Ortiz no resarce ni a su esposa


 

Escribe RAJ:——-Hola Alberto,

Comparto el comentario de GA: me parece muy precipitado el artículo sobre el análisis de los errores del informe de KPMG. De nada nos vale saber que el dinero que se le giró a la señora Ruiz, por ejemplo, viene de otra cuenta de Ortiz y no de la del fondo Premium: está demostrado que utilizaban el dinero de Premium como dinero de bolsillo, ¿cómo saber que el dinero que llegó a Ruiz no procedía de Premium previo paso por una de las empresas fachada de Ortiz? Acuérdese de que no sabemos todavía en dónde están todos los 187 millones de dólares que se robaron.

Este capítulo estaría hace mucho tiempo cerrado si Ortiz, Maldonado y los Jarapillos cumplieran con su obligación de resarcir a las víctimas. Para mí la mala noticia no es que pueda haber errores en el informe de KPMG (falta escuchar la versión de los peritos) sino que Ortiz no resarce ni siquiera a su esposa y la madre de sus hijos. ¿Qué esperanza nos queda a nosotros?
Olvidé agregar una pregunta, Alberto: La señora Ruiz dice que es periodista y aún así defiende a su marido. ¿Cömo explica que lo hayan sancionado con 10 años de muerte comercial? ¿Un montaje o falso positivo?

Cordial saludo————COMENTARIO: El informe de KPMG trae errores no solamente sobre la cuenta de Viena Ruiz sino también equivocaciones de fondo en otras materias. Considero un engaño a las víctimas que la firma de auditoría no analice las pruebas que se le entregaron con objetividad. A los clientes de Premium no les dijeron que su plata iba a parar a los bolsillos de Víctor Maldonado y a ayudar a Corridori a mover la acción de Fabricato. También es un engaño que ahora KPMG se invente operaciones que no ocurrieron. La Supersociedades tuvo que pagar honorarios por un informe defectuoso. Las acusaciones contra los responsables de Premium no deben ser severas sino severísimas y fundadas en pruebas irrefutables. Con sus errores KPMG logró que se desviara la atención de los delitos graves que se cometieron. —–Es comprensible que las víctimas vean en Juan Carlos Ortiz, Maldonado, Corridori, Tomás y Rodrígo Jaramillo, a quienes les manejaron con engaños su dinero de forma que no se puede recuperar. Pero es muy fácil echarle toda la culpa a ellos. ¿Y los que estaban más arriba? La responsabilidad del presidente y del superfinanciero que eran los encargados de vigilar preventivamente para que ni Corridori ni Jaramillo ni nadie pudieran jugarse la plata de los clientes? Al médico cirujano que en una clínica hace estragos le cabe obviamente responsablidad, pero mayor es la de la institución que le permite que sin ser idóneo lastime a los pacientes. Obnubilarse contra Ortiz, Jaramillo, etc es facilitar la impunidad de quienes tenían obligación de vigilarlos y demerita el fundamento de la acción de grupo de las víctimas de Premium, que es que se reconozca la falla en el servicio de vigilancia y que la Nación indemnice a las víctimas.

Blog Detrás Interbolsa

Por Alberto Donadio

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario