra medida de protección es tener la cuenta en una comisionista que pertenezca a un banco o conglomerado financiero porque si hay una crisis de liquidez, el banco papá de la comisionista se encargará de salvarla. Eso no ocurrió en Interbolsa, que jugó con su propia liquidez y a última hora no tuvo quien la salvara.

Blog: Detrás de Interbolsa, un cabildo abierto a la ciudadanía sobre el tema.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario