Manizales rinde homenaje a su Pastor emérito

Cardenal José de Jesús Pimiento

 

Por mario arias gómez.

L

 

a Arquidiócesis Manizales, rinde hoy un homenaje a su ilustre ‘arzobispo emérito’, S. E. Cardenal, José de Jesús Pimiento Rodríguez, con motivo de su centenario, cumplido el pasado 18 de febrero, en plena lucidez mental, decano del Colegio Cardenalicio, elegido por sus pares, con la aprobación papal, para presidir el Sacro Colegio Cardenalicio. El más veterano Purpurado del mundo, cuya vocación sacerdotal la inició a temprana edad -consagrado el 14 de diciembre de 1941-, luego de 14 años de ministerio, fue exaltado Obispo. En su fructuoso ejercicio apostólico, se ha destacado por su inteligencia, consagración, espiritualidad, carácter, preparación (doctor en filosofía), sinceridad, puestas al servicio eclesial, social.

Recia voz de los humildes, de los más necesitados. Su austera vida, ha transcurrido al abrigo, conducción y confianza de siete ‘Príncipes de la Iglesia’: Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. Como arzobispo de Manizales -sin par-, décadas del 70 y 80, su apostolado se caracterizó por la franqueza, habló siempre sin rodeos, sin callar nada, llamando las cosas por su nombre, al ‘pan pan y al vino vino’. Luchó contra la corrupción política y social. Didácticas prédicas que siempre levantaron ampolla.

Hoy concelebrará una misa solemne, de acción de gracias, con sus anfitriones, en su inolvidable y añorada casa -donde perviven su espíritu, enseñanzas y ejemplo- la Catedral Basílica, donde estará rodeado de su rebaño. Ceremonia en la que le será impuesto el Escudo de Oro de la Catedral, como reconocimiento -uno más-, a su desvelada misión. Piadoso festejo que culminará con un frugal ágape, brindado por la sociedad manizalita. Grupo humano que se deleitará -una vez más- con su esperada homilía, a tono -igual que hace 44 años- con las urgencias espirituales de sus agradecidos y orgullosos fieles, identificados con el popular dicho latino: “Qualis rex, talis grex”, -“Tal rey, tal grey”-.

Entre sus obras, que siguen rindiendo sus frutos, están: El Centro de Evangelización y Catequesis (CECAM); la Casa Juvenil y de orientación a la Juventud; el reforzamiento estructural de las torres de la Catedral; averiadas por el terremoto (1979); la remodelación del Seme-Menor (1979), adecuado posteriormente como Seminario Mayor. La ayuda a los damnificados por la erupción del Nevado del Ruiz (1985); las 100 soluciones de vivienda en Chinchiná (Papayal, Los Cuervos y La Guayana de Villamaría); las aldeas agrícolas, La Paz, el Encanto.

Agréguese la insomne, ‘Evangelización y Catequesis’ que no para, cargadas de afecto, amabilidad y consejo espiritual de un verdadero padre. Excelente, ideal, culto, indispensable, insuperable, meritorio y sabio Pastor, original, inmejorable, insustituible, único, incómodo muchas veces por los callos pisados a conciencia, comprendidos como un llamado a la resurrección de las ovejas descarriadas, desviados del camino del Señor, invitadas misericordiosamente a la corrección, inmersas en el pecado. Inigualable Ministro de Dios, entregado a sus discípulos, los humildes, animador sin pausa de la vida comunitaria.

Su impronta trasciende en el libro -de su autoría-, ‘El Pastor Eficaz’, que trasluce el libreto que ha modelado su larga y productiva vida sacerdotal; recoge -además- su experiencia de prelado, hombre de bien. Sus admiradores acreditan que difícilmente se encuentra alguien que haya servido con tanto amor a la iglesia, con la amplitud, eficacia y entrega. “Su interés y dedicación en los cursos de renovación teológica y pastoral; sus valiosos aportes a la Conferencia Episcopal de Colombia durante los seis años de su presidencia; su participación en todas las sesiones del Concilio Vaticano II; en los últimos Sínodos de los Obispos, reunidos en Roma; en las diversas reuniones de obispos en el mundo; las asambleas del Celam, ejercicio que le ha dado -como a pocos- un amplio y profundo conocimiento de la realidad presente de la iglesia, del mundo, y una muy clara y segura visión del mañana”.

No se olvidan sus polémicos pronunciamientos contra el ‘Festival de Teatro’, porque había artistas que salían a escena con “los pechos afuera”; la de no permitir la entrada de las reinas de la Feria a la Catedral, por sus insinuantes y ligeros atuendos, incompatibles con el templo del Señor. Otras: decirles a sus ‘curitas’, que no bautizaran hijos de uniones libres; pedirle al párroco de Malabar, que le bajara a las exaltaciones al político de moda, Omar Yepes. Incomprendidas admoniciones, de un ser integérrimo, disciplinado, exigente, disciplinado, con él, con los demás, ortodoxo como el que más. Los altares lo esperan, adorado Señor.

Bogotá, D. C. 28 de marzo/2019

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario