Le Llegó la Hora a Claudia

Compártelo:

Por Lucas  Durán.

Escribo esta columna la misma tarde que termina la primera audiencia en el Concejo Nacional Electoral entre la alcaldesa Claudia López Hernández y el movimiento ciudadano que busca revocarla. Después de escuchar los argumentos bilaterales por dos horas, desde las falencias de la alcaldesa, hasta los aciertos que ha tenido el Palacio Liévano, salgo con una simple conclusión; a la alcaldesa de Bogotá se le acabó el tiempo, se le acabó el tiempo para dividir, se le acabó el tiempo para manipular, y, más importante, se le acabó el tiempo de utilizar la Alcaldía de la ciudad capital como un trampolín electoral para ella y para su coalición de partidos progresistas.

La Alcaldesa ya terminó su primer año en el Palacio Liévano, e, infortunadamente, ha tenido una serie de inoportunos descaches en su gobierno. Desde inicios del año pasado, se supo que este gobierno se vería envuelto en escándalos masivos de corrupción y contratación, pues, en Abril, se denunció que un entonces asesor de comunicaciones firmó un contrato de más de 200 millones de pesos en 6 meses, una cifra que le otorgaría un salario mayor al de la actual mandataria, aunque esto generó sospechas, la indignación ciudadana se agravó cuando se dio a conocer que ese mismo asesor había donado 34 millones de pesos a la campaña de elección de la Alcaldesa. Esto no termina ahí, según informa José Miguel Santamaría, el líder del movimiento ciudadano de revocatoria, ya presentaron una lista de más de 50 individuos (algunos testimonios indican que son más de 80) ante el CNE, que han recibido millonarias sumas en contratación directa con la Alcaldía, pero que son familiares de Senadores, Representantes, y políticos de la Alianza Verde, o que han trabajado en los equipos legislativos de algunos. ¿Qué pasó con su plan de gobierno? ¿No recuerda que en la página 54 de su propuesta se establece explícitamente que todos los funcionarios serán escogidos por meritocracia, por capacidad, y su hoja de vida? Afortunadamente, la ciudadanía no es un grupo de mansas ovejas que se dejan manipular por palabras bonitas, porque para eso, Claudia López es una experta. A la gente le disgusta la hipocresía, la aborrecen particularmente cuando viene de políticos, y Claudia López tendrá que explicar por qué contrató a tantas personas por un motivo aparentemente político.

Las humillaciones no terminan ahí, el año pasado, el Concejal Carlos Fernando Galán, criticó a la alcaldesa en Blu Radio por mentirle a sus ciudadanos, recordemos que ella clamaba orgullosamente que habían logrado distribuir 1.7 millones de mercados en lo que se llevaba de pandemia, Galán la desmintió, únicamente había distribuido 30,000. Una persona no debe hacer política con la vida de ciudadanos, en particular cuando la ciudadanía está sufriendo por políticas irresponsables implementadas de forma improvisada. En Bogotá, las pobremente coordinadas cuarentenas terminaron quebrando 54,000 empresas solo el año pasado, lo que se traduce en más de 54,000 familias perdiendo sus ahorros, perdiendo sus inversiones, y perdiendo sus trabajos, ¿o fue pura casualidad que el desempleo haya llegado a 1.2 millones de personas?. La alcaldesa tiene que asumir estos errores, no puede seguir mintiendo (cómo lo hizo en la intervención), y hacer pasar las más de 2,000 obras que dejó Peñalosa como logros de su plan de gobierno, y victimizarse a si misma y a Bogotá, que el gobierno nacional al fin dejó de exprimir a Bogotá, que no podemos pagar la cuenta del gobierno en tres ocasiones. Con ella todo es demagogia, populismo, tratando de unificar a una población en contra de un enemigo que no existe, más bien debería agradecer que el gobierno nacional le ha otorgado más de la mitad de las UCIs que se han instalado, y que ProBogotá ayudó con 140 unidades, al parecer esto no es suficiente, pues, para ella, son como lámparas, se conectan, y, mágicamente, funcionan, ¿no fue por eso que se quejó ante el Ministerio de Salud a mediados del año pasado?, ¿que acaso ningún especialista le explicó que esos aparatos deben calibrarse?. Ella le prometió a Bogotá 4,000 UCIs, solo tenemos alrededor de 1,900, una vez más, la mayoría fueron regaladas por el gobierno. El espectáculo institucional ya llegó al punto de parecer un circo. En cuanto al PDD, la Contraloría de Bogotá se pronunció en Mayo y presentó varias quejas ante la Alcaldía y el Concejo, por ejemplo, se conoce un déficit presupuestario del 17%, equivalente a 18 billones de pesos, ¿de donde va a sacar esa plata la Alcaldía, cuando se congeló el impuesto predial hasta el 2021, y la deuda de Bogotá ya sobrepasa los 10 billones de pesos?, aparte de esto, no se prioriza el combate contra enfermedades cardiovasculares, tumores, y otras enfermedades, algo que va en contra del Plan Nacional de Desarrollo presentado por el Gobierno Duque, y no se esclareció el programa de transporte que iba a seguir la Alcaldía, el reporte de la Contraloría establece que hay “falta [de] coherencia e integralidad entre el problema diagnosticado en movilidad y la estrategia que se centra en las obras para mejorar los efectos por congestión.”, algo que, claramente fue seguido por la hecatombe que fueron las Ciclo-rutas improvisadas por toda la ciudad.

Claudia era la mimada de los medios de comunicación, ganó el voto popular en Bogotá, y su visión ambientalista cautivó a millones de Colombianos, pero Bogotá ya alcanzó un punto de ebullición, el crimen se ha salido de control, y los constantes rifirrafes con la Policía, el Gobierno Nacional, y los Organismos de Control no pasaron desapercibidos, no es casualidad que el 59% de Bogotá piense que la ciudad va por mal camino, y más del 80% esté preocupado por la inseguridad.

A Claudia López se le acabó el tiempo, la van a sacar del Palacio Liévano, y van a convocar nuevas elecciones, ya no le están comiendo cuento, y no va a poder utilizar su orientación sexual y su clase social para salirse de este juicio político que va a acabar con sus aspiraciones presidenciales, y va a llevar a miles de sus electores a otros movimientos políticos.

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario