¡ÓSCAR IVÁN ZULUAGA!

Compártelo:

 

 

¡ÓSCAR IVÁN ZULUAGA ESCOBAR!

Relevado de toda ambición política, toxina que somete, supedita el ser humano, registro complacido, el que ÓSCAR IVÁN (1959) haya oficializado en el Congreso Empresarial organizado por la ANDI, su precandidatura presidencial, plenario en que anticipó -como pasabocas- los problemas que aquejan a nuestro convulsionado, intolerante, ralentizado país, producto de la pandemia, recesión económica, con sus consecuentes, siderales: atraso del desarrollo, pauperización, desempleo, retos que sin dilación deberá enfrentar -cualquiera sea el nominado-, y que promete afrontar con cinco meditadas medidas que considera pilares (esenciales) para enfrentarlos.

Óscar Iván Zuluaga exigió el cese de las ''acciones criminales'' de la FARC. (Foto: World Economic Forum/Flickr)Buscaré la Presidencia, mediante una propuesta innovadora, de inclusión social, que estimule la construcción de consensos. La sociedad no quiere más peleas y discusiones inútiles, lo que espera son candidatos que aporten soluciones a los conflictos, no que los agranden, expandan“.

Si avanzamos en esa dirección podemos convocar a millones de colombianos. Comenzaré con mi partido; buscaré enseguida la juventud que, a pesar de las diferencias -que respetaré religiosamente- espero concuerden con la necesidad de construir una sociedad con justicia social y oportunidades para todos”.

Diagnóstico fluidamente esbozado por el bien equipado -intelectualmente hablando- precandidato, que comporta erigir una red de protección y bienestar social; la creación de dos millones de empleos dignos, justicieramente retribuidos; concertar un perspicaz acuerdo por la democracia; una translúcida reforma a la justicia, que incluya  la digitalización, abolición de la función electoral; deflación del tamaño del Congreso, sus salarios; agilización, disminución de trámites burocráticos; lucha -inaplazable- contra las corrosivas: corrupción, clientelismo, politiquería.

Ajustarse -sistemáticamente- al Estado de derecho; estabilidad normativa; aggiornamento de la estructura administrativa, que conlleve -implícitamente- la predictibilidad tributaria, básicas para producir credibilidad, confianza, atraer inversión privada -local, trasnacional-; construir capital humano; proteger el medio ambiente; impulsar el desarrollo sostenible; techo propio; universalización de la atención sanitaria, educación, seguridad, etcétera.

Llamado al que emocionado digo presente desde esta tribuna, junto a los 6’905.001 de compatriotas que desde el 2014 lo coreamos. Toque a somatén que atenderán -seguro- sus fieles, devotos seguidores, los amigos incondicionales del enjundioso, sólido dirigente.

Motores del remozado proyecto que tiene de plácemes, fundamentalmente, a los pobladores del viejo Caldas, especialmente a los del Oriente -La Dorada, Pensilvania (patria chica), Manzanares, Marquetalia, Samaná, Victoria, que por fin tendremos un hijo como ¡Presidente de Colombia!

Histórico, patético anhelo diferido por impensados avatares. Oportunidad que acariciamos, con el caudillo, Alzate Avendaño -‘barco que se hundió con las luces encendidas’; Hernán Jaramillo, el ilustre -por mil títulos- Humberto De la Calle, y ahora con el predestinado paisano, cuya intachable hoja de vida no requiere presentación: economista, administrador, servidor público sin mácula; curtido político ‘de mérito positivo’, que contrasta con el anónimo, improvisado, irracional, montaraz, oscurantista, primario pazguato -‘que dijo Uribe’-, incapaz de enrumbar el país. Equívoco por el que no ha entonado un mea culpa -exculpatorio-, máxime que, con el don nadie señalado a dedo, desairó, despreció -dicho sin ambages, tabúes- la primogenitura que por derecho le incumbía a OSCAR IVÁN.

Cualificado concejal, alcalde del solariego terruño, Pensilvania que, al lado de su par, el brillante, virtuoso, Luis Alfonso Hoyos, llevaron -juntos- a la ‘Perla del Oriente’, a conquistar el honroso título de ‘Municipio Modelo de Colombia’. Senador de la República, exministro de Hacienda; cofundador del Partido de la U; director del Centro ‘Demoníaco’; candidato presidencial. Exaltado como uno de los 10 Ejecutivos Jóvenes sobresalientes de Colombia (1997), por la Cámara Junior de Colombia -Capítulo Bogotá-; “Caldense del Año 2006”, presea instituida por el centenario periódico de Manizales, ‘La Patria’; elegido ‘Ministro del Año’ (2007). por el Congreso de la República.

Oscar Iván Zuluaga durante una rueda de prensa en Bogotá.

Segundo de cuatro hijos de los cálidos, insuperables: Ovidio Zuluaga (empresario-importador) y Carina Escobar, hija del célebre, exitoso patricio, Juan B. Escobar, precursor industrial, fundador, con sus hijos, Alberto, Mario, Ramiro, Alonso -compañero de estudios-, de VARTA, ACESCO, Maderas del Oriente, etc., quienes con Rodrigo (Obispo),forman parte de la prestigiosa estirpe, Escobar-Aristizábal-.

OSCAR IVÁN, miembro de las juntas directivas: Federación Nacional de Comerciantes (FENALCO), Federación Colombiana de Industrias Metalúrgicas (Fedemetal); Cámara de Comercio Colombo-venezolana; Junta Directiva de CELFIN -Capital de Chile-, Representante de la Industria Siderúrgica Colombiana, entre otras.

Presidente Ejecutivo de Acerías de Colombia S.A. (ACESCO); catedrático de la Universidad Sergio Arboleda. Profesor en las áreas: Matemáticas Financieras y decisiones de Inversión en la Universidad Javeriana, Director de Tesis de Grado en la Facultad de Administración de Empresas de la misma. Pedagogo del Politécnico Grancolombiano.

En la foto Oscar Ivan Zuluaga, Martha Ligia Martinez, David Zuluaga. FOTO COLPRENSA.
Oscar Iván, Martha Ligia y David.

Casado con Martha Ligia Martínez, administradora de empresas, barranquillera de origen paisa, con tres hijos: David, Juliana y Esteban. CONTINÚA…

Bogotá, D.C., 22 de agosto de 2021

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Compártelo:
Imagen por defecto
mario arias gómez
Abogado, periodista y escritor


Deja un comentario