¡Duque, impostado subpresidente, hablamierda!

Compártelo:

 

Da grima patentizar que sin reponerse aún el país del periplo del sumiso, gris, postizo timonel de Polombia -barco sin rumbo-, nuestro hablamierda -espécimen de encefalograma plano- emprende nueva excursión; cargaladrillos, rey del eufemismo; majadero que sin el menor espíritu crítico, se autopromociona como portentoso líder de la región, a  quien nadie en sus cabales toma en serio, causa de la innegable crisis de liderazgo por la que atraviesa el país, cuyo fracasado cerco diplomático tumbaría en horas a ‘Maburro’.

Bochornoso traspié que dinamitó la escasa credibilidad del improvisado, inepto, empírico, incoherente, ramplón calanchín -de doble faz, falto de talla-, piedra angular que, junto a la transparencia, son básicas en las relaciones inter-pares, las cuales brillan por su ausencia en la marioneta que ignora que el Covid, transformó, radicalmente la forma de interrelacionarse, retomada por las tecnologías de vanguardia, los nuevos modelos de información que facilitan el trabajo -Offline y On-line- al precario inquilino de la deshonrada Casa de Nari. Nueva realidad en que lo rutinario se volvió virtual.

El obsoleto modelo presencial -especie de mamuts en extinción- pasó irreversiblemente a un segundo plano, sustituido por las teleconferencias, no para la intrascendente veleta, quien al no haber logrado la anhelada foto con Biden, para su vanidoteca, regresa en su búsqueda.

A falta de pan, buenas son tortas. En subsidio, volverá a transarse, lagarteando alguna reunión con otro rico desocupado, como propaló la foto con el hombre ‘MÁS’ rico del planeta, autoproclamándose enseguida como el MÁS asediado, lúcido, original, prestigioso ‘consultor’ latinoamericano, llamado para darle luces al mundo, dictar cátedra de buen gobierno, de cómo enfrentar los ‘MÁS’ cruciales problemas: el cambio climático, la recesión económica, la inmigración, la inseguridad, etcétera.

Gobernante con la agenda social MÁS avanzada, MÁS envidiada del Continente; que MÁS ha hecho por la Paz (risas), al punto que le parecen pocos los 124 líderes lideres sociales asesinados, como los 58 defensores de DH ultimados en el primer semestre de 2021.

Período que registra 524 agresiones contra 484 líderes sociales -143 mujeres y 341 hombres-, 19 víctimas más que en 2020, cometidas -la mayoría-, incluida la violencia sexual, presuntamente por agentes del Estado. El negacionista hablamierda, fresco, tranquilo, con su incontinencia verbal de paseo por cuenta de Juan-Pueblo. El primer semestre de 2020, se registraron 463 embestidas; defensores de DH (155), integrantes de comunidades indígenas (99), líderes comunitarios (79). las amenazas pasaron de 274 a 366, y los atentados de 29 a 46.

Gobierno al alimón, incapaz de cumplir y hacer cumplir “el principio fundamental de proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias y demás derechos y libertades”, como “asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares”, conforme ordena el artículo 2 de la Constitución, convertido en letra muerta.

Amenazas y atentados -pan de cada día- que no cesan. Descarnadas, dolorosas estadísticas que no pueden ser peores: Para la ‘Defensoría del Pueblo’ fueron 182 los asesinatos; para el programa ‘Somos Defensores’, 199; para Indepaz 310. Manipulación -presumiblemente por encargo-, efectuada por el obsecuente, incompetente, cómplice, cooptado, fantasmal, mentiroso, parcializado, burlesco fiscal de bolsillo -con hinchado ego-, apéndice del régimen, quien, como consejero presidencial para los Derechos Humanos, amañó, retocó tramposamente las cifras de la ONU, a efecto de mostrar, falso avance, mejora, reducción de dichos índices, en el actual desgobierno.

Baboso funcionario desnudado por José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch, al recordarle que en octubre de 2019, sostuvo que el Gobierno había logrado reducir en 47 % los asesinatos (falso).

Clara usurpación de la función constitucional encomendada a la Defensoría del Pueblo, creada, precisamente, para cumplir tal asignatura. Investidura que lo reviste de la autoridad formal de ser (en teoría) un órgano independiente del Gobierno y de la Fiscalía, sin la tentación -inevitable-, que mueve al Fiscal, que ignora -adrede- el obvio conflicto de intereses que lo arropa.

Violencia que durante el paro nacional pasó de selectiva a generalizada, producto del atroz tratamiento de guerra, con el que el Gobierno enfrenta -manu militari- la protesta social, rebautizada, eufemísticamente -vieja costumbre- como: “terrorismo urbano de baja intensidad”.

Consecuente con su trillado estribillo, Duque rebuzna como el que MÁS droga ha incautado, ‘MÁS’ golpes ha propinado a la subversión; ‘MÁS’ bandidos ha dado de baja. MÁS que ningún otro gobierno. Un espíritu burlón replica, al ‘MAS’ artificioso, falaz, desmañado sofista; al MÁS fullero ilusionista, hablamierda; al MÁS tramposo badulaque, que supera -con creces- al frívolo, mendaz socio, Andrés Pastrana.

D.C.,10 de octubre de 2021

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Compártelo:
Imagen por defecto
mario arias gómez
Abogado, periodista y escritor


Deja un comentario