Porqué participé en la marcha del 1 de abril de 2017


 

Yo  marché, ante todo,  por Colombia mi Patria Grande la que como bien dice  la oración: “Colombia Patria mía, te llevo con amor en mi corazón,  creo en tu destino y espero verte siempre Grande, respetada y libre…”.

Al marchar, no  lo hice  por convocatoria partidista. Desde luego marché contra el Presidente Juan Manuel Santos por su entrega a las Farc y al comunismo. Marché por defender la democracia amenazada por las Farc y Santos quienes cumplieron su objetivo como lo contempla y propone el Foro de San Paulo creado en los años de 1990,  por iniciativa del líder comunista cubano Fidel Castro.

Marché por nuestros hijos y nietos que deben vivir en el país lindo, hermoso y grandioso que nos vio crecer y debemos garantizar y luchar porque así continúe y sea siempre.

Marché porque no creo en la impunidad de las FARC. Sus crímenes atroces en su largo prontuario delictivo de más de  cincuenta y cinco años,  requieren que sus líderes combatientes, respondan por los crímenes violentos por ellos cometidos.

Marché porque en casa, ante inadmisible cascada tributaria,  ya solo trabajamos para pagar impuestos que hoy sabemos los transforman en buena parte en  mermelada. En mi familia nos alarma ver como nuestros impuestos NO representan  mejoras en seguridad, educación, trabajo e infraestructura.

Los cánticos y las arengas de los participantes de la marcha,  fueron un solo sonido y una sola verdad: “NOS MINTIERON NOS ROBARON EL RESULTADO DEL PLEBISCITO”,  por supuesto, “FUERA SANTOS”.

Demostramos los adultos y los adultos  mayores que tenemos mucho aliento aún por entregar. Al concluir la marcha dimos  muestra de gran civismo. Vi igualmente jóvenes que respaldaron esa iniciativa, quienes saben la importancia de luchar y comprometerse por su país.

La Policía nos alentó a marchar. Siempre estuvieron atentos en protegernos pero lo mejor de todo, los agentes saben y reconocen que nuestra marcha lucha por la defensa de nuestras gloriosas Fuerzas Militares, hoy seriamente amenazadas por la injusticia de la Justicia Especial transitoria,  que rechazamos puntualmente.

Tenemos que seguir trabajando y luchando por nuestra Patria. Tenemos un gobernante ilegítimo ya que se demostró que se  permeó su campaña con dineros de la empresa brasilera corrupta Odebrecth, cuando de su reelección se trató. Pero también lo es,  porque  se aceptó por el gerente de la misma campaña,  que su primera elección violó los topes electorales y no registró el ilegitimo aporte de empresa extranjera.

Seguiremos marchando pero hay que hacer más mucho más.  Por ahora debemos unirnos en torno a las voces que exigen “NO MAS SANTOS”.  Estamos en lucha contra la desinstitucionalización que nos causan esas leyes habilitantes al mejor estilo venezolano, como son las leyes inadmisibles e inconstitucionales del trámite rápido o FAST TRACK.

  1. Un sentimiento de solidaridad por nuestros colombianos que los atacó la naturaleza en Mocoa (Putumayo). Paz en sus tumbas. Dios les tenga en su reino.

Bernardo Henao habla sobre Alejandro Ordóñez

Por Bernardo Henao Jaramillo

Abogado e investigador

Decimos lo que otros callan
Cargando...