Los Ricos se Van y los Pobres a Sufrir Más

Compártelo:

Por Ariel Peña.

Con la presidencia del comunista Pedro  Castillo en el Perú, se observa una fuga de capitales  gigantesca, que podría llegar perfectamente a 20 mil millones de dólares, lo que ocasiona devaluación en   la moneda peruana, inflación, mayor pobreza  y hambre, además de la caída de las reservas internacionales, en atención a lo  cual eso  se verá reflejado en  el  desempleo, pues la ecuación capital y trabajo  se desmorona, perjudicando desde luego a los sectores menos favorecidos.

Por  lo tanto el ritual de  los ricos huyendo  y de  los pobres sufriendo aun más, por   gobiernos comunistas que   en Latinoamérica  se ha visto principalmente en Cuba y Venezuela,  ahora se tendrá que contemplar en  Perú; sin embargo los pueblos no aprenden y en Colombia lo que llaman izquierda  se siente triunfadora en las elecciones  del  próximo año, de acuerdo a   los resultados de  unas encuestas.

Resaltando una vez más,  que  el marxismo o comunismo totalitario es el principal enemigo de los pobres,  pues,  con  su dictadura  los acaba de envilecer para que pierdan absolutamente la  dignidad y así poderlos utilizar de una manera despiadada, teniendo como armas la corrupción y la  violencia para consolidar la tiranía de la que es difícil salir, por el estado policial que mediante la represión y la tortura no admite disidencias, acabándose la libertad de empresa,  prensa, religión, sindical y cualquier otra libertad individual que quedará supeditada a lo que decida la dictadura.

Igual a Perú en Colombia con un gobierno comunista como el de Gustavo Petro, los ricos “toman las de  Villadiego” con su dinero, para protegerlo en otros países, mientras que a  los pobres  les toca sobrellevar  el yugo totalitario que no permite ningún intento de rebeldía, so pena de ser  martirizados al máximo; en atención a lo cual no es cierto que una dictadura comunista es en contra de los acaudalados, como muchos lo han creído, sino que  la experiencia  ha demostrado que la principal víctima de ese  despotismo son los pobres.

Contrario a lo que decían los jefes  del partido comunista chino durante la revolución cultural que produjo millones de asesinatos, acerca de que   la dictadura del proletariado   se debía ejercer sobre la burguesía,  sin embargo la historia enseña que esa dictadura comunista totalitaria se ha materializado sobre la capas más pobres de la sociedad  y en contra de    los pequeños y medianos propietarios, puesto que lo que se conoce como burguesía huye del país, por lo tanto la ciudadanía colombiana esta notificada acerca de la decisión que tome en las elecciones de 2022, para no caer en la pauperización total  a donde puede ir la inmensa mayoría del pueblo, con un gobierno de la denominada izquierda regentado por el Foro de Sao Paulo.

El dilema en Colombia es  entre  la democracia liberal y  la  sutil y artificiosa tramoya que con  un  maderamen edulcorado  por   el discurso  de cambio y anti-continuista, busca  llevar a la nación  a una dictadura  similar a  Venezuela; subrayando que el comunismo es un gran generador de pobreza; en razón  de  lo cual  candidatos de los partidos democráticos  deben  tomar la iniciativa de cara a las elecciones  de 2022, para darle el debate a los aspirantes  marxistas de diferente pelaje en los grandes temas ideológicos.

Aunque  desafortunadamente   los principales medios de comunicación colombianos  en   cuestiones  intelectuales y doctrinarias,  no son muy abiertos por considerarlas   como   anatema o tabú, no se sabe  si es por desconocimiento, inconvenientes o cretinismo, como pasa con el Foro de Sao Paulo y  el Grupo  de  Puebla cuyos fundamentos  ideológicos están inmersos en  la dogmatica marxista que con su discurso miserabilista engaña a los pobres.

Por ese motivo, en  un  gobierno “alternativo”  en Colombia, hay que preguntar, ¿cómo les irá a los pobres o  a  los pequeños y  medianos propietarios y al pueblo en general  en un eventual régimen de esa estofa? Pues una cosa es sembrar miedo como dicen los de la llamada izquierda, y otra muy distinta es advertir, ya que el espejo de Venezuela y Cuba está delante de nosotros y bajo ninguna circunstancia lo podemos ignorar.

Al  Pacto Histórica de Gustavo Petro en donde están metidos el Partido Comunista Colombiano, la Unión Patriótica y exguerrilleros de de las Farc con el nombre de Comunes, también hay que preguntarles para no dejar dudas ¿cuándo se van a  separar de la   internacional comunista del Foro de Sao Paulo o en su defecto cuándo nos van hablar de las “bondades” del marxismo-leninismo a favor de los pobres?, pregunta que además hay que hacérsela al Partido Verde, Porque no se puede   pasar de agache en   un tema que tendrá profunda incidencia en la vida de los  colombianos, como es el de   los  pobres y el de  los pequeños y medianos propietarios; quedando mucha tela de donde cortar en asuntos atinentes a las justas electorales del  2022.

Compártelo:
Imagen por defecto
Ariel Peña
Columnista, Escritor. Presidente de la federación Sindical UTRECOL


Deja un comentario