“Yo quiero la paz, pero que no se lleve por delante la institucionalidad colombiana”: Ma. del Rosario Guerra


 
Entrevista exclusiva de David Meza Pretelt para La Otra Cara.

Tras su intervención frente a estudiantes y otros asistentes al evento “Los Presidenciables 2018 se comprometen” organizado en la Universidad del Rosario, la precandidata presidencial y Senadora por el Centro Democrático Maria del Rosario Guerra habló con el portal  La Otra Cara. Se manifestó contra la situación social de paros, las movidas en el legislativo para paliar la crisis generada por el fallo de la corte que modifica el “fast track” y los incumplimientos por parte de las FARC en cuanto a la entrega de menores.

David Meza Pretelt: ¿Cuál es su opinión frente a la crisis social que se viene dando en diferentes puntos y sectores del país a través de paros y manifestaciones, así como frente a la reacción del Gobierno?

Ma. Del Rosario Guerra: Me parece que al Gobierno de Juan Manuel Santos se le ha salido de las manos el manejo de las protestas pacíficas y legítimas de los ciudadanos.

Primero, esa es una expresión de que el Gobierno Santos les ha incumplido las promesas. Segundo, que no le llegan los servicios y los bienes que les han ofrecido. Tercero que están hastiados de la corrupción y cuarto, que hay una realidad, este es un gobierno que escucha a las FARC, pero no escucha a los ciudadanos.

Lo que se debe haber hecho desde un principio es abrir los espacios, poder dialogar y virar y hacer una propuesta que sea viable y que sea seria.

Yo creo que después de unos 5 o 6 años, lo que esto ha demostrado es que el Gobierno Santos por estar simplemente negociando con las FARC y satisfaciéndolos, se le olvidó que había más de 48 millones de colombianos, con una cantidad de preocupaciones en salud, en la situación de la economía, en corrupción, en seguridad y eso lo dejó de lado.

  1. M. P. ¿Cuál es su posición frente a las intenciones del congreso de hacer caso omiso al fallo de la corte que modifica el “fast track” a través de mecanismos como las votaciones en bloque, utilizando la aplanadora de la Unidad Nacional?
  2. G. Lo veo como un pataleo de ahogado y como una manera de meter miedo. Es (El fallo de la corte) rescatar para el Congreso la capacidad de debatir los proyectos, de aprobar libremente y no lo que estábamos viendo hoy.

Que vulgarmente, el Gobierno a través del Ministro de Interior consultaba a los jefes de las FARC como Iván Márquez o como Santrich a ver si estaban de acuerdo, ¡eso es vergonzoso! Eso es ponerle un freno a la capacidad de deliberación del Congreso. Además es un grupo ilegal, terrorista, poniéndolo al nivel de un Congreso de la República elegido por el pueblo o sea que al Gobierno se le fueron las luces.

Pero ahora, muy seguramente van a tratar de generarle más mermelada a los congresistas en un periodo pre-electoral y con eso van a lograr que les aprueben todo, aunque se vote uno por uno.

  1. M. P. ¿Cuál es su posición frente al reclutamiento de menores y las disidencias que presuntamente continúan siendo coordinadas por el aparato mayor de las FARC?
  2. G. Yo hice un derecho de petición a la Fiscalía y a la Unidad de Víctimas y según estas entidades hay hoy cerca de 5.200 niños, todavía en poder de las FARC. ¿Porqué no los han entregado? ¿Por qué eso no fue una exigencia? Lo mismo que ha pasado en el otro caso, se sentaron a hablar con el ELN (Ejército de Liberación Nacional) y no exigieron la entrega de los secuestrados o el cese de actos terroristas. Aquí lo que hemos visto es un gobierno afanado por firmar y por entregarle la institucionalidad y la democracia a unos grupos terroristas y no realmente de exigir para que esto sea un proceso serio y sostenible.

Yo quiero la paz, pero no quiero que eso se lleve por delante la institucionalidad colombiana y para que sea sostenible haga unas exigencias, si no, no vale la pena seguir en estos procesos.

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario