Compártelo:
Oscar Ricardo Colorado

Por Óscar Ricardo Colorado

Nadie había descrito de manera tan exacta a un personaje tan oscuro como Gustavo Bolívar, esbirro de un terrorista y su nefasta Colombia Humana. EN UN GESTO DE VALOR Bruno Díaz, lo calificó de mentiroso (se demuestra en sus estúpidas explicaciones), fantoche (con ojear sus redes está claro como él y su hijo, presumen de su fortuna y la vida de excesos que los rodean), ladrón (las pruebas y testimonios salen a diario y así lo confirman), sucio (su apariencia personal y comportamiento no dejan duda alguna), atarbán (con escucharlo hablar es suficiente), rufián (se cree una celebridad y sale a la luz pública, su vil comportamiento), bufón (solo habla incoherencias) y de manera magistral  Bruno remata su descripción resumiéndolo en: baba y moco.

El detonante de Bruno Díaz, para atreverse a denunciar a su antiguo copartidario lamentablemente fue la muerte de su joven y emprendedor hijo, quien por su falta de experiencia cayó en las garras de un embaucador sin el más mínimo asomo de moral y ética, a quien no le importó arruinarlo por una ínfima suma de dinero comparada con el gigantesco patrimonio presumido en redes sociales, engañándolo por casi 4 años y negándose a pagarle cuotas mensuales de 3 millones.

Esta cifra no representa ni el 10 por ciento de lo devengado por este “honorable” congresista, dinero con el cual ni siquiera alcanza a aprovisionar de gasolina los carros y yates de su hijo o cancelar la administración mensual de su mansión en los Estados Unidos mostrada en redes, país con un sistema capitalista, que este baboso dice despreciar.

La denuncia pública no la hizo cualquier persona, proviene de alguien que comparte la ideología de este tramposo y lo conoce en su intimidad a él y a su proyecto político; en un gesto de contrición esperamos que Bruno continúe denunciando todo lo conocido de Bolívar, la Colombia Humana y la izquierda, de igual manera que la justicia al nivel que corresponda actué y llame a este personaje a quien no le coinciden fechas, cifras, ni explicaciones ridículas y muy por el contrario día a día se presentan nuevos denunciantes víctimas de su vil proceder.

A Gustavo Bolívar propietario de un hotel avaluado en más de cuatro mil millones de pesos, el mismo que se roba la energía, no le importa cargar en su conciencia con la muerte hasta hoy, de dos jóvenes emprendedores Diego Díaz y Felipe Pasos. La conducta delictiva de este personaje frente a estos muchachos, la cual desencadenó en su fallecimiento nos indica, qué podemos esperar los ciudadanos del común frente a este representante de la izquierda y su proyecto destructivo.

Solo personas de igual o peor calaña son capaces de salir a defenderlo, como Petro, señor de las bolsas o María José Pizarro, hija de un psicópata asesino a quien quiere erigirle con el patrimonio público una estatua que reemplace a la del Libertador. Este rufián y todos sus camaradas en lo que sí han sido efectivos; es como promotores y financiadores de los vándalos terroristas llamados primera línea, quienes inclusive ya empiezan a reclamarle a don baba y moco el cumplimiento en los pagos prometidos para poder seguir destruyendo el país.

POSDATA 52: “Señor Presidente, los camaradas que financian y apoyan el terrorismo urbano, ya están anunciando manifestaciones para estos días, su meta es seguir destruyendo la economía y volver a aumentar la cifra de fallecidos por COVID, ACELEREN LA CAPTURA Y JUDICIALIZACIÓN DE CABECILLAS Y USTED COMO MANDATARIO DENUNCIE PENALMENTE A SUS PROMOTORES.”

CR (r) OSCAR RICARDO COLORADO BARRIGA

Oscarco16@yahoo.es

Twitter: @ricacoloradodo

Compártelo:
Imagen por defecto
Oscar Ricardo Colorado Barriga
Coronel ®, Analista y columnista


Deja un comentario