Independencia y Esclavitud Comunista

El 20 de julio es la independencia de Colombia.

 
Ariel Peña

E

ste 20 de Julio, Colombia  conmemora el Grito de la Independencia, ocurrido en 1810, que fue el inicio  de la emancipación  que culminó en 1819, liberándose de la Corona de España; y convirtiéndose en una república libre desde esa época; pero sin olvidar que las fuerzas totalitarias marxistas con sus diferentes matices desde hace décadas pretenden que la nación termine en la esclavitud, subyugada por una dictadura que convierte a las personas en despojos luego de ser utilizadas para  satisfacer los caprichos  de una camarilla que envilece al pueblo, como ocurre en Venezuela, patria de  libertador Bolívar,  que hoy esta hollada por la pandilla chavista y el colonialismo cubano.

La leyenda mamerta (marxista) sobre una supuesta “segunda y definitiva independencia” de los países latinoamericanos, corresponde a un proyecto totalitario, para  llevar a los pueblos de la región a tiranías oprobiosas como las de Venezuela, Cuba y Nicaragua, usando como excusa la  “ liberación del imperio”, pero el “imperio”  antes del Covid-19 o virus chino ha tenido intereses más importantes en otras partes de la tierra, dejando a  Latinoamérica reducida al problema del narcotráfico y las migraciones; sin embargo los seguidores de la estafa comunista del marxismo leninismo en sus diferentes pelambres, buscan que a  los regímenes del castrochavismo se  le dé  más importancia de la que tienen, olvidándose que su receta marxista es un fracaso. Nuestras naciones desde una perspectiva dialéctica deben ir creando unas auténticas democracias nacionalistas, para el desarrollo social y humano de toda la ciudadanía.

También este 7 de agosto se cumplen 201 años de la  Batalla de Boyacá que selló nuestra independencia, y  las fuerzas absolutista, quieren acomodar la historia para sus objetivos burocráticos y dictatoriales, planteando “la segunda independencia”, que sería  la  versión del  maniático venezolano  Hugo Chávez, quien como nostálgico de la guerra fría  quería que se creara, como ya se sabe,  una  “unión soviética latinoamericana”, con miras a esclavizar a las naciones mediante la opresión del socialismo del siglo XXl que es  la aplicación práctica del marxismo, según palabras del tirano Fidel Castro en  el 2010.

El comunismo totalitario con todas sus vertientes debería guardar  silencio ante la memoria de Simón Bolívar, pues juntarlo al lado del señor Karl Marx como lo hizo Hugo Chávez, es un oprobio para la memoria del genio de América, porque  Marx en una biografía publicada  en 1858 de su puño y letra, declaró que Bolívar había  sido un canalla, cobarde y traidor, además lo acusó de haber entregado a Francisco Miranda a los españoles; lo que demuestra que la simbiosis entre Bolívar y Marx es una aberración.

Una  verdadera y segunda independencia en algunos países de la región,  se daría en el caso de Venezuela para liberarse del colonialismo cubano, quien maneja al títere de Nicolás Maduro, dándole las directrices políticas, militares, ideológicas y económicas, ello es  gracias a Hugo Chávez que por hacerle  desplantes al “imperialismo yanqui”, entregó su país al peor criminal que ha conocido Latinoamérica en los últimos siglos, o sea el sátrapa de Fidel Castro (1926-2016), quien fungió como un monarca en la patria de Bolívar; de ahí  que la liberación de Venezuela de la férula cubana es una cuestión de dignidad e  independencia.

Siendo tan desgraciada hoy la patria de Bolívar, que no solo sus habitantes están en su gran mayoría en la pobreza extrema (80%), sino que además la mafia comunista de Nicolás Maduro, según el informe anual de la Ong Provea, ha asesinado  a 72 personas bajo torturas, algo que no puede negar el régimen que es asesorado en esa práctica desde La Habana, demostrándose indiscutiblemente  la dependencia que tiene Venezuela de Cuba.

También el pueblo cubano  a pesar de que la camarilla  que manda en la isla, actúa  de manera imperialista, se debe liberar del lastre comunista, con lo cual habría una verdadera segunda independencia;  en la misma situación se encuentra Nicaragua cuyos ciudadanos son víctimas del atroz régimen   comunista de Daniel Ortega, quien ha cometido genocidios en contra de la población, entonces  una segunda independencia,  esta vez liberando a  Venezuela, Cuba y Nicaragua de la opresión marxista, sería una nueva gesta heroica para América  Latina.

La tal “segunda independencia” de los mamertos, es una expresión política en el esquema del comunismo totalitario, para encadenar a los países de la región convirtiéndolos en satélites de La Habana, como ocurría con Moscú desde  donde se manejaban las naciones de la antigua “cortina de hierro”, lo que constituiría para las naciones latinoamericanas la pérdida total de  la soberanía patria, por lo que ante semejante amenaza hay que volver a las fuentes de la emancipación hace 210 años, para superar el embeleco comunista de “la segunda independencia”, y  preparar acciones para construir un muro de contención, que no permita la esclavitud de nuestras naciones, ya que con ello se perdería la libertad que es  un bien supremo de toda la humanidad.

Hace 210 años se dio el Grito de la  Independencia en el Nuevo Reino de granada que hoy es Colombia; pero desafortunadamente las fuerzas totalitarias marxistas  leninistas permanecen al acecho para acabar con la libertad, que le costado inmensos sacrificios a la nación;  por lo tanto en plena pandemia del Coronavirus (que es  otro  lastre universal de la bestia comunista desde  China) se debe  impulsar el fortalecimiento  de la democracia, para rechazar las intenciones infames del comunismo, que se presenta con diferentes remoquetes para engañar a los incautos.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario