Otoniel vale $3.000 millones de pesos


 

El Presidente de Colombia,  Juan Manuel Santos, informó al país que la recompensa para capturar a Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, máximo líder del “clan Úsuga” o “Urabeños”, aumentó a 3.000 millones de pesos. Por el delincuente se ofrecían $1.500 millones y Estados Unidos 5 millones de dólares.

Se van a intensificar las acciones contra ciertas bandas, en particular contra ‘los Úsuga’, vamos contra las cabecillas de este clan y vamos contra su jefe máximo ‘Otoniel”, afirmó el Presidente Santos, al presentar las conclusiones del Comité de seguimiento a organizaciones y bandas criminales en el territorio nacional.

El Mandatario señaló que se está “poniendo en marcha un plan que busca focalizar y fortalecer las acciones contra estas organizaciones criminales”. El cual está sustentado en un bloque de búsqueda especial y una mayor coordinación entre los diferentes organismos del Estado.

Los  Úsuga, que ya son cientos de integrantes,  han creado una ola de terror sin control, con amenazas mediante panfletos y asesinatos selectivos, en casi todas las ciudades de la Costa Caribe colombiana, especialmente en la zona de Urabá, en Antioquia. Hasta se han dado el lujo de convocar a un paro armado que no han podido evitar las autoridades. Sus tentáculos se extienden a casi todo el territorio nacional. Ver nota: “La evolución de Los Urabeños”.

El Presidente Santos rodeado de sus ministros, cuando hace el anuncio sobre Otoniel

 

“Para ello se va a mantener un puesto de mando unificado, no solamente a nivel nacional, sino a nivel territorial, que se encargará de la coordinación entre la Policía, la Fiscalía, los jueces y las Fuerzas armadas”, confirmó el Jefe de Estado.

Del mismo modo, Santos agregó que ya se tiene listo el plan para desmantelar todas las redes mafiosas en el país.

“Este año se van a ejecutar 1.700 operaciones que ya están definidas en todo el territorio nacional, dirigidas al desmantelamiento de estas organizaciones”, dijo el Presidente.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario