Chapeau Obama

Rafael Aristizábal

 

Valientemente el gobierno de los Estados Unidos ha establecido los primeros puentes de comunicación con la dictadura de Raúl y Fidel Castro, a la vez que sanciona económicamente un primer grupo de funcionarios de la dictadura Venezolana. Algo que para nada es una simple casualidad.

Muchas críticas se le han hecho al presidente Obama por su quizá escasa imagen de presidente imperial, como es común en el hombre que siempre ocupa la casa blanca. Pero el paso que ha dado con respecto a Cuba restableciendo las relaciones diplomáticas (así sea tímidamente), es una jugada estratégica que merece un gran reconocimiento, a pesar de la oposición que ha encontrado en diferentes voces del parlamento norteamericano.

Obama

- Publicidad -

El bloqueo económico al que EEUU sometió al régimen de Fidel Castro y su hermano hace 50 años, gracias a acciones temerarias y expropiaciones arbitrarias de propiedades de estadounidenses en la isla por parte del régimen, parece que cambiará de dirección. La destrucción económica de la isla por parte del régimen, la constante presión internacional por la evidente violación a los derechos humanos, y el estallido de la billetera venezolana quién sostenía la economía cubana, parece haber obligado a Raúl Castro a entender (así sea a regañadientes) que el país caribeño debe transitar de su férrea, babosa  e inútil política “antiyankee” a una que libere mucho más las acciones económicas por parte de los cubanos. Así sea progresivamente, aunque lo mejor sería que los dos hermanos dictadores abandonaran el palacio presidencial de Cuba.

Mucho del torpe y mediocre discurso anti occidental y pro-ruso que se ha gestado en Latinoamérica ha tenido mucho que ver con las determinaciones de EEUU con Cuba en el siglo XX, desde Perón hasta Allende, desde el tristemente célebre Hugo Chávez hasta el comediante Nicolás Maduro, han expresado como un coro de viudas su dolor por la situación de la isla, eso sí, nunca por las 60.000 empresas que Fidel confiscó, o los abusos a las damas de blanco ni los disidentes presos en mazmorras. Jugando como enanos ante el gigante se dedicaron a crear organizaciones de mala muerte como el ALBA o paquidérmicas comparsas de inutilidad como la CELAC, donde Cuba como siempre, ha sido exaltada. Hoy Obama ha dejado sin piso mucha de esa retórica insípida en la Cual Cuba es víctima y EEU un tirano. Mientras Nicolás mandaba a quemar las visas estadounidenses Raúl Castro hablaba con Obama. Así que parece que ésta especie de guerra fría entre EEUU y uno de sus hermanos latinos comienza a transitar por un sendero pacificador, aunque el idiota latinoamericano buscará otros motivos para seguir rebuznando su tercermundismo.

Y no siendo suficiente para Obama ésta gran determinación, ahora termina la faena firmando el decreto que sancionaría a 56 funcionarios de la dictadura del PSUV entre los cuales se destaca Elías Jaua. Éstos han sido señalados de ser responsables de violaciones a los DDHH,  a éstos sujetos les fueron congelados sus bienes en EEUU, así como fueron restringidas la emisión de visas para ellos. Maduro herido respondió que Obama “ha dado un paso en falso”. Diosdado se soba en silencio.

Como conclusión se puede decir que en un día el presidente de los Estados Unidos ha matado dos pájaros de un tiro. Va logrando desinflar el bravucón discurso antiimperialista de varios gobiernos latinoamericanos, así que ésta ha sido una fecha para valorar en esa anhelada búsqueda democrática que  conduzca a Cuba por un camino que la lleve de la miseria y la opresión, a la democracia y la libertad.

 Por Rafael Aristizábal

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario