Voces del 9 de abril


 

Voces del 9 de abril. Literatura y arte en Colombia es el título que después de años de leer el Bogotazo en sus distintas manifestaciones artísticas surgió un día de un mes de un año de 2015 y después de 68 años de ocurrido este acontecimiento histórico.

Y Voces, porque el libro una investigación literaria y periodística transita por los personajes de las novelas: Tránsito Hernández, El Alacrán de la novela El día del odio; Mamatoco de la novela La calle 10; Alfredo y Blanca en Viernes 9 y por las voces de los escritores, actores de teatro, bailarines, poetas, políticos y pensadores que han narrado el Bogotazo: Arturo Alape en su representativa investigación histórico periodística El Bogotazo, memorias del olvido; Miguel Torres en El crimen del siglo y El incendio de abril, donde el personaje en quien nos pone a pensar ya no es en el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, sino en Juan Roa Sierra y en las voces de personajes que pudieron existir en la realidad y recreados en la ficción; William Ospina y su poema del 9 de abril pensando en el país total; Marybel Acevedo y su obra de danza teatro Pasado Meriadiano 48.9 donde recrea de manera soprendente ese momento fulminante en que al medio día la ciudad, sus lustrabotas, periodistas, enfermeras, pueblo, y hasta novios y novias cambiaron sus días porque uno u otro personaje, no lo sabemos aún con certeza disparó de tres impactos de bala en la figura del egregio Forfeliécer Gaitán.

Voces las de los aún gaitanistas que aún persisten en rememorar el magnicidio de su líder. Los gaitanistas Agustín Otero Crespo, Jael Torres de Herrera, Hernando Goyeneche, y el redactor de entonces Jorge Moreno Clavijo quien dibujo el gesto del caudillo una monolínea. Voces las de mi propia familia. La del tío Luis Pedraza quien trabajaba entonces en la Cacharrería Mundial y la del tío Víctor Manuel Quinche quien entonces estudiaba en el Colegio Politécnico Municipal y se favoreció de los liberales acompañado por un amigo suyo, hasta llegar al barrio Lunapark en Bogotá.

Voces dispersa en cada región, en cada departamento de Colombia donde el Bogotazo se esparció como pólvora: los santanderes, Boyacá, Tolima. Voces de médicos, enfermeras, de periodistas como Felipe Gonzalez Toledo, del fotógrafo travieso del 9 de abril, Manuel H.; del político y Ministro de la carcajada el Doctor Otto Morales Benítez que bien sabe explicar el Bogotazo en Manizales. Cuantas voces refundidas en cada uno de ustedes, en cada uno de nosotros. Porque a quién  de nosotros el Bogotazo no ha sido un hito, un símbolo en la fría ciudad que aún hoy caminamos. Voces las de las mujeres que homenajearon a sus esposos desaparecidos el 9 de abril de 2012 el Día declarado por la Memoria y la Solidaridad de las Víctimas.

Voces las de otros líderes asesinados posteriormente: Jaime Pardo Leal, Carlos Pizarro León Gómez, Luis Carlos Galán Sarmiento, José Antequera. Las Voces de los desaparecidos en el Palacio de Justicia. Las voces de la muerte y después de ésta de la reconstrucción de la ciudad destruida, donde los símbolos del poder fueron quemados, arrasados, y donde por primera vez el pueblo se quiso tomar el poder, sí, a la fuerza, de manera desorganizada. Voces que marcaron las horas en el reloj de las Iglesias del centro de la ciudad. La Voz continua de la multitud ante el grito de Mataron a Gaitán, Mataron a Gaitán, Mataron a Gaitán.

Por Lida Marcela Pedraza Quinche

Escritora

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario