La ética en las élites, tema de reflexión


 

Es muy preocupante la crisis de probidad, moral y ética que estamos viviendo en las altas elites de nuestro país; en donde personas con las mayores posibilidades económicas, de reconocida estirpe familiar y egresados de las más importantes y reconocidas universidades, han sido los actores principales de los actos más deplorables de corrupción, estafa y desfalco tanto de dineros públicos como privados.

Movidos por un exceso de ambición, pese a contar con la fortuna de tener sus necesidades materiales más que cubiertas, sus carreras profesionales exitosas por el contrario con grandes oportunidades de desarrollarlas aun mas, y lo que es más triste enceguecidos por la codicia, el poder y la fama se llevan al traste la honra y el buen nombre de sus familias, el cual había sido labrado con esfuerzo.

Gran parte de la crisis actual de la falta de institucionalidad, de respeto a la autoridad y de confianza que vivimos los colombianos, es producto que quienes deberían ser nuestros referentes como sociedad, llámense funcionarios públicos de alto nivel, militares, empresarios exitosos y magistrados entre otros son los originadores de los mayores escándalos; casos como Interbolsa, Fidupetrol, carrusel de la contratación, falsos positivos, carrusel de las pensiones, solo por mencionar algunos. Que nos espera como sociedad si ese es el ejemplo y mensaje que se está transmitiendo a las personas que aspiran alcanzar tales dignidades o éxitos empresariales.

Otro capitulo producto de esta situación que debe dejar muchas reflexiones, es para nosotros la academia y especialmente para la que está formando nuestras élites, se debe repensar el proceso de formación en valores, la ética y la responsabilidad como ciudadanos ante nuestra sociedad y prójimo, porque estos casos cada vez más recurrentes y aberrantes con egresados de ilustres universidades están demostrando que algo en el proceso de formación integral está fallando.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario