Julio Morillo, otra estrella que ha brillado

Julio Morillo, un juglar del Vallenato.

 
Jorge Nain Ruiz

Son muchas las glorías del vallenato que aún nos falta por homenajear en esta columna, y, en el canto tenemos a un hombre que ha sido el soporte con su segunda voz, de muchos de nuestros vocalistas famosos; es el maestro Julio Morillo López.

Casi desde su niñez, en su natal tierra de las almojábanas, La Paz Cesar, descubrió el talento para hacer lindas voces, y, de inmediato pasó a hacer parte de las agrupaciones vallenatas de más renombre, iniciándose en grabaciones nada menos que con Jorge Oñate y los Hermanos López en el LP Bodas de Plata, año 1973.

Desde ese momento y hasta la fecha, Julio Morillo es el Rey indiscutible de las voces en el Vallenato, y en especial, de la segunda voz; durante los últimos cuarenta años, muy pocos artistas vallenatos se han privado del placer de grabar con ‘Julito’ como se le llama cariñosamente en el medio.

Por solo mencionar a algunos de los artistas con los que ha grabado e integrado sus conjuntos, tenemos: ‘El Turco’ Gil, Alfredo Gutiérrez, Los Hermanos López, Jorge Oñate, Diomedes Díaz, ‘Beto’ Zabaleta, Juan Piña, Adanies Díaz, Toby Murgas, Otto Serge, Los Pechichones, Miguel Morales, Jesús Manuel Estrada, Peter Manjarrés, Silvestre Dangond, entre otros.

‘Julito’ Morillo no solo es vocalista con especialidad en segunda voz, sino que es además compositor, arreglista y productor musical, al que la mayoría de músicos exitosos de la región, en alguna ocasión han recurrido para que les dirija una producción musical, ha enseñado a cantar a más de uno de aquellos encopetados cantantes de nuestra música.

Estoy seguro que Julio Morillo tiene récord de grabación de canciones, se habla de alrededor de 400 trabajos musicales, lo que indica que supera las cuatro mil canciones grabadas. Ha recorrido casi todo el mundo en compañía de los mejores grupos vallenatos y aún vive de la música, es actualmente miembro de Sayco y delegado de la Costa Caribe ante la Asociación Colombiana de Interpretes y productores, Acinpro.

Pero Julio Morillo también ha incursionado en la música como voz líder, grabando boleros, baladas y música tropical y en Vallenato grabó en 1982 cantando un LP con el acordeón de Egidio Cuadrado titulado entre Rosas y Claveles.

La voz más educada del vallenato y a quien los grandes cantantes le deben respeto, se encuentra viviendo en Valledupar, con su esposa Alba Luz Ramírez y con su hijo Julio Cesar, a quien también le gusta el canto, pero lo asume más como un hobby, ‘Julito’ aun es contratado, tanto para hacer coros, como para la producción musical, en la cual es uno de nuestros grandes maestros.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario