¿Cuál Bolivarianismo?

Chavez y Bolivar
El desaparecido mandatario venezolano Hugo Chávez, distorcionó las ideas del libertador Simón Bolívar.

 
Karl Marx, en una biografía de su puño y letra, declaró que Bolívar había sido un canalla, cobarde y traidor; mezclar los dos personajes, como lo hizo el fallecido Hugo Chávez, fue como juntar el agua y el aceite.
Ariel Peña

De manera descarada los seguidores del espantajo marxista leninista en Latinoamérica, con el orate venezolano de Hugo Chávez a la cabeza han hollado la obra y el pensamiento del libertador, desde hace casi 3 décadas, al  amalgamar al comunismo totalitario con la figura cimera de Simón Bolívar, lo que representa un aberrante insulto a la verdad y a la historia, ya que  hasta grupos terroristas como el Eln y las Farc se  han hecho  llamar bolivarianos, lo que significa una vejación a los pueblos de la región, pues el engendro luciferino del marxismo por principio es enemigo  del ideario de Bolívar, entonces hay que preguntarle a la mamerteria ¿cuál bolivarianismo?

Se cumplen 189 años de la muerte de Libertador, ocurrida  el 17 de diciembre de 1830 en la quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta,  lo cual  es una fecha memorable  para el continente Americano, sin embargo el difunto  presidente  de Venezuela  Hugo Chávez, de una manera burda y maniquea  uso la memoria de este inmenso adalid de la humanidad, para montar su bazofia del socialismo del siglo XXl.

Chávez por ignorancia o mala fe, utilizó el nombre del libertador  para juntarlo con Karl Marx, quien en una  biografía publicada en 1858 de su puño y letra, declaró que Bolívar había sido un canalla, cobarde y traidor,  además le endilgó la entrega  de  Francisco Miranda a los españoles; lo cual demuestra que la  mezcla entre Marx  y Bolívar es como juntar el agua  y el aceite,  o  algo similar a  revolver al nazismo con el pueblo judío.

- Publicidad -

Bolívar antes de morir dijo no tener patria, ya que la misma era usada por los tiranos para oprimir a los débiles, sin embargo  el castrochavismo ha tomado el término bolivariano, para montar toda clase  de abyecciones,  teniendo enajenada  e idiotizada  a la población de Cuba y   haciendo lo mismo con  otras naciones dirigidas por presidentes comunistas como son los  casos de Venezuela  y Nicaragua, subrayando que fue tan miserable y vergonzoso  el papel del tirano de Fidel Castro que a nombre de la “patria”, mandó   mercenarios cubanos en la década de los setenta del siglo pasado al África, para defender los intereses del imperio soviético.

La  farsa chavista del socialismo del siglo  XXl derrotada en algunos países  latinoamericanos, por razones  humanas, políticas y filosóficas no puede  hacer simbiosis  entre el marxismo y  un verdadero bolivarianismo, porque ello constituye una afrenta a la inteligencia y una bofetada a los ideales nobles  y libertarios de  Bolívar.

El tirano  de Fidel Castro como  comunista resabiado, durante su desgracia existencia, asaltó la memoria del libertador, y en una carta que dirigió a Nicolás Maduro  en diciembre de 2015, decía el sátrapa: “Simón Bolívar, su nombre no pertenece ya solo a ese hermano país, sino a todos los pueblos de  América Latina”, pero claro que Bolívar es de todas nuestras naciones, pero a los únicos que no puede pertenecer es  a los miembros de la pandilla marxista leninista de la que hizo parte  Castro, ya que jamás los ideales emancipadores de Bolívar tienen algo que ver con las patrañas oprobiosas, criminales y esclavistas de Marx.

El marxismo en su nefasta historia, siempre se ha  valido de la estupidez humana, para llegar mediante el engaño y la violencia a la toma del poder político, y en el caso de Latinoamérica la mayoría de las veces no pone la cara, sino que de manera perversa utiliza  a  figuras trascendentales como la del Libertador para timar incautos, pues   a los comunistas totalitarios por no tener la razón lo que más los asusta es el debate ideológico al cual le huyen, siguiendo las enseñanzas de  Lenin  y Gramsci, por eso los miembros de la secta marxista engañan a los demás, al engañar a otros, se engañan a ellos mismos y al engañarse así mismo van en contra de su conciencia  y al ir en contra de su conciencia  son parte indiscutible  de  la bestialidad.

Al conmemorarse una nueva fecha de la muerte del Libertador, el mejor homenaje que se le puede hacer, es incrementar el repudio  hacia  la degeneración  del marxismo leninismo, liberando a las naciones latinoamericanas que han caído bajo la férula del socialismo del siglo XXl,  mediante   la democracia que es la alternativa real y posible, para el progreso social y humano de los pueblos, porque el comunismo totalitario del cual hacen parte en Colombia las bandas terroristas de las Farc y el Eln, solo trae miseria, atraso, ignorancia y violencia.

Por: Ariel Peña

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario