Una condena insólita contra la Nación

Foto: Diario ellider.com.co

 

El Consejo de Estado condenó nuevamente a la Nación por fallas en el servicio en la toma guerrillera a la base militar de Las Delicias, Putumayo, ocurrida el 30 de agosto de 1996.

Además de lo insólito que resulta la condena a la Nación por los execrables actos del Bloque Sur de las Farc, que son las verdaderas responsables,  la nueva condena trae este ingrediente: El Consejo de Estado les hace un llamado de atención a los magistrados del Tribunal Administrativo de Nariño, la razón: los magistrados trataron a las Farc como terroristas.

Con ponencia del magistrado Hernán Andrade Rincón, de la Sección Tercera, el Consejo de Estado argumenta
que los juzgadores deben tener especial cuidado en sus valoraciones,  porque esa actuación no puede calificarse jurídicamente como terrorismo, sino de hostilidades propias del conflicto armado.

“El ataque no fue un acto terrorista”

Así de insólito, lectores, se lee en la sentencia: “Ese ataque no puede ser considerado, per se, un acto terrorista, toda vez que se dirigió contra un objetivo militar y contra personas que se encontraban participando directamente en las hostilidades  –los soldados acantonados en la aludida repartición castrense– quienes, al menos mientras repelieron la agresión de los guerrilleros -también haciendo uso de las armas-,  no gozaban de la condición de personas protegidas en los términos del DIH”.

Les recordamos a nuestros lectores que en el año 2011 el Estado ya había sido condenado por la toma guerrillera a la base de Las Delicias: ataque guerrillero donde murieron 29 uniformados (entre ellos dos oficiales, siete suboficiales y 18 soldados regulares), 17  militares quedaron heridos  y otros 60 fueron secuestrados.  Allí fue que la subversión inauguró la guerra de posiciones).

En aquella oportunidad, el Consejo de Estado consideró  inexplicable cómo unidades militares cercanas al lugar de los hechos, como las Bases de Tres Esquinas (Caquetá), Puerto Leguízamo (Putumayo) y Apiay (Meta), tardaron tanto en dar respuesta al asalto, por lo que aplicados estos mismos argumentos a ataques de la guerrilla como la reciente masacre de 11 soldados en Buenos Aires, Cauca, vaticinan la responsabilidad del Estado.

El ex Comandante de las FF.MM., general Harold Bedoya, ha explicado una y otra vez, sobre el caso de Las Delicias, que en 1996 el Estado no contaba con el apoyo aéreo con el que contó años después, cuando gracias al impuesto de guerra se fortaleció la Fuerza Aérea Colombiano: la misma a la que se le obligó cesar bombardeos en el contexto de la masacre de nuestros soldados en Buenos Aires.

Alejandro Ramirez

Por Alejandro Ramírez

Periodista y analista

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario