Jose Félix Lafaurie

¡Cumplimos!

Sí. Nos gusta conjugar ese verbo en Fedegán. Hoy, una vez más, le cumplimos a los ganaderos de Colombia con la celebración del 38º Congreso Nacional de Ganaderos, “Una ganadería para el cambio”; un evento de primer nivel, concebido, planeado y ejecutado dentro de las estrecheces, pero también dentro de las oportunidades de la virtualidad.

Nuestro 38º Congreso fue un evento que, al margen de la natural parcialidad de una autoevaluación, pero sin innecesarias modestias, no dudo en calificar de muy exitoso, no solo desde el punto de vista técnico y comunicacional, que fue totalmente “in house”, lo que me enorgullece como presidente de una organización con esa capacidad de gestión, sino desde el más importante de la relevancia de su agenda académica y de quienes intervinieron en ella. No alcanzo a pasar por todos los temas, pero quiero recapacitar sobre algunos de ellos.

Fue emocionante escuchar a expertos internacionales que ven a nuestro país desde afuera, asegurar con convicción lo que, paradójicamente, no hemos querido ver o no hemos podido concretar en dos aspectos fundamentales: primero, que Colombia tiene las ventajas, la capacidad y las condiciones; lo tiene todo, incluido un hato más grande que el de Australia, para ser una potencia exportadora de carne para el mundo.

Y segundo, que Colombia es un ejemplo a nivel ¡mundial!, en ganadería sostenible a partir de Sistemas Silvopastoriles –somos “famosos” afirmaba uno de ellos–, y que esa es una de las llaves de la transformación cuantitativa y cualitativa de la ganadería colombiana.

Fueron reveladores los testimonios del expresidente de FEDENAGA en Venezuela y de María Corina Machado, de lo que sucedió en su país en términos de destrucción del sector agropecuario y de la economía en general; y de lo que puede pasar en el nuestro, que está en la Agenda desestabilizadora del Foro de Sao Paulo y, ahora, del Grupo de Puebla, como ficha de ese proyecto errático del Socialismo del Siglo XXI.

Fue esperanzador, sin embargo, el parte de confianza que nos dieron el ministro de Defensa y el director general de la Policía, en cuanto a la lucha decidida contra el narcotráfico principalmente, el “verdadero enemigo” en palabras de Carlos Holmes Trujillo.

Interesantísimo, para legos y especialistas, el conversatorio que manejo con maestría Óscar Iván Zuluaga sobre la economía de pospandemia, con la participación de connotados economistas y del ministro Carrasquilla, quien nos mostró un escenario sin demagogias ni maquillajes, porque la situación es difícil, pero con el optimismo que demanda la recuperación, sustentado en un presupuesto de inversión sin precedentes.

Al presidente Duque, nuestra gratitud por su deferencia y por la claridad en sus mensajes a los ganaderos, entre los que resalto su compromiso con dos de nuestros grandes objetivos: la ganadería sostenible a partir de Sistemas Silvopastoriles, y el proyecto exportador para llegar a más mercados con carne colombiana y dejar corta la meta de 500 millones de dólares en exportaciones.

Fue importante la presencia del Gobierno Nacional a través de los ministros de Agricultura y Desarrollo Rural; Defensa Nacional; Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible; Hacienda y Crédito Público; Comercio, Industria y Turismo, y de los demás funcionarios que enriquecieron con su aporte nuestro Congreso.

Nuestra gratitud al expresidente Uribe, ganadero de excelencia también, quien nos brindó las palabras de clausura con su apreciación certera de la realidad nacional.

A los ganaderos y ganaderas de Colombia: ¡Gracias!

Nota bene: La transmisión por TVAgro, impecable. La nota discordante: la agresividad de los malquerientes de FEDEGÁN y la ganadería, que generó interrupciones en la transmisión por redes. Como siempre…, nos volvimos a levantar.

@jflafaurie


Imagen por defecto
Jose Felix Lafaurie
Artículos: 33

Deja un comentario