“El Conocimiento de la Constitución”: Es lo que recomienda Antonio Lizarazo, Pte Corte Constitucional

Compártelo:

Por: Eduardo Padilla Hernández, presidente  Red Colombiana de Veedurías.

La entrevista que, recientemente, Antonio José Lizarazo, presidente de La Corte Constitucional, le concedió a Yamid Amat, me trajo a la memoria el recuerdo de aquellos tiempos cuando en 1979 comencé a estudiar derecho en la Universidad Libre. Desde el primer semestre fui representante de mi curso en el Consejo Estudiantil. Pocos meses después fui su presidente durante los 5 años de universidad. Allí estudiaban muchos simpatizantes de la Juco, Moir y liberales, entre otros. Allí conocí a un dirigente aplicado y a varios intelectuales que dirigían un colectivo de estudios denominado Antonio Granchi. Eran excelentes estudiantes y, junto con mi grupo, dirimíamos temas importantes de esa época en la universidad libre. Organizábamos debates con personajes de la talla de Esteban Bendeck Olivella, Ciro Roldán, Ernesto Amesquita, José Antequera, Manuel Gaitán (tío de Jorge Eliecer Gaitán) y Jorge Córdoba, entre otros.

A menudo yo invitaba a Rodrigo Lara y a Luis Carlos Galán a la universidad, con el fin de que participaran en nuestros eventos intelectuales. Allí conocí al que, por cariño, le llamamos el flaco Lizarazo, el actual presidente de la Corte Constitucional, quien desde muy joven mostró su talento y disciplina como hombre estudioso. Por eso hoy quiero destacar su labor al hacerle este reconocimiento, porque él ha seguido sus ideales y no se contaminado. Colombia necesita personas transparentes con el talante y el carácter de Antonio José Lizarazo, quien como cabeza de ese importante órgano jurisdiccional del sistema judicial colombiano, ha iniciado una campaña con miras al conocimiento de la Constitución, un programa dirigido a las niñas, niños y jóvenes que habitan en todo el territorio nacional.

El conocimiento de la Constitución es el único camino que nos queda para salvar la patria de la oscuridad tenebrosa producida por tres nubes sombrías que nublan el buen nombre de nuestro país: Ignorancia, corrupción y violencia; estos tres espíritus del mal se pasean, como Pedro por su casa, por todas las esferas de nuestra amada República de Colombia, un hermoso país que ha sido socavado por esos tres componentes adversos, que como lobos rapaces no perdonan el rebaño, no sienten ni una gota de amor por nuestra nación, actúan sin el menor sentimiento nacionalista, ajenos al sentido de pertenencia, como si se tratara de una invasión extraterrestre, como si Colombia no fuera la tierra donde ellos nacieron.

Una persona sensible no puede entender cómo alguien puede actuar sin la noción del sentido de pertenencia por su patria. Es inaudito que alguien no sienta la satisfacción de ser parte del pueblo colombiano.

Cuando Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, no se refería a él como persona, sino a un conocimiento, a un nuevo pacto. Pero desde antaño el conocimiento ha sido enemigo de la élite, la cual mató a Jesús y luego a Pablo. Este era el encargado de llevar la bandera de ese nuevo conocimiento.

Haciendo un parangón y teniendo en cuenta que actualmente vivimos nuevas circunstancias, enhorabuena, el presidente de la Corte Constitucional, Antonio José Lizarazo, está convencido de que difundir la Constitución debe ser una actividad permanente del Estado; por esta razón el presidente de la Alta Corte anuncia una gran campaña para que todos los niños y jóvenes del país conozcan sus derechos a través de instrucción cívica en todas las instituciones educativas de la Nación.

La Constitución de Colombia consagra en muchos de sus artículos la importancia que tiene el conocimiento de los derechos de los niños del país; sin embargo, la Corte Constitucional halla que esos derechos no se cumplen, fundamentalmente, por el desconocimiento que los mismos menores tienen de nuestra Constitución.

Con esta campaña que ha emprendido el doctor Antonio Lizarazo, la Constitución Política se convertirá en un instrumento de unidad de los colombianos, que dará lugar a que el pueblo junto y unánime, al hablar un sólo idioma constitucional, se trasforme en una fuerza poderosa, capaz de combatir la ignorancia, la corrupción y la violencia.
La campaña que ha decidido lanzar La Corte Constitucional, en cabeza de Antonio José Lizarazo, y que ha puesto toda su atención en los menores, está motivada por el desconocimiento de La Constitución por parte de los colombianos; pues, en una encuesta reciente de la Universidad del Rosario, Cifras y Conceptos y EL TIEMPO, en la que se muestra que más del 30 % de los encuestados respondieron que no conocen nada de la Constitución y solo un 7 % que la conoce.

El programa consiste en La misma Constitución, que en su artículo 41, señala la obligación de su estudio y de la instrucción cívica en todas las instituciones de educación del país, y la obligación del Estado de divulgarla.
La preocupación actual de la Alta Corte sobre los derechos constitucionales que tienen los niños se debe a que La Constitución consagra la prevalencia de los derechos de las niñas y niños sobre los derechos de los demás, promesa constitucional que aún no se ha logrado materializar.

En Colombia los jóvenes están atravesando por una difícil situación. Con más de 2 millones y medio de jóvenes desempleados, según el Dane, y con el surgimiento de movimientos como ‘primera línea’, es un estado de cosas que motivó fundamentalmente el proyecto de la Corte.

Por todas estas vicisitudes, la difusión de la Constitución debe ser una actividad permanente del Estado, para que la Constitución y la jurisprudencia lleguen a todas las poblaciones de nuestro país: Comunidades indígenas, población rural, población en situación de discapacidad, entre otras. La Constitución cumple un papel vital en los proyectos de vida individuales y colectivos, y para esto es necesario que su conocimiento sea efectivo.

Se realizarán encuentros en zonas rurales de los principales departamentos de Colombia. De igual manera, se contará con la participación de los indígenas que viven en Caquetá, en la Sierra Nevada de Santa Marta, en el resguardo Curare, en el Amazonas, comunidades étnicas de Arauca y demás regiones de Colombia.

Para que puedan acceder a los contenidos que se van a desarrollar, además de generar material pedagógico impreso, los contenidos digitales serán descargables para que no dependan del acceso a internet para su consulta. Los jóvenes de hoy serán los líderes y jueces de mañana. Hacia ellos está dirigido el proyecto.

Una frase célebre de Julio N. Berna, es propicia para este tema del conocimiento de la Constitución: “Reconocer que uno no sabe o no entiende algo, es el primer paso para dejar de ser ignorante y el primer signo de inteligencia”.

Compártelo:
Imagen por defecto
Eduardo Padilla Hernández
Abogado, Columnista y Presidente Asored Nacional de Veedurías


Deja un comentario