Mockus y Semana

Gustavo Álvarez Gardeazábal

 
FALTARÍA CONOCER CONTRATOS QUE EL MINISTERIO DE DEFENSA Y LAS TRES ARMAS HAN TENIDO CON ESOS MEDIOS.

Para conseguir la paz en Colombia se necesita gastar plata. Eso lo sabemos todos los que queremos la paz sin tacañerías. Las revelaciones sobre pagos y contratos hechos por el Fondo de Programas Especiales para la Paz sirven para que los colombianos sepamos cuánto y a quienes se paga para conseguir tan ansiado objetivo.

Saber entonces cuanto se le paga al doctor De la Calle y a los generales Naranjo y Mora es un reconocimiento que todos aceptamos gustosos. Estar dos o tres años metidos en Cuba negociando con las Farc debe tener una retribución. Y si consiguen la paz deberían darles una prima de éxito.

Pero cuando uno se entera que la fundación de Mockus ha sido contratada entre otras cosas por 480 millones para organizar una manifestación por la paz y que el singular exalcalde de Bogotá nos está vendiendo la marcha del 8 de marzo como un gesto altruista y patriótico, comienza a sonar a engaño del contratista y del contratante.

Y si uno sigue leyendo la lista y encuentra que la revista Semana fue contratada por 1.082 millones para promover pedagógicamente la paz y que a RCN y a Caracol Radio y TV, se les pagaron sumas grandes por la promoción de la paz, el asunto ya no suena a engaño solamente sino a control de los medios para ayudar a la paz.

Faltaría conocer los contratos que el Ministerio de Defensa y las tres armas han tenido con esos medios, y con algunos de sus periodistas, para que el tejido quede completo y entendamos el criterio del gobierno para pagarle a unos por el servicio y a otros para poder insinuarles la mordaza a sus periodistas que no sigan indicaciones de la mesa de Juan.

 El Popó del gato

PARECE QUE SE VOLVIÓ NORMA DEL RÉGIMEN PALOMINO TAPAR LAS ‘POPOSEADAS’ DE MIEMBROS DE LA INSTITUCIÓN

Quienes tenemos gatos sabemos muy bien sobre la cualidad de estos felinos de tapar el popó con lo que sea para evitar que huela y, sobre todo, para que no los critiquen.

Con el examen a los patrulleros de la Policía Nacional, que denunciaba aquí la semana anterior, está pasando lo mismo porque parece que se volvió norma del régimen Palomino tapar las ‘poposeadas’ que algunos miembros de la institución hacen cada tanto.

Así fue por años con el caso de ‘Porrón’, aunque al general Penilla de la Metrocali lo oí hablando de suboficiales y agentes comprometidos en la protección del extorsionador.

Con los famosos exámenes a los 28 mil y pico de patrulleros para un poco menos de 3 mil cupos, el asunto se está pasando de castaño a oscuro. La FM y RCN han estado mostrando videos y declaraciones de los afectados que no han podido ser respondidas con entereza. La UNAD que hizo los exámenes sacó un comunicado que evade responsabilidad.

Pero hay un caso como para la Procuraduría que muestra hasta dónde se está llegando en el afán de tapar la embarrada regando el popó. Al policía con c.c. 13198966 le llegó el 2 de febrero un pantallazo donde le comunican que obtuvo 5.988.316 puntos y ocupó el puesto 2.585, es decir, ascendió. Y el lunes 9 de febrero le llega otro pantallazo con el mismo puntaje, pero que ya ocupa el puesto 6.133. ¿Quién metió la mano?

El Ministro debería ordenar dar la cara y anular los exámenes, aunque los que ya pasaron tendrían todo el derecho a protestar.

Por GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario