¿Quién responde por el error sobre la supuesta transhumancia de los bogotanos?

Según el Consejo Electoral los bogotanos pueden votar sin problemas donde inscribieron sus cédulas

 
Se habla de irregularidades en un software, pero la entidad electoral no se ha pronunciado sobre este caso.

Ante las miles de quejas de la ciudadanía, el Consejo Nacional Electoral (CNE) rectificó la polémica resolución que anulaba la inscripción de más de 70.000 cédulas de ciudadanía porque consideró que estos ciudadanos estaban incurriendo en trasteo de votos o trashumancia. Como consecuencia, se revierte esta orden y los ciudadanos en Bogotá pueden votar donde inscribieron sus documentos de identidad.

“Tomamos la decisión de revocar la resolución 3850 correspondiente a la trashumancia para las elecciones en Bogotá, porque se encontró que al Distrito Capital se le había dado tratamiento a las distintas localidades como si fueran municipios separados”, explicó el vicepresidente del CNE Felipe García.

Según Caracol Radio, el magistrado reveló que se actualizará la plataforma web para que los ciudadanos puedan a través de internet confirmar que su cédula está habilitada para sufragar donde habían inscrito la cédula. “De no ser así, podrán tramitar el respectivo recurso de reposición”, aclaró.

Según expertos, al parecer se trató de un problema con un software que identificaba a las personas mayores de 18 años, aptas para votar, que se hubiesen trasladado en los últimos cinco años de domicilio en Bogotá y que habrían inscrito su cédula cerca a su nueva residencia por su comodidad.

El sistema buscó aleatoriamente y seleccionó a algunos de esos ciudadanos (incluyendo a algunos que ni siguiera habían cambiado el lugar de votación, sino que simplemente trasladaron su sitio de residencia) y los señaló como trashumantes, basado en un cruce de datos suministrados por diferentes entidades, como por ejemplo, las EPS, el Sisben o el Fosyga, que es el Fondo de Solidaridad y Garantía del Sistema General de Seguridad en Salud de Colombia.  Lo cual fue un grave error, porque trasladarse de casa o inscribir su cédula en otro sitio de la ciudad, no es un delito en Colombia.

A todos los escogidos les llegó un mensaje de texto a sus teléfonos celulares en el que les informaban que estaban implicados en la trashumancia y les anulaban su cédula, por lo cual no podían votar el 25 de octubre de 2015  o deberían votar en el último sitio donde lo habían hecho. Y lo peor, hay casos de personas que ni siguiera están inscritos para votar y les anularon la cédula.

Eso generó caos y confusión entre los capitalinos, que se quejaron ante los diferentes medios de comunicación. Para expertos juristas, legalmente esto es una clara violación del derecho al voto o a elegir libremente. Además el Consejo Electoral podría estar expuesto a demandas para anular las elecciones en algunos lugares de Colombia, donde se presenten estas anomalías. El caso afecta a más de 1.600.000 personas en todo el país, quienes se sienten judicializados, al ser vinculados con la trashumancia que es un delito en Colombia y se paga con cárcel. Los volvió delincuentes sin serlos. Pero para fortuna de muchos, la Fiscalía General de la Nación ya aclaró que no procesará a esta personas porque reconoció el error del Consejo Electoral.

A raíz del escándalo masivo, el CNE anuló la polémica resolución 3850. Lo cual significa que los bogotanos afectados podrán votar sin problemas, en el papel, donde inscribieron su cédula. O si no aparecen en las listas, deben ir a las instalaciones de Corferias. El Consejo también explicó que las personas afectadas también podrían interponer un recurso de reposición para ejercer su derecho al voto, que se les resolverá en uno cinco días hábiles, lo que deja claro que algunos damnificados definitivamente no podrán votar por esos días hábiles se cumplen después de las elecciones.

El fin de la medida del CNE era buena y legal, al tratar de buscar personas que estuvieran cometiendo el delito de trashumancia, pero definitivamente el método empleado por el citado software no funcionó y afectó a gente decente que no estaba implicada en ilícitos.

¿Cuánto costó este software? y ¿quién responde por esta falla o mala manipulación del sistema en el CNE, que generó la gigantesca arbitrariedad en el cuestionado sistema electoral colombiano?

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario