El Dragón no duerme, solo se transforma

China

 

China en la última década llevaba una tasa promedio de crecimiento del PIB del orden del 10%, lo que le ha permitido ser responsable de más del 16% del PIB mundial, pero inicio un proceso de diminución de su crecimiento el año anterior no alcanzara el 7%, y quedo demostrado que cuando China estornuda el mundo se revuelca pero si ya es una gripa el mundo entra en pánico.

Pero lo que debemos entender es que China está viviendo un cambio de su modelo económico el cual estaba basado en dos pilares la inversión y la producción de bienes industriales para exportación, el cual hizo conocer a China como la fabrica del mundo e igualmente el gran comprador de materias primas para solventar su desarrollo industrial e inversión en infraestructura.

Pero el nuevo modelo se sustenta en el aumento del consumo interno (no olvidemos que es el mercado más grande del mundo), pero hoy en día tiene tasa de consumo muy baja comparada con los países desarrollados, e igualmente piensa disminuir el peso de la industria en su PIB (hoy en día es el 50%) con un aumento del sector servicios. Con esta gran apuesta China busca obtener unas menores tasas de crecimiento a las que nos tenía acostumbrados, pero aun muy importantes del orden del 6.5% anual.

Pero el modelo no es viable sino empezaba una apertura y transparencia de algunas de sus variables económicas que aun están fuertemente intervenidas por el gobierno; iniciando una depreciación de su moneda el yuan para dejarla flotar más libremente al mercado buscando ser aceptada como una divisa de referencia en el mercado, pero esta situación le desinflo la burbuja de su índice accionario, con grandes repercusiones en las otras divisas y bolsas del mundo pero sintiéndose más fuertemente en los países emergentes como Colombia, otro sacrificio será cambiar su modelo energético que hoy en día depende en más del 70% del carbón, pero con grandes consecuencias ambientales (esto igualmente afecta a Colombia exportador de este producto) y también flexibilizo su modelo demográfico quitando la política del hijo único debido al envejecimiento de su población.

Lo único cierto es que el mayor don chino es la paciencia para el logro de sus objetivos, el dragón no duerme solo se transforma.

Carlos Patricio Eastman

Por Carlos Patricio Eastman Barona

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario