Ejército Nacional Hoy y Siempre

Ejército de Colombia.

 
CR. ® OSCAR RICARDO COLORADO BARRIGA

¿Qué decir frente al pronunciamiento hecho por el Señor General Comandante del Ejército Nacional, en relación a la muerte de alias Popeye? Tristemente desafortunado, casi con inocencia, el señor General Zapateiro cayó en el juego maquiavélico de una prensa amarillista y mal intencionada.

Mi General, con franqueza le digo, los soldados de ayer ni hoy, lamentamos la muerte de este sujeto, respetamos los designios del Creador, pero no olvidamos los crímenes cometidos, nuestro apoyo irrestricto a las víctimas y un NO rotundo al flagelo de las drogas, como bien lo dijo usted, “Es un cáncer que tiene en estos momentos con metástasis a nuestro país”.

No se trata ahora de solidaridad de cuerpo o intentar minimizar el desliz de parte suya, pero tampoco permitir que esta misma prensa, califique a la institución Militar de cohonestar con estas organizaciones criminales o a usted mi General de enredarlo con narcotraficantes.

Jamás estuve bajo sus órdenes directas, pero su trayectoria en la vida Militar ha dejado huellas fáciles de identificar y valoro el concepto que siempre escuche de sus subalternos, principalmente los soldados adscritos a unidades especiales, lo describían con sincero afecto y profundo respeto, cualidades que identifican a verdaderos líderes.

Mi General permítame decirle, que como soldado y hombre de fe creo en sus explicaciones y me niego a relacionarlo a usted con el nefasto General Mejía, el Glorioso Ejercito que usted tiene el honor de Comandar, está integrado en su mayoría por hombres y mujeres con principios y valores, ávidos de un líder que los arrastre con su ejemplo y los subyugue con su conocimiento.

Solo usted tiene la oportunidad de enmendar lo dicho, DESPIERTE a sus hombres y al frente de ellos, lidere una lucha sin cuartel, en contra del narcotráfico en toda su cadena, las guerrillas del ELN, crimen organizado, minería ilegal, BACRIM, mal llamadas disidencias de las FARC y todo generador de violencia; hay mucho por hacer. Solo la acción ofensiva produce resultados y al interior de la fuerza una cruzada sin contemplaciones a todo acto de corrupción.

Con humildad le digo mi General, hay que volver a lo básico, no más confusión dialéctica, no se distraiga con ejércitos multimisión, paquidérmicos como DANTE (dirección de aplicación de normas de trasparencia del ejército) o DAMASCO (nueva doctrina), conceptos del astuto mono Mejía que solo sirvieron para frenar el ímpetu de combate, confundir y sumir a la institución en hechos de corrupción. Doscientos años de historia nos acompañan, PATRIA, HONOR, LEALTAD engalanan nuestro escudo y sintetizan la verdadera misión constitucional.

Nadie tiene la autoridad moral para pedir su retiro, mucho menos políticos de dudosa reputación o periodistas sin asomo de vergüenza, aquellos que al sentirse cuestionados por su mal proceder y falta de objetividad responden con vulgaridad y violencia, solo su conciencia lo juzgará mi General, si pierde la oportunidad de LIDERAR CON HONOR AL GRAN EJÉRCITO DE COLOMBIA.

POSDATA 23: Señor Presidente, el ELN es una amenaza latente, su orientación marxista-leninista y pro revolución cubana, los enmarca dentro de una línea retrograda e insensata, ellos al igual que las FARC, entienden que el diálogo es simplemente otra forma de alcanzar sus propios objetivos, el anterior proceso los fortaleció en hombres y armas, su cercanía al régimen venezolano los puso en contacto con grupos extremistas de oriente medio. Solo queda combatirlos con fuerza y sin tregua, cualquier misión cubana que entre al país con la careta de educación, deporte o salud, es un verdadero peligro. EXIGA LA ENTREGA DE LOS CABECILLAS DEL ELN.

 [email protected]

 Twitter: @ricacoloradodo

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario