Gran Diferencia entre Gustavo Petro y Felipe González

Ariel Peña

Algunas personas expresan, que la Colombia Humana de Petro es algo similar al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), lo que es un exabrupto, pues el origen totalitario del máximo dirigente de esa organización política en Colombia es indiscutible, desconociéndose que Petro haya renegado del marxismo, algo que si sucedió con el PSOE en un Congreso extraordinario en septiembre de 1979, tema exigido de manera vehemente por Felipe González, que para ese entonces era el Secretario General y quien después se convirtió en presidente del Gobierno de España (1982-1996).

Porque es indudable que el M-19, organización terrorista a la que perteneció Gustavo Petro, abrazó los dogmas del marxismo leninismo, tomando como coartada el fraude en las elecciones del 19 de abril de 1970 que se le hizo al general Gustavo Rojas Pinilla; y fueron fundadores del M-19 en su gran mayoría miembros del Partido Comunista y las Farc.

Comenzando por Jaime Bateman, quien era el secretario de Manuel Marulanda, alias Tirofijo, antes de fundar la nueva guerrilla; también crearon al M-19 los siguientes militantes del Partido Comunista y las Farc: Iván Marino Ospina, Álvaro Fayad, Carlos Pizarro Leongómez y Luis Otero, entre otros, advirtiendo que ninguno de esos personajes abjuró del marxismo leninismo.

A lo anterior se debe agregar que José Cardona Hoyos, dirigente político del Partido Comunista en el Valle del Cauca quien fue posteriormente expulsado de esa agrupación, publicó la obra, “Ruptura: una camarilla corroe al partido comunista”, siendo asesinado su autor dos días después de haber puesto en venta el libro, señalándose a las Farc como las autoras de ese crimen en mayo de 1986.

En este libro José Cardona Hoyos denuncia con plena claridad, cómo ocurrió la infiltración de las Farc en cabeza de Jaime Bateman a la Anapo, siendo ello una iniciativa del Partido comunista, quedando evidenciada la ideología que tendría el M-19 la cual ha acompañado hasta nuestros días a los que fueron sus principales dirigentes, comenzando por Gustavo Petro.

También son muy conocidas, las alabanzas que le hace el director de la Colombia Humana al sicópata marxista Che Guevara, además de la admiración que le tiene al genocida cubano Fidel Castro (1926-2016) dictador al que se puede considerar como el peor criminal de las dos últimas centurias en Latinoamérica, amén de respaldar sin vacilaciones al régimen comunista de la isla.

Desde luego son indudables las cercanías que tuvo Petro con Hugo Chávez, gestor del socialismo del siglo XXl que es otro remoquete del comunismo, a lo que se agrega que en los Twitter del exalcalde de Bogotá se encuentran exaltaciones a la dogmática marxista; en resumidas cuentas por su teoría y práctica Gustavo Petro no ha apostatado del marxismo, cosa que si hizo Felipe González en España.

Hay que resaltar que el PSOE de Felipe González que en la actualidad hace parte de la Internacional Socialista; durante la dictadura de Franco (1939-1975), aunque estuvo en la clandestinidad, no apeló al terrorismo, a pesar de su ideología marxista en esos años, cosa que no ha sucedido en Colombia en donde las bandas armadas comunistas como las Farc, Eln, M-19 y Epl fueron y son las que aún existen, principales predadores de la democracia y la tranquilidad ciudadana en los últimos 60 años.

Tampoco se puede olvidar que el PSOE rompió con el leninismo, en la internacional de bolsillo que fundó Lenin en Rusia en 1919; sin embargo en la actualidad el Gobierno de PSOE de Pedro Sánchez pacto con Podemos de Pablo Iglesias para formar gobierno, en donde primó el pragmatismo, siendo Podemos otra mascarada del comunismo con nuevos insumos, pero ojala esa coalición se acabe pronto para el bien de la democracia de la cual Felipe González ha hecho gala.

La situación en España desde luego que es diferente a la manera de actuar de los marxistas colombianos como Petro, que viven aferrados al pasado y que sabiendo de los millones de crímenes cometidos por los regímenes comunistas y las organizaciones terroristas que siguen esa doctrina, no dan señal de denegar del bodrio marxista.

Pero es claro que al ser el marxismo padre de la mentira, no se puede olvidar que tanto Fidel Castro y Hugo Chávez, antes de tomarse el poder en sus respectivos países, juraban que no eran comunistas y que lo que buscaban era la democracia, pero ya en el poder convirtieron a sus naciones en horrendas dictaduras, una próxima a cumplir 62 años en Cuba y la de Venezuela ad portas de los 23 años, de tal manera que a un jefe marxista no se le puede creer.

Empero el doctor Petro por cuestiones humanas, lógicas y éticas y no por sus aspiraciones políticas las cuales son acompañadas por el Partido comunista y la Unión Patriótica (UP), sabiendo del mal que le ha causado durante más de 100 años a la tierra el comunismo totalitario o marxismo, el líder de la Colombia Humana debería renegar de ese engendro, igual a como lo hizo en su momento sabiamente el dirigente español Felipe González.

Imagen por defecto
Ariel Peña
Columnista, Escritor. Presidente de la federación Sindical UTRECOL


Deja un comentario