“Tu Viaje Interior: reflexiones para un nuevo camino”

Fotografía: Juan Pablo Martí 

 

Las pruebas de la vida, son una oportunidad para elegir vencer o derrotarse. Nada de lo que nos pasa, es culpa del destino. Cada afirmación o negación nos pertenece. Aceptar esa responsabilidad de no seguir culpando a Dios y a los demás de lo que nos ocurre, es la actitud más acertada y honesta, que permite nuestra salida de la cárcel emocional para alcanzar la libertad interior.

En el fondo eres dueño de ti mismo y al no saber qué hacer ni cómo asumir las consecuencias de tus acciones, arriesgas tu esencia vital y experiencia sagrada, al ponerlas en manos de consejeros emocionales cientificistas o seudocientíficos, guías religiosos fanáticos, maestros y gurús de moda y supersticiosos agoreros, buscando el camino fácil para no confrontarte al evadir preguntas sustanciales del alma como: ¿quién soy yo? y ¿qué es lo que realmente quiero?

Dios nos ama tal y como somos, su amor es incondicional y su deseo es que aprendamos a cuidar de nosotros mismos desde la amabilidad y la compasión, para alcanzar la madurez espiritual que no es otra cosa que el arte de vivir en paz, dejando el control de la mente y buscando el equilibrio en el camino medio, es decir sin exageradas expectativas, deseos y ambiciones en nuestras vidas.

Por: Armando Martí 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario