Más de mil niños han muerto intentando cruzar frontera hacia EE. UU.


 
Dramática historia de los niños que intentan cruzar desde Centroamérica hasta EE.UU. publicada por nuestra revista gracias a la alianza con el portal Somosmass99 de México.

Por Luis Rodriguez / The Exodo

En la frontera entre México y Estados Unidos han muerto alrededor de 1,000 menores de edad, la mayoría mexicanos, pero también centroamericanos, que buscaban llegar al vecino país del norte, destacó un estudio del Colegio de la Frontera Norte.

La imagen del niño sirio  Aylan Kurdi, encontrado ahogado en las costas de Turquía y que ha conmocionado al mundo por el tema de la migración de naciones africanas hacia Europa, es un fenómeno recurrente en la frontera norte de México, donde los migrantes nacionales y centroamericanos se enfrentan al Río Bravo, al desierto, al muro fronterizo estadunidense y a los cárteles de la droga mexicanos que han apoderado del negocio del tráfico de personas.

La investigadora de la Universidad de Arizona, Raquel Rubio Goldsmith comentó a “The Exodo” que se registrado un aumento en la migración de niños mexicanos no acompañados en los últimos 10 años y de eso no se hablaba pero es una realidad porque ese ha roto es arreglo que había y las familias, ya sea un padre que está acá, le pagan al coyote para que se traiga a los niños”.

“Los niños, los adolescentes mexicanos y centroamericanos están emigrando hacia Estados Unidos. Muchos de ellos, los adolescentes, los jovencitos de 15, 16 años viajan solos. Los más pequeños son encargados a coyotes o traficantes, o vienen con la madre o un hermano. Muchos de ellos logran llegar a este país. Pero un porcentaje mueren en el desierto, en los ríos, en las cañadas”, subrayó.

Tan sólo en el Forense de Pima, en Arizona, existe registro más de 2 mil 500 migrantes que han sido encontrados desde el año 2000 en el desierto y frontera  entre Arizona y México.

El 37 por ciento tenían entre 20 y 29 años y el 13 por ciento era menores de entre 10 y jóvenes de entre 10 y 19 años, señaló Chelsea Halsted, especialista del Colibrí Center, organización que trabaja de forma conjunta con el Forense de Pima para localizar a los familiares de los migrantes muertos en el desierto de Arizona.

El investigador del Colegio de la Frontera Norte, Guillermo Alonso denunció que existe un  “genocidio en la frontera entre Estados Unidos y México” sin que la autoridad mexicana y mucho menos la estadounidense, digan o hagan algo.

Por el contrario. Entre 1993 y 2013 han muerto cerca de nueve mil migrantes, la mayoría de ellos mexicanos, en la frontera con Estados Unidos.

De esos muertos, entre 20 por ciento y 30 por ciento son mujeres, es decir entre 1,800 y 2,500 migrantes, entre ellas adolescentes y niñas.

Asimismo el investigador del Colegio de la Frontera Norte aseguró que  entre el 10 por ciento  y 20 por ciento de esos 9 mil migrantes fallecidos son menores de edad. Es decir entre 900 y 1,800.

Guillermo Alonso, en sus estudios realizó una  revisión de estas dos décadas en el fenómeno migratorio. Comentó que las cifras exactas de los muertos en la frontera entre ambos países son difíciles de conocer.

Dijo que los parámetros de ambos países son diferentes en ésta materia y señaló que para el periodo 1990-2003, correspondiente al National Center for Health Statistics, se contabilizó a nueve menores muertos en toda la frontera, considerando como tales a menores de 15 años, lo que representa 3 por ciento del total de las muertes.

Alonso es autor del libro “El desierto de los sueños rotos y señaló que los más vulnerables en el camino son la mujeres, miembros de minorías étnicas, menores y adultos mayores.

Tomado de Somosmass99.com.mx

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario