Los artistas vallenatos deben sintonizarse con la calle


 

Por Jorge Nain Ruiz.

Recientemente, el Procurador General de la Nación le dio un sabio consejo al Presidente de la República sugiriéndole que se sintonice con la calle. En otras palabras, le pidió que escuche y atienda la voz del pueblo. Yo creo que los artistas de cualquier tipo, y con mayor razón los músicos, deben permanecer sintonizados con su público, con sus vivencias, con sus sufrimientos y también sus alegrías; no sólo para componer y cantarle a eso, sino también para vivir y solidarizarse con quienes son la razón de ser de su arte y de su éxito.

- Publicidad -

En esta columna ya hemos criticado la carencia de compromiso social por parte de muchos artistas vallenatos, así como hemos resaltado las actividades de algunos pocos, encaminadas a compartir con la población más vulnerable los beneficios económicos que reciben.

El 2019 ha sido considerado en el mundo como el año de las movilizaciones y protestas, y Colombia ha estado durante el mes reciente a la vanguardia de los reclamos y reivindicaciones sociales en las calles de las grandes ciudades; siendo el pueblo de diversos estratos sociales el que sin grandes líderes a la cabeza reclama cambios importantes en la manera como se toman decisiones por parte de sus gobernantes. Un grupo de artistas de varios géneros musicales del País se vincularon activamente con las movilizaciones, y para ello crearon un desfile musical al que llamaron ‘Un Canto por Colombia’. En este evento multitudinario que nació el ocho de diciembre en Bogotá, y que tiene vocación de permanencia, brilló por su ausencia el género musical vallenato.

En un infortunado trino, el senador Gustavo Petro quiso hacer ese reclamo a nuestros músicos vallenatos, pero a mi juicio se le fue la mano porque dijo: “El canto vallenato se alejó del campesino y se entregó al traqueto”, frase en la que metió en un mismo costal a todo el género vallenato, lo cual es descomedido, políticamente infortunado y salido de contexto.

En esta columna hemos abordado el tema espinoso de cómo algunos músicos vallenatos no han sido ajenos a la tentación de muchos colombianos en dejarse obnubilar por el dinero fácil, y también han sido cooptados por algunos narcos, eso es tan evidente que en las grabaciones han quedados plasmados los familiares saludos de los más connotados artistas vallenatos. Es cierto que en algún momento de nuestra historia en Colombia todo estuvo permeado por este flagelo, incluso, el poder político, pero de ahí a decir que esa es la razón por la cual nuestros artistas no participaron en ‘Un Canto por Colombia’ es, por decir lo menos, un enorme exabrupto.

En la polarización política que vive actualmente el País varios artistas vallenatos han manifestado su simpatía con el ‘Uribismo’, y es lógico que a ellos no se les pueda pedir que salgan a protestar contra el gobierno de turno, pero donde están los demás artistas que sin meterse en los vericuetos de la política hacen parte de ese pueblo que se cansó de aguantar callado, y como dicen en algunos carteles, perdió hasta el miedo.

COLOFÓN: El canto vallenato ha sido el género que más ha protestado en Colombia: ‘La Ley del Embudo’, ‘Las Bananeras’, ‘La dama Guajira’, ‘El indio’, ‘Los maestros’, ‘El burro leñero’ y muchísimos temas más.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario