Declaración de principios


 

Voté y acompañaré al presidente Juan Manuel Santos en su empeño de sacar adelante el proceso de paz, indispensable para que mi país, Colombia, salga del ostracismo y la barbarie. Cumpliré 60 años el próximo octubre y jamás he sabido qué es vivir en paz. Ella, es mi principal objetivo en la recta final de mi vida, que espero sea interminable para poder disfrutarla.

Lo anterior no me limita en lo absoluto para exponer mi desacuerdo tajante con lo expresado por el señor Presidente en Medellín (En el Foro Económico). Nada justifica usar el terror como arma publicitaria de presión y menos para lograr el consenso entre los colombianos para ratificar los acuerdos de La habana.

Es una falta de respeto y una flagrante violación de los derechos humanos de quienes en el pasado han estado bajo en fuego asesino de las FARC EP. Aún conservo en mi retina las imágenes en vivo de los ataques demenciales de esta guerrilla contra la población civil inerme de los pueblos del sur del país, con armas no convencionales no controladas, como pipetas de gas propano cargadas con explosivos y excrementos humanos y de animales para causar el mayor daño posible a los seres humanos.

Desde mi metro cuadrado cumplo con mi obligación moral y ética de tratar de persuadir con argumentos a quienes se oponen a los acuerdos de paz. No cejaré en mi empeño de aportar mi grano de arena a este loable propósito, que sin duda impulsará a Colombia y a la región hacia nuevos rumbos de prosperidad y desarrollo. No hace falta revivir el pánico y el terror que vivieron muchos compatriotas por cuenta de la violencia diabólica que se ha enseñoreado en nuestra nación. He dicho…

Por Ulises Guillermo Múnera Bohórquez

Médico

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario