Designated Survivor Capítulo Colombia

Compártelo:

Por: Andrés Usuga.

Estando a 30 años, de nuestra Constitución Política de 1991 (se cumplen el próximo domingo), y a 23 años aproximadamente, de la arquitectura del Poder Ejecutivo con la ley 489 de 1998 y con una situación de orden público tan compleja, donde intentan asesinar al señor Presidente de la República en su propio helicóptero, he decidido escribir hoy sobre la figura de la sucesión presidencial, que en Colombia ha pasado por dos modelos y que a ambos les ha ido francamente pésimo, la vicepresidencia y el designado único a la presidencia, que llega en la reforma constitucional de 1945 –el último fue Juan Manuel Santos, imagínense si hubiera faltado César Gaviria entre 1992 y 1994, la máscara se le hubiera caído desde esa época y no le hubiera tocado disfrazarse de pastranista y de uribista para llegar al poder– y también quiero hacer una llamado de atención y un análisis comparativo con la seguridad de nuestro jefe de estado.

La Vicepresidencia de la República, es una figura diseñada precariamente en nuestra Constitución de 1991 en los artículos de 202 al 205 (discusiones sobre arraigo popular, inestabilidad del ejecutivo y sucesión transparente) y luego de ires y venires, surge desde que el hombre de las leyes siendo presidente, peleo con su vicepresidente José Ignacio de Márquez, por un lío de faldas con una de las “madres” de la patria Nicolasa Ibáñez, pero desde esos casi 200 años hasta aquí ( muchas veces desaparecida) nunca se ha consolidado como en otras democracias occidentales

Pero de situaciones tan bizarras como el gobierno de Marroquín y Sanclemente donde el 1 y el 2 se peleaban, pero casi para no tener que gobernar y mientras ello ocurría se perdió Panamá luego de la guerra de los mil días. Así y luego de como el presidente Rafael Reyes se quitó de encima a su vicepresidente Ramón Gonzales Valencia, negociando sus votos de castidad con el entonces nuncio apostólico en Colombia y luego llegaría la figura de los Designados a la presidencia y sus golpes (o intentos de ellos) empezando por el de Santos Acosta a Tomas Cipriano de Mosquera, el otro intento de golpe del designado Miguel Arroyo Diez al presidente Pedro Nel Ospina y por supuesto la de Rafael Núñez que es magistral, tenía vicepresidente y también designado y fueron 6 entre todos, José María Campo Serrano, Carlos Holguín (claro de los mismos vé) y Miguel Antonio Caro, José Eusebio Otálora, Ezequiel Hurtado y Eliseo Payan.

Ya en la Constitución del 91, pasan cosas hasta absurdas como que Humberto de la Calle Lombana-a la sazón Ministro de Gobierno del presidente Gaviria y su delegado en el Gonzalo Jiménez de Quesada- que siempre criticó la figura en la constituyente de 1991, fue el primer vice electo con el impoluto Ernesto Samper…terminaría renunciando a su embajada en Madrid por 8000 mil razones, que era el puesto clave que designó ese presidente -siempre tan buen humorista- para tenerlo bien lejos de palacio y lo reemplazó el gran liberal Carlos Lemos Simmons (que también había sido constituyente y también había votado contra la figura) y tuvo su chance de reemplazar a Samper cuando éste se enfermó en enero de 1998 en Canadá  y quedó con pensión de por vida, que hoy creo disfruta su esposa Martha Piedad Blanco Guauke, les cuento que ha sido uno de mis columnistas favoritos y creo que fue la primera columna que leía sin falta ya desde muy pequeño, recomiendo su libro “el estado ladrón” que precisamente recoge sus columnas de opinión en el diario el tiempo y que increíblemente siguen muy vigentes luego de más de 30 años.

Finalmente, los 5 ciudadanos colombianos que han sido elegidos para ocupar este cargo reemplazante, podrían fácilmente al otro día de ser elegidos, salir para su casa, atender sus negocios y desentenderse totalmente de los avatares públicos, toda vez que, la carta del 91 no les asignó función alguna y las labores que han asumido, son las que los jefes de estado de turno les asignen, como política pública del secuestro, o de los derechos humanos, temas de género, etc o si acaso asistir como representante de la presidencia a juntas y diferentes mesas de temas públicos que el presidente no pueda o quiera asistir y es importante saberlo para los ciudadanos y que no se dejen confundir con expresiones como las del entonces vicepresidente Angelino Garzón, que decía que él con sus “funciones de vicepresidente” afirmaba que bla bla bla bla.

Hice esta introducción, para dar un contexto de lo que sucede cuando falta, fallece o se retira voluntariamente un presidente de la república de Colombia y en el primer supuesto de hecho que casi se consolida el pasado viernes en Cúcuta, pero adicionalmente ante tantos sabios expresidentes, embajadores, periodistas y  herederos del legado de Alan Turing, Sherman Kent y hasta de Ian Fleming que hoy hablan de inteligencia ( estratégica, humana, técnica etc) , quiero hacer ciertas consideraciones de tipo logístico podría decirse.

La configuración del esquema de seguridad del Presidente de la República de Colombia, es un poco compleja y podríamos afirmar que es de naturaleza mixta (guardia presidencial-en palacio-, jefe de seguridad -oficial de insignia de la PONAL-, jefe casa militar -un oficial de insignia de las ffmm-, edecanes -oficiales superiores de cada fuerza-, miembros de FFAA -de diferentes grados y especialidades- y los funcionarios civiles del DAPRE y de la Unidad Nacional de Protección UNP), como es evidente, no tenemos un sistema como el Servicio Secreto Norteamericano, ni como el famoso Estado Mayor Presidencial Mexicano, dos estructuras bastante consolidadas y amplias para proteger a esos jefes de estado, que evidentemente tienen grandes riesgos de seguridad en su integridad y vida y también las de sus familiares más cercanos.

El Departamento del Tesoro de EEUU,  lo creó ( Servicio Secreto) en 1865, como una agencia de investigación para crímenes financieros, como una especie de UIAF,  pero luego de la muerte del presidente William McKinley en 1901 -segundo asesinado después de Abraham Lincoln- quedó institucionalizado como el servicio de seguridad personal para el Presidente de EEUU y su familia y depende de algo llamado el Homeland Security, que a su vez es integrado por miles de uniformados y agentes encubiertos, casi todos de traje civil, para proteger su objetivo de la o las amenazas que son potenciales y que incluso podría afirmarse van en incremento, en tareas muy minuciosas cuando revisan las vías por donde se moverá su protegido, sellan alcantarillas, quitan buzones de correo, identifican todos los sitios donde pueda ubicarse un francotirador, etc, etc, eso requiere de tiempo, plata y gente…….algo que en ese país nadie discute, probablemente porque llevan 3 presidentes muertos (y casi les matan el cuarto -recomiendo ver la película “The Day Reagan Was Shot” de 2001 de hechos de 1981-) ….aquí siguen discutiendo por el costo de carros y de un nuevo helicóptero, como si no fuera más costoso un presidente muerto.

Voy a decir algo que no va a ser políticamente correcto y me van a disculpar quienes se sientan afectados por ello, en especial los integrantes del gobierno invisible, pero la Inteligencia Estratégica, la Inteligencia Militar y la Inteligencia Policial, no son necesariamente la inteligencia que se debe efectuar para la protección de la figura presidencial y de su familia, estas inteligencias obviamente confluyen a la información, datos, contexto, etc, que ésta debe tener, pero la inteligencia de la protección personalizada del Presidente de la República, es casi que exclusiva para ello y una organización como el servicio secreto lo tiene muy claro….aquí no lo es tanto por temas como siempre de celos y egos. Y eso que aquí no existe la conocida “partida secreta” que tiene el POTUS ni el “balón de futbol” nuclear con la esposa al edecán, temas que tanto morbo generan en los pasillos del pentágono, la casa blanca y de toda la Avenida Arlington, en Langley Virginia o en la NSA.

Evidentemente, algo que atente contra la seguridad o la permanencia de la República de Colombia o el estado Colombiano, es tremendamente importante y esa información puede llegar por las inteligencia de ejército, de armada, de fuerza aérea o incluso por información de inteligencia policial en el seguimiento de los temas de orden público o delictuales, incluso por la vía de las indagaciones de la Fiscalía General de la Nación o simplemente de alguna información que llega vía valija diplomática, por alguna embajada de nuestro país en el extranjero, pero las amenazas contra el señor presidente y sus familiares es información compleja, distinta y que obedece a un estudio de seguridad detallado, personalizado, minucioso y riguroso para no sufrir temas como el de Cúcuta el pasado viernes.

No es porque sea este presidente, ni por ser del partido que es, ni por que quienes lo atacan políticamente coinciden ideológicamente con quienes lo atacan a tiros, es la seguridad y la protección con la que cualquier presidente debe contar como mínimo…a menos que llegue en un año un presidente que no requiera que lo cuiden, porque los bandidos no lo consideren una amenaza y entonces procedamos a desmontar todo el esquema y a ahorrarnos esos dineros…¿es eso lo que quiere y necesita el país? ¿Un presidente amigo de los bandidos?  Momento….. de esos creo que ya tuvimos y son esos experimentos los que nos tienen en este punto de gravedad.

La seguridad del presidente de todos los colombianos, tienen que ver con la protección de la democracia, de la figura que representa a muchos ciudadanos que le entregaron un mandato y su confianza y no tener que estar preocupados por quien lo va a reemplazar (a menos que llegue su muerte natural o su retiro voluntario), también es una garantía que se nos debe otorgar como ciudadanos……al menos a los que no lo queremos ver muerto….conozco varios que sí y ya hasta se atreven a hacerlo público sin que les pase nada……¿ven la diferencia entre una democracia republicana y una dictadura?

Así no tengamos un Air Force one, Un Marine one, o limosina Cadillac GM “the beast”, ni tampoco un papamóvil, pero las maquinas que transportan a nuestro jefe de estado y sus tripulaciones son gente con un profesionalismo y experiencia maniobrando las mismas, a toda prueba como también se ha comprobado.

PD: A mi si me queda la duda de:  qué hubiera pasado si hubieran logrado impactar en la humanidad del Señor Presidente o si hubieran logrado derribar el helicóptero, esto es, si el presidente hubiera muerto simplemente iban a dejar asumir a la señora vicepresidente (hoy canciller) ¿o tenían planeadito algo más profundo? A mí me queda la duda de que tenían planeado un golpe varias cabezas de varios sectores que ni voy a mencionar, pero uds ya saben quiénes son.

PD2: Pido disculpas por los que creyeron que iba a escribir sobre la exitosa serie de Netflix protagonizada por Kieffer Suderland, que hasta donde sé incluso le gustaba bastante al señor presidente de Colombia cuando tenía algún tiempito libre, esto es, antes de sentarse en el solio de Bolívar.

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario