Algo Pasa

Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

¿Por qué frenamos si íbamos tan bien ? ¿En donde se fué la mano que se asustaron y se fueron? ¿Y si exportar es tan buen negocio por qué no trabajamos y producimos mas?   

Algo tiene que estar pasando para que en este país apenas el peso se devalúa y pasamos de dólar a 1.800 para dejarlo en 2.500 se bajen tan radicalmente las exportaciones y no se aprovecha el momento.

Que las exportaciones bajaron porque el petróleo bajó dicen algunos. ¿Pero no dizque habíamos firmados unos TLC que iban a ser la panacea para poder exportar hasta aguacates y pitayas y hortensias a Europa, USA y Korea ?

Algo debe estar pasando en el manejo de la economía cuando nos volvimos  una sociedad subsidiada por menos del 17% que pagamos impuestos directos.

Y algo debe pasar si entre IVA, CREE, Retefuente, Imporenta, Predial, 4 por 1.000, Industria y Comercio en vez de tener con qué financiar grandes obras pasamos las verdes y las maduras para construir las 4G

Algo debe pasar cuando para conseguir los 56 billones de las vías los bancos pujan para facilitar 15 billones porque no es rentable, y en cambio si muy riesgoso, recuperarlos en 18 o 20 años.

Algo debe estar pasando para que en los 5 años del gobierno de Santos se hayan ido la Mazda, Michelin, Chiclets Adams, Bayer y mas de una minera. Minhacienda dice que todo va bien. El colombiano común que tiene unas antenitas y no las manos de pulpo de Mauricio Cárdenas ha dejado de consumir según lo muestra la última investigación de RADDAR.

¿Por qué frenamos si íbamos tan bien ? ¿En donde se fué la mano que se asustaron y se fueron?¿Y si exportar es tan buen  negocio por qué no trabajamos y producimos mas?

Se nos había olvidado cómo era la Guerra

LA GUERRILLA, ESTÁ EN INDUDABLE CONDICIÓN DE DESVENTAJA FRENTE AL ESQUEMA DE BOMBARDEOS DE LAS FUERZAS CONSTITUCIONALES.

Se nos había olvidado cómo era la guerra. Como están conversando todos los presuntos jefes guerrilleros en La Habana sobre la posibilidad de paz, se nos olvidó que la guerra no la hacen las prominentes barrigas ni los generales vestidos de civil allá sentados, sino los guerrilleros rasos y los soldados de fusil.

Como la tregua unilateral que decretaron las Farc apaciguó los ánimos y apenas si se ampollaron cuando masacraron a los soldados en el polideportivo de La Esperanza, pero ni roncha nos salió cuando mataron unos cuantos guerrilleros aquí y otros allá, ni cuando cayeron policías y soldados regados por la geografía nacional, los hechos de guerra de estos días nos han despertado.

La guerrilla, en indudable condición de desventaja frente al esquema de bombardeos de las fuerzas constitucionales, tuvo y tendrá que soportar ataques iguales de dañinos y dolorosos porque nunca usó misiles tierra-aire ni modificó su esquema anacrónico de guerrillas para volverse ejércitos de verdad.

Pero si resisten, enterrándose en catacumbas como hicieron los vietcong para esconderse de las bombas de napalm de los Estados Unidos, esta guerra que creíamos a punto de acabarse puede recrudecerse cruelmente.

Lo grave es que si los guerrilleros se levantan de la mesa de conversaciones de La Habana u obligan al Gobierno de Santos a levantarse, no solo habremos perdido otra vez la esperanza, sino que conociendo el temperamento del señor presidente, lo que habrá aquí no será una guerra sino “barrida y limpia”, como hicieron en Sri Lanka, pues así lo han recomendado también los asesores extranjeros que ayudan a la paz, pero tienen como plan B repetir aquí lo de la isla del Índico.

Por Gustavo Álvarez Gardeazábal

Tomado del diario ADN

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario