!PENSILVANIA! cumple el 03 de febrero el 155° aniversario (II)

Compártelo:

!PENSILVANIA! cumple el 155° aniversario, con tal motivo, nuestro colaborador, Mario Arias Gómez, preparó una nota laudatoria, como homenaje a la hidalga ‘Perla del Oriente de Caldas’.

Homenaje al que se suma, gustosa 

La Otra Cara – Dirigida por Sixto Alfredo Pinto

¡ A PENSILVANIA! (Segunda parte)

 

Caleidoscopio de sorpresas, donde desplegué -por primera vez- las alas de la libertad; comenzó la familiar aventura existencial, donde cumplido el transitorio, oxidado, efímero periplo vital, aspiro que mis cenizas se esparzan en su campiña, a efecto de seguir -como dice la endecha inmortalizada por Mercedes Sosa- “cantando al sol, como la cigarra después de un año bajo la tierra, igual que sobreviviente, que vuelve de la guerra”.

Fueron sus primitivos lugareños, los indígenas Pantágoras, descendientes de los Caribes; exterminados en la conquista española. Aparecen luego, entre 1540 a 1550, Baltasar Maldonado, emisario de Gonzalo Jiménez de Quezada y Álvaro de Mendoza, plenipotenciario del Mariscal, Jorge Robledo, ávidos de oro, de acumular feraces tierras, fracasando en su intento por colonizar la región, dada lo agreste, indomable y salvaje de esta, la cual permaneció 300 años deshabitada.

Maníacos, libidinosos, insaciables representantes -de pipis alegres, hiperactivos- que se dedicaron a ‘someter’ -sin pudor- a las excitantes indias. En 1860 aparecen los comerciantes venidos desde ‘Antioquia la Grande’ -vía Sonsón-, en busca de abreviar el camino entre Salamina y Honda, dando nacimiento -como paraje intermedio de reconstrucción, renovación de fuerzas- a la reluciente, seductora posada, ¡PENSILVANIA!, convertido en municipio el 18 de diciembre de 1872, con una extensión de 523 kilómetros cuadrados, y sus límites fijados por Decreto.

Figuran -entre otros- como ‘Padres Fundadores’: Isidro Mejía y Manuel Antonio Jaramillo, siendo, Pedro Justo Berrío, presidente del Estado Soberano de Antioquia.

Enfervorizado, alzo la copa para brindar este 03 de febrero -nuevo aniversario-, por el ancestral emporio, como hace 55 años que, veinteañero, lo hice, rebosante entonces de vitalidad, energía que imaginaba interminables, al llegar comisionado por el Instituto de Radio y Televisión Nacional, a participar de la magna conmemoración del Centenario, por invitación de Otto Aristizábal -Alcalde- siendo reina de las festividades, la linda e inteligente, Selma Ospina Gómez, hija del prominente e intachable Juez promiscuo, Bernardo Ospina+.  

Celebración perennizada mediante registro fílmico, documento cedido por el suscrito a la ‘Casa de la Cultura’, a través del alcalde, Darío Ramírez Gómez, ‘Chuchomugre’, quien, en forma injuriante lo desapareció. Ejemplar irresponsabilidad funcional -de lesa tradición- por la que responde históricamente, tomando en cuenta que el inédito registro testimonial -único-, lo recibió, oficialmente, el 13 noviembre de 2010, en la Capilla del Colegio, en solemne acto, público, pasando a hacer parte del inventario físico de la Alcaldía. Requerido el respecto, no dijo: esta boca es mía. Templo del saber -presidido por Germán Arcila-, que conmemoraba entonces el cincuentenario de la promoción de bachilleres (1960) de la que hicimos parte. 

Reliquia que recoge parte de la memoria colectiva de ¡PENSILVANIA!, y que hoy pongo nuevamente a disposición de los interesados en evocar, recordar nuestros antepasados, antes que el paso del tiempo -in articulo mortis-, termine por desgastar completamente, el mármol de sus tumbas, o que el corrosivo polvo del olvido las cubra por completo. Coterráneos de postín que podrán rememorarse en el siguiente link: (Haga click aquí) convertidos -la mayoría- en “polvo camino a las estrellas”, como describió la muerte, alguien cercano a mis afectos.  

Ejemplifican la galería de inmaculadas, esclarecidas celebridades pensilvenses: el cimero, Milciades Cortes+, los eminentes, Hermanos Gonzalo Carlos+, Estanislao Ruíz+, (Luis María Rodríguez Franco) rector del Colegio (1955), también poeta, Lumaro Franco (seudónimo). Depurados, lustrosos intelectuales, imbuidos por cabal patriotismo, sindéresis, espíritu cívico de servicio; ejemplos a seguir para las generaciones posteriores.

En representación del semillero de bachilleres, destaco la descollante, brillante, elogiosa ‘Promoción de oro’ de los primeros bachilleres, encabezados por el encumbrado, destacado neurólogo, Gerardo Aristizábal Aristizábal, ‘Premio nacional de Ciencia (1972), ‘Alejandro Ángel Escobar’, uno de los galardones científicos más honoríficos de Colombia, no sólo por la excelencia de los enaltecidos, sino por el rigor de los jurados encargados de adjudicarlo. Actual decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad del Bosque.

Completan el mosaico: El General (E) Ubaldo Franco+; Alfonso Salazar+, Jaime Zuluaga+, Hernán Ramírez+ (‘Pezuñita’), Carlos Navarro+, conterráneos quienes se nos anticiparon en el viaje eterno, Guillermo Hincapié; Duván Murillo; Hernando Jiménez.

En lo social, la galería de honor la conforma una pléyade de prohombres, paradigmas de valores cívicos al servicio de la causa del paisanaje.  Entre las proverbiales, excepcionales figuras, menciono -no sin antes pedir excusas a quienes por olvido involuntario no menciono- a:

Juan B. Escobar e hijos (Alberto, Ramiro; Mario, Alonso), Oscar Iván Zuluaga (nieto); Tulio, Rufino y Olegario, Javier, Rodrigo Ramírez (Gaspar); Roberto Estrada (médico) e hijos (Roberto, Alcides, César, Gabriela, Lucero), Pedro Ruiz, Bernardo Herrera, Urbano Ruiz, Félix Arias, Fortunato Zuluaga, Ismael ‘Maelo’ Ramírez y esposa, Leonor Duque; José Alarcón (educadores); Marita, Germán, Emilio Gallo; Moncho Franco; Rómulo Jaramillo y esposa Rosario; Abraham, Samuel, José, Arnoldo y Jorge Salazar (Chamique); Pablo Emilio Duque; Pompilio Gutiérrez; Roberto Cardona (‘Buñuelo’); Alpidio Ramírez; Leonidas Estrada; Aurelio Hoyos; Tiberio, Luis (‘El chato’) Aristizábal; Manuel López (Ñero) y esposa, Isabelita Escobar e hijos (Manolo, Ema, Ramón, Carlos, Gustavo y Jaime), Luis Carlos Hoyos y esposa Candelaria Escobar; Antonio Ramírez y esposa, María Ramírez e hijos (Ana Elsa, Aracelly, Amilvia, Cecilia, Gustavo, Fanny, Jairo, Obed-, Tito Ospina; ‘Toño’ Gómez; Vicente Hincapié; ‘Pacho’ Hoyos; Eduardo picarito’ Aristizábal e hijos (Ramiro, Melva y Fanny); Lalo Gallo; Darío Maya. (Continúa)

Bogotá, D. C. 31 de enero de 2021

 

YouTube video

Compártelo:
Imagen por defecto
mario arias gómez
Abogado, periodista y escritor


Deja un comentario