Los testigos inducidos también son un flagelo para la justicia

Luis Gustavo Moreno

 

El  abogado Luis Gustavo Moreno Rivera, reconocido su experiencia en el mundo del derecho y como defensor de grandes personalidades que ha sido víctimas de los llamados falsos testigos, reconoce que la otra irregularidad que se presenta en los procesos penales en Colombia, la cual se conoce como los testigos inducidos, también son un flagelo para la justicia.

“Los testigos inducidos son provocados por los cuestionarios o interrogatorios sugestivos. El funcionario que va orientando las respuestas con las mismas preguntas, está cometiendo un modalidad del falso testimonio, porque este no solo consiste en faltar a la verdad sino callarla total o parcialmente y de alguna maneja con esa sugestión van guiando el camino que le favorece para el resultado del proceso, que es la condena o la censura de una persona inocente”, explicó Moreno.

El jurista recordó que en nuestro país hay casos penales famosos de testigos inducidos, como el de la ex Senadora Piedad Zuccardi, detenida por la Corte Suprema de Justicia dentro de una investigación por presuntos nexos con paramilitares en la Costa Caribe.

“Ahí hay un falso testigo que es de público conocimiento, que es alias Never, yo ayudé a destaparlo en mi libro El Falso Testimonio, donde se hace un estudio y se dan nombres completos como el de ese personaje”, aclaró Moreno.

Al ser preguntado, para dónde va la justicia colombiana con los falsos testigos, Luis Gustavo Moreno respondió: “Siempre hay soluciones, no hay que perder la esperanza y el que se cansa pierde. Hay que seguir batallando. Los malos, los falsos testigos son poco pero hacen mucho daño, hay que perseguirlos, judicializarlos y excluirlos del sistema de justicia que tenemos. El que infringe la ley debe pagar por ello”.

Los falsos testigos, como su nombre lo indica, son personas que se utilizan especialmente en los procesos penales y que se encargan de mentir y falsear la verdad sin límites (la mayoría de las veces a mutu proprio), para hacer condenar a un personaje señalado por cualquier delito.  Con esto, algunos quieren ganar beneficios, ya sean económicos o de rebajas en sus condenas, si están purgando prisión. Además pretenden ayudar a la Fiscalía  o la Corte Suprema, en sus investigaciones, entidades que muchas veces actúan engañadas y en ocasiones con conocimiento de causa.

Los testigos inducidos es cuando la Fiscalía  o la Corte Suprema en su averiguaciones direccionan o manipulan, conscientemente, a los informantes para que con sus versiones señalen a un determinado procesado. Lo conducen  en los diálogos cuando son entrevistados y les muestran fotografías o audios para que hablen de un personaje. Hasta le escriben sus declaraciones, en la que queda plasmado lo que los funcionarios judiciales quieran que se reseñe. Al igual que con los testigos falsos, a estos informantes también les ofrecen beneficios o rebajas de pena, si es el caso.

El jurista Moreno reiteró que el optimista con el  sistema judicial colombiano: “Yo creo en la justicia, antes que todo soy abogado y creo en los jueces. Algunos casos han sido objetos de fábricas de componendas que han generado que los jueces sean engañados, pero sin dura eso hay que combatirlo y eliminarlo. Hay que rodear a los jueces y a la instutución”.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario